*

James Cameron defiende sus comentarios en contra de Wonder Woman

27 SEP 2017 / Cine

James Cameron defiende sus comentarios en contra de Wonder Woman

El director revivió los polémicos dichos en los que calificó a La Mujer Maravilla como un retroceso en el empoderamiento de la mujer en Hollywood


Hace poco más de un mes, los directores James Cameron y Patty Jenkins tuvieron un encontrón a través de internet luego de que el director de Avatar y Terminator señalara que Wonder Woman era un retroceso en la representación de las mujeres en el cine. Jenkins no se quedó callada y a través de Twitter respondió que no todas las mujeres en el cine tenían que ser mostradas con problemas o superando traumas para poder verse poderosas en una cinta.

Tras el tweet, la polémica pensábamos que había quedado ahí, pero no. Entrevistado por The Hollywood Reporter, James Cameron volvió a repasar sus opiniones, dejando en claro que, a pesar de la respuesta de la directora de Wonder Woman, en poco ha cambiado su visión tanto de la película como de Gal Gadot. Esta fue su respuesta:

Sí, aun creo que vimos a una mujer objeto. Es decir, Gal Gadot fue Miss Israel y además estaba usando un traje diseñado para mostrar su figura. Ella se veía realmente hermosa. Pero para mí, eso no es ser innovadora. Ya tuvieron a Raquel Welch haciendo lo mismo en la década de los 60. Todo esto fue dentro de un contexto en el que estaba hablando de por qué Sarah Connor, si es que no estaba adelantada a su tiempo, al menos fue un avance. Y yo no creo que haya sido realmente algo adelantado a los tiempos ya que todavía no estamos dando a las actrices ese tipo de roles.

Luego, siguió respondiendo al comentario de Jenkins, haciendo un paralelo mayor entre la Wonder Woman de Gal Gadoy y la Sarah Connor de Linda Hamilton.

Linda se veía bien. No fue tratada como un objeto sexual. No había nada sexual en su personaje. Su historia era sobre esperanza, convicciones y determinación. Estaba loca, era complicada, pero no estaba ahí para ser querida o contemplada. Pero igual fue el centro de la historia y la audiencia terminó queriéndola al final de la película.

Sin duda una polémica de la que Cameron no está interesado en seguir, ya que debe enfocarse a pleno en la filmación de las cuatro nuevas películas de Avatar, donde veremos si es que es de los que pone las acciones donde ha puesto su boca.

 

Seguir leyendo