*

El reinado de Jinder Mahal: Una decisión justificada

13 JUN 2017 / Wrestling

El reinado de Jinder Mahal: Una decisión justificada

Bastó que Shane McMahon y Daniel Bryan asumieran el mando de Smack Down! Live, para que la marca azul se convirtiera en "la tierra de las oportunidades". Las irrupciones de Heath Slater & Rhyno, American Alpha, Alexa Bliss y Baron Corbin, entre otros, así lo confirmaban. Pero no cabe duda que la sorpresa más grande llegó con la coronación de Jinder Mahal.


El 12 de abril Finn Bálor recibía una pésima noticia. Le confirmaban que sufrió una contusión cerebral la noche anterior en Monday Night Raw. Una nueva lesión, a tan sólo dos semanas de haber regresado a la acción tras siete meses fuera de los cuadriláteros.

¿El responsable? Jinder Mahal, un rival que pareció no medir la fuerza en un codazo sobre el cráneo del otrora campeón NXT y Universal.

Las críticas por parte de los fanáticos no se hicieron esperar. No perdonaban a la superestrella hindú. Nuevamente sacaba de acción a uno de sus favoritos.

Solo derrotas en el camino al éxito

Un par de semanas antes del incidente con Bálor, en Wrestlemania 33, Mahal había logrado llegar a la definición de la batalla real en memoria de André el Gigante, sin embargo, fue finalmente eliminado por Mojo Rawley. Una derrota más. La tónica del hindú en su paso por la WWE.

Y es que, según los datos que precisa Cagematch, base de datos del wrestling, hasta la lucha que lo coronó en Backlash, en 2017 Jinder Mahal sostuvo 59 combates, obteniendo tan sólo nueve triunfos.

Varios de ellos, cuando ya se había decidido su empuje. En definitiva, las estadísticas son decidoras: Mahal era el típico “jobber”. Y las cifras son aún peores si consideramos su primer paso por la compañía de los McMahon y su regreso en 2016.

Jinder Mahal en 3MB, una etapa para olvidar.

¿Entonces por qué, el pasado 18 de abril en Smack Down!, Jinder Mahal se impuso en el six-pack challenge que determinaba al retador número al cinturón que ostentaba Orton? Para unos cuantos, se relaciona a un impactante cambio físico que Vince habría “premiado”. Para la mayoría, sin embargo, no había una razón que no fuera comercial, que apuntara a la inminente irrupción de WWE en el mercado de India. Incluso, en Estados Unidos, la población hindú supera los tres millones de habitantes.

Números que explican mucho. Y que se reflejaron en el éxito que alcanzó Mahal cuando derrotó a “La Víbora” en Backlash.

Un inesperado campeón

Más allá de la intención que tuviese Vince para coronar al “Maharajah”, fue una decisión correcta. Porque la victoria de Mahal no sólo confirmó que Smack Down! se está planteando realmente como la tierra de las oportunidades, sino que además le dio frescura a una división que nuevamente había caído en las garras de John Cena y Randy Orton.

La victoria de Jinder Mahal vino a corregir la errada determinación de los creativos al entregarle el título en Wrestlemania a Randy Orton, haciendo del reinado de Bray Wyatt uno muy pobre.

Y también resultó un éxito desde el punto de vista de los números: rápidamente, tras el triunfo, la compañía se vio en la obligación de crear merchandising referente al “Maharajah”, en respuesta a la alta demanda de la fanaticada.

¿Hay puntos en contra? Por supuesto. En primer término, se repite la historia: Vince nuevamente plantea el ángulo del extranjero rudo buscando demostrar una suerte de superioridad frente a los americanos. Una tónica de los últimos años (Kozlov, The Great Khali y Rusev, por nombrar sólo a algunos). Por lo que no sería extraño que, en un corto plazo, alguna de las superestrellas de la marca azul adopte el rol de héroe americano para confrontarlo (¿John Cena?).

Lo otro, no menos importante: la pila de movimientos de Mahal. El hindú, como abordamos en extenso, siempre fue un luchador menor que, más allá de su transformación física, no necesitaba de grandes luchas. Iba de derrota en derrota. Hoy el panorama es muy distinto: es la cara de la marca azul, el campeón, por lo que necesita credibilidad. No queremos ver a otro Roman Reigns, luchador repetitivo que triunfa con un simple puñetazo a la cara y una lanza humana.

El “Maharajah” tiene una oportunidad única para demostrar su talento en el cuadrilátero y brindar grandes combates. Y esperamos que así sea.

Seguir leyendo