*

Goldberg y la falta de visión a futuro de la WWE

6 MAR 2017 / Wrestling

Goldberg y la falta de visión a futuro de la WWE

El calvo luchador no necesitaba el título para mantenerse como la fuerza imparable de 50 años que nos quieren vender.

Ratificando los rumores previos, la WWE otorgó el título Universal a Goldberg. Por ende, la alguna vez mayor estrella de la WCW, será el campeón del programa RAW rumbo a Wrestlemania, enfrentándose por el título máximo de la marca contra su gran rival, Brock Lesnar.

El problema de ese esquema es que la decisión demuestra, una vez más, la ceguera de la compañía.

No sólo Goldberg es una atracción momentánea y part-time, además pone en evidencia la falta de tino de la WWE a la hora de dar el foco principal en Wrestlemania a sus luchadores más jovenes. Es cosa de revisar quienes han sido sus campeones rumbo a Wrestlemania en los últimos años: The Rock, Randy Orton, Brock Lesnar, Triple H y ahora Goldberg.

Y a pesar de que el calvo luchador ha elevado los ratings, la ruta de historia que han seguido sigue la lógica del pan para hoy, hambre para mañana. En ese sentido, la etapa de Kevin Owens como campeón Universal, que duró más de seis meses, se tiró al tacho de la basura con un final indigno. Está bien, quieren mantener la idea de que Goldberg es absolutamente letal, y de paso potenciar el feudo contra Chris Jericho, pero esta no era la forma.

¿Quién es el siguiente?

Aunque Owens es parte del futuro de la WWE, la empresa de Vince McMahon prefirió terminar su reinado con un combate que duró menos de 30 segundos ante un casi retirado luchador de 50 años. Y eso solo representa un nefasto final.

Pese a que esta decisión sigue la lógica narrativa de un Goldberg que arrasa con todo lo que se le pone por delante, ya que el ahora campeón Universal literalmente ha destruido a un Brock Lesnar que hasta hace poco era totalmente imparable, también deja en evidencia lo limitado de su arsenal. Spear, Jackhammer y pa’ la casa.

El gran punto adverso de la historia radica en que aún no han demostrado que Goldberg esté en condiciones de sostener una pelea por más de 5 minutos. Al mismo tiempo, entendiendo que están guardando para Wrestlemania el momento en que deba luchar de verdad, y finalmente logren borrar el trago amargo que representó el combate con Lesnar en Wrestlemania XX, también es claro que su condición no necesitaba un título. El combate se vendía solo.

Siguiendo un esquema de la vieja escuela, que más recuerda a la dinámica empleada con otro luchador limitado técnicamente como Hulk Hogan, la WWE ha logrado restablecer al personaje que alguna vez mantuvo un invicto de 155 combates. Pero al mismo tiempo, Vince sigue dándole la razón a CM Punk.

El alguna vez “mejor del mundo” criticó la falta de visión de la compañía, la nula recompensa a aquellos luchadores que mantienen el espectáculo durante los 365 días del año y la extrema dependencia en los luchadores part time, las viejas glorias del pasado que son un atractivo, pero que ya no necesitan títulos.

El destino es uno solo

Ahora el camino a Wrestlemania probablemente seguirá un camino previsible. Si hacemos caso a algunos rumores, es incluso probable que Goldberg esté en el main event junto a Brock Lesnar, desplazando a Smackdown y la historia más consistente de la WWE en los últimos meses, Bray Wyatt y Randy Orton.

Al mismo tiempo, haciendo eco de lo que ha sido la historia, con Goldberg humillando por dos ocasiones a Brock Lesnar, también es de esperar que el hombre que cortó el invicto de The Undertaker finalmente cobre su revancha y derrote por primera vez al rival que ya lo ha hecho caer en las tres ocasiones anteriores en las que se han visto las caras sobre un ring (Wrestlemania 20, Survivor Series 2016 y el Royal Rumble 2017).

La cuarta debiese ser la vencida para Lesnar, que al parecer también va directo a levantar un título una vez más. Y no digamos que lo necesita.

Seguir leyendo