*

Los estudios de Hollywood se arrodillan ante Tarantino

14 NOV 2017 / Cine

Los estudios de Hollywood se arrodillan ante Tarantino

Las compañías están llegando a niveles insólitos de cortejo para lograr quedarse con la próxima película del director.


Tras la debacle de Harvey Weinstein, la próxima película de Quentin Tarantino, un proyecto que se suponía que abordaría los asesinatos de Charles Manson pero que en definitiva solo se centrará en sucesos llevados a cabo en 1969,  quedó sin hogar.

Esa situación le dio carta abierta a Tarantino para que negociara con otras compañías de Hollywood, teniendo una lista de demandas que solo un director de su fama puede tener.

Por ejemplo, se reporta que el director buscaría lograr un presupuesto de $100 millones de dólares, obteniendo además una ganancia bruta de lo que obtiene el estudio antes de pagar los impuestos. No solo eso, obviamente también quiere tener la decisión sobre el corte final de la película.

En ese escenario, todos los grandes estudios, salvo Disney, están interesados en esta película que ya tendría enganchado a actores como Margot Robbie, Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Samuel L. Jackson, entre otros. Pero sin duda, lo más llamativo es lo que reporta Variety respecto a los alcances a los que llegó Warner Bros para atraer al director.

“Cuando Tarantino llegó al lote de Burbank del estudio, encontró la entrada circular frente al edificio de administración adornado con autos de finales de los años 60. El logo que Warner Bros. usaba en 1969 estaba en la marquesina afuera del estudio y la sala de conferencias ejecutiva estaba equipada con muebles vintage de la época y simulacros de pósters para la película”

Una jugada de ese tipo provocó, por ejemplo, que personalidades como Seth Rogen recalcasen que esto los ha llevado a darse cuenta “de lo poco que cada estudio ha querido” las películas que ha realizado hasta este punto. Claro, solo alguien como Tarantino puede ser cortejado de esta forma.

En Variety agregan que en Sony, su principal ejecutivo comandó la presentación para atraer a Tarantino, prometiendo el oro y el moro, al tiempo que por ahora se desconoce el alcance de la propuesta que Paramount utilizó en su presentación.

Pero todo esto refleja el poder que ha logrado el director, quien en vez de presentar sus películas a los estudios, tiene en la palma de la mano a los ejecutivos que buscan quedarse con sus servicios tras el fin de la era Weinstein.

Seguir leyendo