*

El regreso del Gran Khali y la consagración de la invasión india

24 JUL 2017 / Wrestling

El regreso del Gran Khali y la consagración de la invasión india

La Prisión de Punjabi de Battleground no solo sirvió para sepultar las intenciones de Randy Orton, sino dar más fuerza a un stable que está para quedarse


La Prisión de Punjabi es uno de esos eventos que siempre causan posiciones encontradas.

Por una parte, pagar tu entrada para verlo en vivo, puede que no sea una de las mejores ideas.

Pero por otro lado, también es generoso en sus momentos de violencia sin sentido, como este ataque a uno de los hermanos Singh.

Pero obviamente el momento del cual todo el mundo quedó hablando tras finalizar el evento, fue el regreso de El Gran Khali, quien volvió de manera sorpresiva al final del evento por primera vez desde el 2014 y cuya intervención sirvió para que Mahal lograra defender por segunda vez el cinturón que ya lleva consigo desde hace dos meses.

Aunque el momento, hay que reconocer, tuvo una ejecución que dejó bastante que desear.

Básicamente Khali llega mientras Orton estaba escalando la Prisión y así ganar el título. Mientras la Víbora tenía ya una pierna afuera, el Gran Khali comienza a agitar la jaula de una manera suave, haciendo que Orton pierda el equilibrio pero hacia adentro, obligándolo a hacer una pirueta que rompió las leyes de la gravedad.

Luego, no sabemos bien si Ortoon tenía que bajar o Khali tenía que subir, pero se demorar un rato para ponerse cómodos, y es ahí cuando Khali comienza a ahorcar a Orton, dejando el espacio libre para que Jinder Mahal, el hijo pródigo de la India, se volviera a quedar con el título, gracias a la llegada de a quien había mencionado como su ídolo.

No sabemos si el regreso del Gran Khali será de manera definitiva o solo por el evento. De hecho, el Playboy de Punjabi utilizó la música y la gráfica de Mahal para hacer su entrada, lo cual hace suponer que su rol será muy similar al que tuvo el Big Show cuando formaba parte de La Autoridad.

De hecho, la historia de Jinder Mahal tiene muchas similitudes con la historia que mantuvo en su momento a Seth Rollins como máxima figura de la empresa: los hermanos Singh serían el equivalente a J&J Security y el Gran Khali, como ya lo mencionamos sería Kane. Muchas de las peleas de Rollins se salvaban gracias a las intervenciones de su seguridad que lo protegía hasta el cansancio, que es exactamente lo que estamos viendo ahora.

Aunque la diferencia es que si bien Rollins hacía todo en nombre de La Autoridad, la motivación de Mahal es mucho más fuerte: él y su equipo lo hacen por la India, para demostrar que él es el Maharajah moderno y que la WWE ya no le pertence a Estados Unidos.

Lo cual es el perfecto escenario para que, tras tres derrotas consecutivas, Randy Orton vaya a hacer tutito con algún otro feudo pequeño y Jinder Mahal termine defendiendo su título contra el que debería ser, por historia, su rival ideal.

¿Una pista? Ayer ganó una lucha de banderas, derrotando nuevamente al comunismo.

El héroe americano debería ser la gran prueba para ver si la consagración de este grupo de la India durará por un tiempo o si simplemente estuvieron calentándole el cinturón, esperando la llegada del nuevo gran part time de la industria.

Seguir leyendo