*

La muerte prematura de Gravity Rush 2 es una pésima señal para los gamers

3 ENE 2018 / Videojuegos

La muerte prematura de Gravity Rush 2 es una pésima señal para los gamers

El cierre de los servidores del juego, a menos de un año de su estreno, muestra el poco compromiso de las compañías por conservar el contenido de sus juegos


El desarrollo de Gravity Rush 2 siempre fue considerado como una suerte de milagro para los gamers. Una suerte de luz de esperanza en la que un juego de culto, en una consola tan poco valorada como la PS Vita, podía recibir una segunda oportunidad a través de un remaster y una secuela lanzadas para la PS4. De cierto modo, se trataba de un pequeño triunfo por sobre la cultura del juego AAA, de que todas las apuestas en el mundo gamer tienen que ser seguras, con armas de juego, campos de batalla en línea y muchas cajitas de botín.

El juego, como era de esperarse, tampoco fue un gran éxito de ventas. En Japón tuvo suerte de superar las 100 mil copias vendidas y en Estados Unidos, ni siquiera estuvo en el ranking de los 10 más vendidos en el mes de enero, uno de los más flojos de todo el año. De todas maneras, uno de esos esfuerzos que se agradecen y que nos recuerdan mucho a la PlayStation de la era de la PS3, esa que no temía a tomar riesgos e innovar para demostrar que la compañía se preocupaba por tener una experiencia de juego diferente a la de su competencia.

Pero todo eso acabará cuando el próximo 18 de enero, dos días antes de que se cumpla el aniversario de lanzamiento del título, PlayStation decidirá cerrar los servidores del juego, dejando gran parte del contenido original del título sin forma de acceder a él. Sabemos que Gravity Rush 2 es un juego para un jugador principalmente, que se juega por la historia y que en realidad no debería necesitar de los servidores para disfrutarlo, pero de todas formas, el juego oculta gran parte de su contenido, principalmente estético detrás de sus modos de juego en línea.

En Gravity Rush 2, los jugadores pueden participar en desafíos en línea, tomar fotos y compartirlas y realizar búsquedas del tesoro para obtener Dusty Tokens, una moneda especial que solo puede obtenerse por estos métodos y que sirve para, precisamente, comprar trajes, items, accesorios y otras recompensas que si bien, no importan en el desarrollo de la historia, si sirven para la recolección de trofeos, y también para los coleccionistas, a los que no solo les importa completar la historia sino que obtener el 100% del juego.

Luego del 18 de enero simplemente no será posible, lo que ha motivado que varios jugadores se hayan vuelto locos para ver si alcanzan a desbloquearlo todo antes de la fecha fatal.

Sabemos que tarde o temprano el soporte online de un juego debe acabar, pero esta no es la primera vez que PlayStation lo hace con títulos que llevan menos de un año en el mercado. Ya pasó con The Tomorrow Children y con Kill Strain y ahora, con Gravity Rush 2.

Y el problema real que hay detrás de esto es que nadie está pensando en el legado de los videojuegos como documentos históricos, como obras que quizás quieran revisitarse en 5 o 10 años más. En casos de juegos online como Overwatch o PUBG, claro, dependen totalmente de una infraestructura tecnológica que los tiene condenados a dejar de existir en algún momento de la historia, pero esas prácticas nunca deberían afectar el legado de un juego en solitario.

Porque aunque solo sean trajes, estatuas o tesoros, esos fueron puestos por alguna razón, e impedirnos el acceso a ellos se vuelve, de cierta forma, en una sentencia de muerte para parte del legado y la visión original de un título. Y es que la obligación de que todo esté conectado y en línea, tarde o temprano nos va a hacernos darnos cuenta que los niños de hoy no tendrán la misma suerte de nosotros, que aun podemos revisitar nuestros juegos de la infancia de la misma forma en que lo hicimos hace décadas.

Seguir leyendo