*

La historia de la tétrica casa en donde se filmó It

21 SEP 2017 / Cine

La historia de la tétrica casa en donde se filmó It

Diversas locaciones se utilizaron para dar vida a la casa de la calle Neibolt, uno de los lugares más importantes en la adaptación de la obra de Stephen King.


El pueblo de Derry es un infierno. El sistema de alcantarillado son las arterias de un corazón oscuro, en donde la entidad que se hace llamar Pennywise aterroriza a todo el pueblo, controlando adultos que no ven su terror y provocando que los menores de edad se conviertan en presa fácil.

Las fauces de esa operación están en un lugar abandonado: la casa ubicada en el número 29 de la calle Neibolt.

Es en ese lugar donde el Club de los Perdedores, los protagonistas de la exitosa adaptación cinematográfica de It, inician la travesía definitiva para confrontar a sus miedos y al demoníaco espíritu adaptado a partir de la novela de Stephen King.

Pero esa casa tenebrosa no fue un simple set construido especialmente para la película. Con los $35 millones de dólares de presupuesto, el director Andy Muschietti y su equipo optaron por diversas locaciones ya existentes.

Mientras la fachada fue construida en la ciudad de Oshawa en Canadá, bajo el ojo del diseñador de producción Claude Paré, su tétrico sótano fue rearmado en una empresa de embotellado cercana. En ese lugar, Mike debe confrontar a Henry Bowers.

El interior de la casa Neibolt, por otro lado, fue filmado en una vieja casa ubicada en Toronto. Un lugar que estuvo cerrado por décadas tras ser un recinto que reunía a madres solteras durante la Gran Depresión.

La casa Neibolt

El lugar elegido para dar vida a la importante locación es conocida como la casa Cranfield, construida por William y Caroline Harris en 1902, y que durante la década de 1930 fue entregada al Ejército de Salvación, que la mantuvo durante 75 años. También conocido como Harris House, el lugar pasó de ser una mansión a un refugio, para lugar quedar como un recinto abandonado y que ha sido utilizado previamente por producciones como Orphan Black.

La casa contaba con un estilo victoriano, pero estaba plagada de sistemas de seguridad y puertas de metal, ya que ha sido objeto de una guerra de licitación de bienes raíces que la convertirá en un condominio.

Pero antes de que eso sucediese, los realizadores de It lograron los permisos para filmar en un lugar que consideraban perfecto, ya que incluía las telarañas, escombros, musgos que ensuciaban el techo y los muebles destartalados.

En tanto, el sótano de esa casa era un lugar al que, según Andy Muschietti, “nadie quería ir”. De acuerdo al director, el lugar estaba lleno de pinturas de madres junto a sus bebes y ardillas pequeñas. Un tétrico arte descompuesto por el paso del tiempo, pero que traía al recuerdo de lo que había pasado en esa casa.

Pero dichas pinturas no eran lo único que daba miedo. “Sacamos algunas puertas de metal, cuadros, paredes y descubrimos abajo de eso una nota rara que decía: No deberían haber movido eso. Fue algo muy raro. Pero ojalá que nada sufra una maldición por haber hecho eso“, explicó Paré a Syfy.

La “sala de los payasos” fue creada durante las refilmaciones

Una vez que terminó la producción principal de la película, Muschietti sintió que faltaba algo mientras veía una primera versión de la película en la sala de edición. De ahí que llegó a la conclusión de que lo que faltaba era hacer algo más en la casa Neibolt.

En marzo de este año, seis meses después del fin de las filmaciones, Paré construyó un set en Toronto plagado de payasos y que sirve para aterrorizar a Richie (Finn Wolfhard).

En esta especie de sala de los horrores de un carnaval, que se pudo ver en el tráiler oficial de la película, el burlón del Club de los Perdedores se topa con muñecos de payasos tétricos y un ataúd,  que dan pie a una de las secuencias más emblemáticas al interior de la casa.

Andy tenía este concepto de que quería tener payasos de todas estas eras diferentes tanto en estilo como moda. Había payasos reales y otros falsos. Hubo un montón de trabajo al vestir a los maniquíes y al poner algunas cabezas con las máscaras y pelucas. Algunas eran personas de verdad, así es que comienzan a moverse tal como lo ves en la película“, explicó Paré.

Durante la promoción de la película, Warner Bros. dio pie a la “The It Experience: Neibolt House Hollywood”, que reconstruyó el exterior del set. El éxito de esa muestra fue uno de los anticipos del éxito que estaba por venir, ya que It a la fecha ha logrado recaudar más de $381 millones de dólares a nivel mundial, superando todas las expectativas y convirtiéndose en una de las películas de terror más exitosas de todos los tiempos.

Seguir leyendo