*

En Japón ahora hasta los YouTubers son digitales

11 ENE 2018 / Tecnología

En Japón ahora hasta los YouTubers son digitales

De la tierra que nos trajo a Hatsune Miku ahora llega una nueva generaciones de youtubers que se esconden detrás de máscaras virtuales

Nada es más aterrador para el futuro de la raza humana que ver los avances tecnológicos que ocurren en Japón. Desde avanzados robots que prometen hacer nuestras tareas mucho mejor de las que podemos realizarlas ahora, hasta íconos de la música totalmente digitales como Hatsune Miku, echar un vistazo a Japón es tener una mirada hace un futuro cada vez más cercano donde lo virtual y digital es lo que la lleva.

Y este fenómeno de la virtualización del contenido ya ha llegado a YouTube, con el boom de los llamados YouTubers virtuales, íconos de la red de videos que, a diferencia de todos los rostros que vemos año a año en el YouTube Rewind, no se trata de personas de carne y hueso sino que avatares virtuales con diseños atractivos que han generado millones de seguidores y en poco tiempo ya se han convertido en verdaderas personalidades de culto.

La más popular de estas nuevas celebridades y la que comenzó el fenómeno de manera masiva fue la increíblemente popular Ai Kizuna. Kizuna, una adorable adolescente japonesa con un clásico diseño kawaii de ojos grandes, cabello largo y accesorios rosados, lanzó su canal llamado A.I. Channel en noviembre de 2016. Hoy, la youtuber virtual acumula 1,3 millones de suscriptores, un canal aparte dedicado solo a Let’s Play y ha sido la responsable de una verdadera avalancha de youtubers digitales japoneses.

Ai Kizuna hace todas las cosas que podríamos esperar de un YouTuber:

Hacer desafíos

Cantar

Jugar juegos de terror

Y por supuesto, Minecraft

Los YouTubers digitales, a diferencia de lo que ocurre con Hatsune Miku, son en realidad máscaras utilizadas para ocultar a los usuarios que realmente están detrás de ellos. Algunos optan por usar estos avatares por timidez, y otros, para poder crear personajes diferentes a su personalidad. De cualquier forma, han probado ser una fórmula muy útil para crear fanaticada, quienes rápidamente empiezan a convertirlos en memes, a mandar fanart y a darles el mismo tratamiento que se les da a caricaturas famosas.

Es así como Ai Kizuna le abrió las puertas a cada vez más YouTubers virtuales. Curiosamente, la mayoría de ellas siguiendo el mismo modelo de chica kawaii adolescente.

Kaguya Luna, por ejemplo, ya acumula casi 360 mil suscriptores

Mirai Akari también ha amasado una popularidad similar con 358 mil suscriptores.

Aoi Fuji es otro ejemplo, quizás con un diseño de peor calidad que el resto, lo que se traduce en que solo tenga 22 mil suscriptores.

También tenemos a Norakyatto, una niña gato 

Zombie-ko, una niña zombie

Reiden Kasuka, una niña fantasma

Bacharu, el hombre caballo

Y si bien es cierto los YouTubers virtuales son en realidad marionetas digitales, se trata de un fenómeno del cual todos quieren su trozo y quién sabe, si dentro de algunos años podamos estar viendo a robots haciendo el desafío de la canela.

Seguir leyendo