*

John Williams y Star Wars: Una música de otra galaxia

25 MAY 2017 / Cine

John Williams y Star Wars: Una música de otra galaxia

El compositor fue clave en el resultado final de una épica historia que nos transporta hacia una aventura que sucedió hace mucho, mucho tiempo.


Un 5 de marzo de 1977. Esa fue la fecha en que el legendario John Williams comenzó su trabajo para concretar la música de Star Wars, uno de los trabajos de composición más icónicos en la historia del cine y calificada como “una música de una dimensión incontenible” por el crítico Charles Champlin en Los Angeles Times.

Los Estudios Anvil ubicados en Denham, Inglaterra, fue el lugar elegido para grabar la gigantesca obra que nos transporta a otra galaxia.

Considerado como uno de los lugares más populares para grabar música en ese país, el compositor ya había trabajado ahí para concretar la música de películas como El violinista en el tejado y Jane Eyre. Lo que no había hecho era utilizar una orquesta sinfónica.

Ninguno de mis encargados había coincidido con la disponibilidad de una orquesta ni con la necesidad de utilizar una. En este caso, queríamos un sonido sinfónico y estábamos en Londres donde hay grandes orquestas disponibles“, dijo Williams, sobre su trabajo para concretar la icónica música, según consta en uno de los mejores libros sobre la película: “Cómo se hizo Star Wars” de J.W. Rinzler.

La elegida para la tarea fue en definitiva la Orquesta Sinfónica de Londres, quienes tocaron de forma magnífica durante las sesiones. Y en esas jornadas, según el propio compositor, destacó la sección de viento. Para Williams, esta agrega “mucha nobleza y un sonido maravillosamente heráldico“, aportando “algo especial” a la película.

En total llevaron a cabo 14 sesiones con la orquesta, durante siete jornadas. Cada sesión implicaba tres horas de trabajo y habitualmente tenían una durante la mañana y otra por la tarde. “Fue duro para todo el mundo, es mucha concentración. Con los descanso para comer, termina siendo un día de trabajo de unas 12 horas“, explicó el compositor.

George Lucas quedó encantado con el resultado mientras se llevaba a cabo la sesión de música. Inclusive llamó por teléfono a su amigo Steven Spielberg para que escuchase durante media hora a aquellas melodías que en ese momento interpretaban por primera vez los músicos. Era verdadera magia cinematográfica cobrando vida. La misma que nos impulsa y sigue estremeciendo hoy.

John Williams sostiene que parte de la conexión que se logra con la música de la película, marcada por el aspecto casi de cuento de hadas de la historia, radica en el hecho de que esta  “se relaciona con los personajes y con los problemas humanos, aunque sean wookies“.

Y razón tiene, desde el tradicional y romántico tema de Leia, los acordes jedi utilizados con Ben Kenobi y la puesta de los soles de Tatooine, cada tema entrega personalidad. También da un pegamento dramático y emocional de principio a fin.

Desde el texto inicial que aparece en la pantalla, siguiendo con la muerte de Ben y el ataque de los Tie Fighters, hasta la entrega de las medallas tras la victoria sobre la Estrella de la Muerte. Es una oleada de sonidos que nos impulsa más allá de los confines de nuestra realidad, expandiendo la imaginación para transportarnos a esas estrellas reimaginadas por George Lucas.

La historia épica de Star Wars nunca habría sido lo mismo sin la música de John Williams, que desde los primeros acordes de su fanfarria, justo cuando el título aparece de forma gigante en la pantalla, nos transporta de inmediato en un viaje hacia a una aventura que sucedió hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana.

John Williams y sus temas

El tema de Luke Skywalker y la puesta de los soles

George pidió utilizar el tema de Ben en cuanto lo escuchó. Originalmente yo había grabado aquella escena con el tema de Luke, pero cuando escuchó el otro, dijo: ¿Podrías poner ahí el tema de Ben?. Le gustaba más para aquella escena por alguna razón. Es complicado explicar el porqué. Es contemplativo y reflexivo, y funciona realmente bien. Creo que tengo que decir que él definitivamente tenía razón”.

Leia Organa

El tema de la princesa es muy romántico. La primera vez que Luke la ve, el dice lo guapa que es. Realmente es una melodía de princesa de cuento de hadas

La cantina

“George encontró un disco que le gustaba. Lo utilizó para la pista de audio provisional y filmó con aquello. Lo que me dijo fue: ¿Puedes imaginar estas criaturas en un siglo futuro que han encontrado un viejo disco de swing de Benny Goodman en una cápsula temporal o debajo de una piedra? ¿Puedes imaginar cómo sería la idea distorsionada de cómo tocar aquello? Eso es, más o menos, lo que traté de hacer

Sala de trono

La presentación de las medallas es un tema al que le tengo mucho cariño. Es una especie de detalle ‘tierra de esperanza y gloria’. Es casi música de coronación, en serio, que es lo que la escena parecía necesitar”

Seguir leyendo