*

José Antonio Kast atacó el impuesto a Netflix afirmando que “la gente lo usa encerrados en sus casas por la delincuencia”

26 MAR 2019 / Actualidad

José Antonio Kast atacó el impuesto a Netflix afirmando que “la gente lo usa encerrados en sus casas por la delincuencia”

El político en un solo tweet mezcló su ataque a la delincuencia con los planeados impuestos al servicio de streaming.


En su estado de campaña continua, José Antonio Kast intentó cautivar votantes respaldando a uno de los servicios más populares de la actualidad: Netflix. A través de su cuenta de Twitter, elexcandidato presidencial cuestionó el impuesto que busca imponer la administración de su propio sector político.

Millones de chilenos usan Netflix. Lo usan esperando una hora en el consultorio; en el indigno trayecto del Transantiago; apretados en el Metro; encerrados en sus casas por la delincuencia. El impuesto a Netflix es un golpe directo a la billetera y a la dignidad de los chilenos“, criticó Kast quien además postuló que “los impuestos los pagan las personas, no las empresas”.

En otro mensaje, Kast explicó que su objetivo es que: “no se agreguen más impuestos para los trabajadores, que bajemos el IVA y que reduzcamos drásticamente el tamaño del Estado para, precisamente, gastar menos”.

El gobierno de Sebastián Piñera anunció durante el año pasado una serie de medidas que buscan reformar el sistema de recaudación fiscal para llenar las arcas del gobierno. Una de esas medidas era instaurar un impuesto a plataformas digitales, bajo la idea de que antes se pagaban impuestos por películas en formato físico y eso no se está haciendo en lo que concierne al formato digital.

Sin embargo, en casos como Netflix, la gran diferencia es que la gente no paga por la película y solo se suscribe a un arriendo temporal que depende de los derechos que pagó el servicio de streaming.

El impuesto digital no solo afectará a Netflix, ya que también se hará lo propio con servicios pagados como Spotify o Prime Video, aunque no sucederá lo mismo con Uber por ser una plataforma de transporte. Claro que eso no implicará que el Estado deje de seguir recaudando con el retiro de vehículos de esas aplicaciones.

Pero, al mismo tiempo, aunque es probable que la gente lo use en su “indigno trayecto” en el transporte público, es llamativo que Kast hable de que la gente utiliza el servicio como método de reclusión ante la delincuencia.

Seguir leyendo