*

El juicio de Jon Moxley: La WWE apesta desde el 2002

29 MAY 2019 / Cine

El juicio de Jon Moxley: La WWE apesta desde el 2002

El luchador previamente conocido como Dean Ambrose abordó las causas de su salida, impulsadas por su descontento con el trabajo creativo de la compañía de Vince McMahon.


A partir de octubre, la AEW (All Elite Wrestling) comenzará formalmente con su show televisivo semanal en TNT. Pero antes de su realización, la compañía ya realizó durante el pasado fin de semana su primer evento de exhibición llamado Double or Nothing.

Con una serie de peleas atractivas, en donde primó el nivel de lucha por sobre cualquier tipo de drama, la gran revelación de la jornada llegó al final del PPV, que incluyó el debut de Jon Moxley, el excampeón de la WWE mejor conocido como Dean Ambrose.

Ahora, como parte del podcast Talk is Jericho, Moxley abordó todos los problemas que dieron pie a su salida de la WWE, explicando sus frustraciones con el equipo creativo, sus problemas con el uso de la enfermedad de Roman Reigns como parte de la historia y el hecho de que ni siquiera revisó la nueva oferta de contrato que le hicieron.

Una de las cosas que quiero hacer, si es que hay algo que tengo que probar, es que el proceso creativo de la WWE apesta. No funciona. Es absolutamente terrible. Se lo he dicho a Vince, a Hunter, a Michael Hayes. Ni siquiera te puedo decir cómo funciona su sistema, ya que hay una especie de sistema de reuniones que se llevan a cabo en Stamford y hay un equipo base con escritores, productores, reuniones de producción y nadie sabe qué se ha aprobado y qué no. Hay una cinta roja burocrática por la que debes pasar para que cualquier cosa sea aprobada y es simplemente demente. No funciona. Está matando a la compañía, creo“, dijo el luchador.

Para Moxley,  el gran problema es Vince McMahon y la estructura que construyó a su alrededor. De hecho, postula que todo tiene un origen: la venta de la WCW que lo dejó sin competencia. “Es la forma en que es la WWE, como es su producto y este apesta. Hay un gran talento, un increíble talento de luchadores. Nada de eso es su culpa“, explicó.

En ese sentido, explicó que un grave problema era la forma en que se hacen los segmentos en donde cada personaje habla, ya sea en backstage o sobre el ring, ya que deben decir “cosas ridículas” definidas por Vince para cada personaje y generalmente están desconectadas de la realidad. “Cada lunes haciendo RAW, me sentía enfermo físicamente en el estomago. No puedo vivir de esa forma”, puntualizó el antiguo Ambrose.

Seguir leyendo