*

Game of Thrones: El inicio del fin desde Guardiaoriente

13 AGO 2017 / Reseñas

Game of Thrones: El inicio del fin desde Guardiaoriente

Daenerys exigió lealtad en el más reciente episodio de la serie, que puso en movimiento los eventos que marcarán al fin de la temporada.


El contraataque de Daenerys dio resultado. Tras perder a sus aliados uno a uno durante la primera parte de la séptima temporada, la madre de los Dragones asestó un golpe certero contra las fuerzas de los Lannisters que se hicieron de los tesoros de Altojardín.

Y aunque uno de sus hijos alados fue herido, todo apuntaba a que la reina del cabello blanco finalmente golpearía a mesa tanto contra sus enemigos como en lo que respecta a su más probable nuevo aliado, Jon Snow.

El más reciente episodio de la serie, que en definitiva fue titulado bajo el nombre de “Guardiaoriente” y no como previamente se había alertado, nos recordó que el conflicto no solo está en torno al trono de hierro, sino que hay una amenaza mucho más importante bajando desde el norte. Y ahora más que nunca se sintió que nos dirigimos definitivamente al fin de esta historia.

Spoilers a continuación.

Reclamando lealtad

Gran parte del más reciente capítulo de Game of Thrones estuvo centrado en la demanda de lealtad realizada por Daenerys y sus consecuencias. Confrontando a los soldados Lannister, aquellos que sobrevivieron a su ataque, la reina se paró de frente ante aquellos que hasta ahora seguían los designios de Cersei y eran comandados bajo las órdenes de Jaime, cuyo destino fue resuelto rápidamente y sin sorpresa alguna.

Con Tyrion constatando en medio de las cenizas el poder destructivo que ampara, ya que no hay como ver la muerte de cerca para comprobar el poder de las armas de destrucción masiva que están de tu lado, Daenerys dejó en claro que su opción busca terminar con los beneficios con los que solo ha lucrado Cersei.

No obstante, también deja en claro que el fuego seguirá ardiendo para todos aquellos que estén en su contra. Quienes se niegan a arrodillarse, tienen un solo destino y de ejemplo sirven los Tarly, los familiares directos de Sam. Polvo son y en polvo se convierten cortesía del fuego del dragón.

Otro punto clave radica en que finalmente Daenerys se percata de que su ultimátum no puede ser tan certero contra Jon Snow, quien se ve cara a cara con un dragón. Si hasta ahora estas bestias solo habían sido más dóciles con su madre, la sangre Targaryen que corre por las venas del Rey del Norte dan finalmente una clara señal de lo especial que es. Y eso definitivamente sorprende a la Rompecadenas, quien definitivamente comienza a mirar con otros ojos al que alguna vez fue solo considerado un bastardo.

En ese escenario, no todo pinta bien. Cersei se compromete a una cosa: eliminar a todo lo que se cruza en su camino y está dispuesta a aceptar la posibilidad de ser eliminada por la fuerza descomunal de su rival. Pero no claudicará, nunca dará su brazo a torcer, está centrada en conseguir lo que quiere, de una u otra forma. Y quizás no será tan fácil convencerla.

Claro que todo eso fue eclipsado por las noticias que recibe Jon, ya que una advertencia de Bran los alerta de los movimientos que realizan los Caminantes Blancos y que ponen su mirada en una nueva zona: Guardiaoriente del mar.

La misión de los siete

Guardiariente es uno de los castillos más pequeños de la Guardia de la Noche, pero al mismo tiempo es uno de los lugares más estratégicos que están a su cuidado.  La fortaleza está localizada en una costa gris que es vigilada para que nada pase por el mar, evitando esquivar al Muro.

Y aunque el Castillo Negro sigue siendo clave, los ojos de  se posan en la amenaza que comienzan a representar las fuerzas del Rey de la Noche. Por eso surge una idea: conseguir a un muerto y mostrárselo a Cersei para que los bandos no escalen su conflicto mientras el fin del mundo se acerca.

De este modo, Tyrion se encamina hacia Desembarco del Rey en su propia misión secreta para intentar acercar a los bandos y, por otro lado, un grupo especial de guerreros se arma en este capítulo bajo la idea de Jon Snow de conseguir un muerto que sirva de prueba definitiva de que la amenaza es real.

A partir de ahí, una especie de “Siete Magníficos” de Westeros se conforma en el castillo de Guardiaroiente. Todos aliados, básicamente porque aún respiran.

Jon Snow se une a Jorah Mormont,quien vuelve a estar bajo del alero de Daenerys, mientras que Gendry reaparece para unirse a la misma misión y entrar en acción tras estar en las catacumbas de la historia durante demasiado tiempo.

Y mientras Tormunt se une lamentando que Brienne no está en el equipo, el grupo lo cerrarán Toros de Myr, Beric Dondarrion y el mismísimo Perro, Gregor Clegane.

Los siete se adentran hacia el norte, en una peligrosa misión para dar con algún caminante blanco, poniendo su vida en riesgo e iniciando la recta final de esta temporada en la que la captura de una prueba es vital para que Westeros detenga momentáneamente su conflicto por el trono de hierro.

Solo quedan dos episodios, pero sin duda la historia de Game of Thrones ya comienza a dejar sentir que estamos entrando en la ruta hacia la resolución definitiva.

HBO reveló el teaser del penúltimo episodio de la actual temporada, que finalmente entrará en el terreno que todos esperan: la amenaza de los muertos.

Posted by Mouse on Sunday, August 13, 2017

Seguir leyendo