*

Jericho y Omega se robaron todo el show en Wrestle Kingdom 12

4 ENE 2018 / Wrestling

Jericho y Omega se robaron todo el show en Wrestle Kingdom 12

El encuentro de las dos superestrellas demostró que pese a su edad Jericho sigue siendo igual de intenso y que Omega es simplemente una máquina de la lucha


Dos canadienses, peleando en Japón por el título de Estados Unidos. Puede parecer alocado, pero el Tokyo Dome, hogar del principal evento de la lucha libre japonesa ha visto cosas aun más estrafalarias. Y es que cada año el recinto de la capital japonesa se engalana para recibir al Wrestle Kingdom, el Wrestlemania de la NJPW, hogar de las peleas que colocan la barra para comparar el resto del año en la lucha libre.

La edición número doce del evento estaba lleno de grandes estrellas: los Young Bucks, el Bullet Club, los Ingobernables, Kota Ibushi, Cody Rhodes y muchos pero muchos más.

Pero sin duda la atención de todo el mundo estaba puesta en los dos eventos principales con los que se vendía el evento. El main event original, donde Okada defendería su título mundial de los pesos pesados de la IWGP frente a Naito, pero también la lucha que la predecedía, que sin duda fue la que hizo despertar más temprano de lo acostumbrado a los fanáticos occidentales de la lucha libre: Chris Jericho, en su regreso tras dos décadas a la NJPW, frente a The Cleaner, Kenny Omega, en un dream match que, además, era por el cinturón de los Estados Unidos que actualmente porta Omega.

Sabemos que muchos de ustedes están tratando de esquivar los spoilers de la pelea para llegar a verla en sus hogares, pero para el resto que quiere conocer los resultados, solo les podemos decir que no hay desperdicio por las razones que conoceremos después de esta alerta de spoilers.

La batalla de El Alpha vs. El Omega fue un espectáculo de violencia y entretención de principio a fin, una guerra sin cuartel que comenzó amenizada por la espectacular y superheroica entrada de Omega en el ring.

Y las cosas no tardaron en calentarse. La previa al match, que estuvo por casi dos meses desde su anuncio en redes sociales, seguido por el viaje de Jericho a Japón dejó en claro que tanto para el actual campeón de la IWGP como para el veterano de la WWE, el combate sería una guerra total.

Una guerra que fue ayudada por el hecho de ser un combate sin descalificación, lo que nos permitió ver grandes momentos tanto para Jericho como para Omega. Por ejemplo, acá vemos a Jericho golpeando a uno de los oficiales, el querido Red Shoes.

Y acá, haciendo gala de su mejor faceta de villano, en uno de esos momentos en donde recordamos que un luchador no es nada solo con movimientos si no lo acompaña un personaje. Y nadie sabe hacerlo mejor que Chris Jericho.

Pero Jericho también tendría sus trucos bajo la manga, demostrando que aun cuando está al borde de los 50 años, su salto del león sigue viéndose tan efectivo como siempre.

Pero seamos realistas. A pesar de que ninguno de nosotros llegará a ser tan atlético como lo es Jericho ahora, la ventaja del físico la tuvo Omega durante toda la pelea. Fue él el centro del match, con grandes momentos voladores que nos hicieron vibrar como pequeños adolescentes. En el curso de la pelea pudimos ver a Omega volando como un superhéroe.

Volando para romper una mesa.

E incluso volando como un suicida.

Incluso se dio el tiempo para aprovecharse de que la pelea era sin descalificación y usar uno de sus trucos sucios para salvarse de las temidas llaves de rendición de Jericho.

Al final, todo concluyó con un momento glorioso, cuando Omega contrarresta un nuevo Lionsault para convertirlo en el famoso One Winged Angel, que más encima cae sobre una silla que, hábilmente, coloca con su pie. Un movimiento devastador para terminar una pelea igual de devastadora.

Y así es como el Omega terminó dominando al Alpha, en una pelea que quizás no tuvo el ritmo ni fue tan vistosa como el verdadero evento principal, el de Naito vs. Okada, pero que al menos en nuestros corazones, hicieron que madrugar haya valido la pena.

Canadá, gracias por tanto.

 

 

 

 

Seguir leyendo