*

Los cinco juegos de cartas para reemplazar al UNO

31 JUL 2018 / Juegos de Mesa

Los cinco juegos de cartas para reemplazar al UNO

Juegos rápidos, pequeños y con mucha interacción. Al viejo UNO le llegó la hora para jubilarse y cualquiera de estas alternativas puede reemplazarlo.


Hay que reconocerlo. A todos nos gustó jugar alguna vez al UNO. Algunos incluso disfrutan de jugarlo hasta el día de hoy. Su jugabilidad simple, sus reglas que toman un minuto en enseñarlas y sus épicas remontadas y momentos de tensión hacen que hasta el día de hoy sea uno de los juegos de cartas más vendidos del mundo.

Pero también es cierto que no hay mucho que nos pueda agregar: demasiada dependencia del azar y partidas que a veces se extienden por muchos minutos, terminan haciendo del UNO una actividad que funciona más como un acto reflejo que como un juego que nos haga pensar.

Es por eso que en Mouse decidimos crear una pequeña lista con algunos de los juegos de cartas que nacieron para destronar de una vez por todas al UNO. 

Los criterios para escogerlos: que sean de cartas, que sean portátiles, que las partidas duren poco y que el azar no influya tanto (así que lo siento, Exploding Kittens). Cualquiera de estos títulos de la lista puede convertirse en un excelente panorama veraniego, o bien, para comenzar a calentar una velada de jueguitos de mesa. Acá van.

Red 7

Si te gustan los juegos llenos de números, colores y sobre todo caos, Red7 es el siguiente paso que cualquier jugador de UNO merece tener. El mazo de Red7 está conformado por 49 cartas que contienen 7 colores y números del 1 al 7 en cada color. El objetivo del juego es simple: cada jugador debe realizar una acción en su turno que le permita ir ganando al final de la ronda. Por ejemplo, si la regla dice que gana quien tiene la carta mayor, el jugador deberá bajar de su mano una carta que sea la mayor de la mesa.

Si por el contrario, no tiene una carta para hacerlo, podrá usar una de sus cartas para cambiar las reglas del juego. Cada color está asociado a una regla en específico: la carta mayor, la mayoría de un color, la mayor cantidad de cartas pares, más números seguidos, etc. La idea entonces es siempre ir bajando cartas para que al final de la ronda vayas ganando. El jugador que no tenga nada que hacer, pasa y queda eliminado. Es parecido a Fluxx pero mucho más ordenado y sobre todo con partidas mucho más cortas, pero que te dejan con la sensación de querer seguir jugando.

No Thanks

Uno de los juegos de cartas más sencillos pero a la vez más adictivos. Sus componentes son un mazo de cartas numeradas del 3 al 35 y un montón de fichas. El objetivo del juego es hacer la menor cantidad de puntos posibles y para ello, tendremos que evitar llevarnos esos malditos números. En cada turno se dará vuelta una carta y los jugadores tendrán dos opciones: o se llevan la carta de la mesa a su tablero, o bien, colocan una ficha para pasar. Esto continua hasta que a alguien se le acaban las fichas o bien, decide llevarse la carta, junto con todas las fichas que haya encima.

El número que aparece en la carta serán los puntos negativos que acumularán, pero llevarse las fichas te permite poder pasar más cartas más adelante y si te quedan al final del juego, usarlas como puntos positivos.

De 3 a 7 personas pueden disfrutar de este juego en donde solo tienes que tomar una opción por turno, pero siempre te hará pensar.

Toma 6

También conocido por su nombre original, 6 Nimmt, el Toma 6 es una fiesta de números y de odio constante a tus amigos. El juego consiste en un mazo con cartas del 1 al 104, y tal como en el juego anterior, el objetivo es tratar de llevarse la menor cantidad posible. En cada juego tenemos una mano de 10 cartas, y la idea es bajar una por turno. Todos los jugadores eligen su carta al mismo tiempo, boca abajo y luego la dan vuelta. El orden de juego está determinada de la menor a la mayor.

Luego empiezan a llenar una de las cuatro filas de la mesa con números consecutivos. Si por cualquier motivo te toca colocar la sexta carta de algún mazo o bien, la carta es menor a todas las que mandan en las filas, debes llevarte todas las cartas de la fila a tu zona de puntaje, contando las pequeñas cabezas de ganado que posees. El que tiene más cabezas de ganado es el que pierde.

Love Letter

Si ya te marearon los juegos con números y muchas cartas, Love Letter es una experiencia diferente. Es un juego que consta con solo 16 cartas, en el que los jugadores intentarán hacer llegar una carta de amor lo más cerca que puedan de la princesa. Para ello, en cada ronda los jugadores  tendrán que robar una carta y jugar otra. Como siempre tendrán una en la mano, siempre habrá una opción para elegir, realizando su efecto, que puede ser desde hacer que un rival bote su carta hasta eliminarlo si es que adivinas qué personaje tiene en la mano.

Es un juego de riesgos, deducción y de partidas extremadamente rápidas, en donde el jugador que tenga la carta de la Princesa deberá protegerla a toda costa, ya que si lo hacen descartarla, también perderá.

Es un juego de dos a cuatro personas y quien logre ganar cuatro partidas en total, será el ganador. Hay versiones temáticas de Batman, Hora de Aventura y hasta de Lovecraft, así que no hay forma de escapar de esta carta de amor.

Sushi Go!

El Sushi Go! no solo es un juego para saciar el apetito voraz, sino que también para pasar una velada bastante entretenida. Aquí los jugadores intentarán armar un menú de comida japonesa, tratando de juntar cartas que den la mayor cantidad de puntos. El problema está en que en cada una de las tres rondas, los jugadores robarán 5 cartas y de ellas elegirán una y deberán pasar el resto a sus rivales, por lo que nunca estarás seguro de recibir lo que quieres. O probablemente a tu rival le pasaste justo la Gyosa que estaba esperando.

Cada tipo de sushi puntúa de diferente manera: Los Nigiris se combinan con el Wasabi para multiplicar puntos, los Tempuras no dan puntos salvo que estén en parejas, así como los Sashimis, que sólo deben servirse en tríos. Sushi Go se juega muy rápido y es lo suficientemente portátil como para llevarlo a todos lados, aunque si quedaste con hambre, existe Sushi Go Party, con muchas más cartas y opciones para jugar, aunque menos portátil.

Bonus Track: Bohnanza

Si bien todos los juegos de la lista cumplen con los requisitos de ser portátiles, cortos y fáciles, no podía dejar la oportunidad para hablar de uno de mis juegos de cartas favoritos. Y uno con una temática bastante especial. En Bohnanza seremos granjeros creando nuestro propio cultivo de porotos -o frijoles- y para ellos tendremos que ir robando cartas y colocarlas en nuestros espacios de siembra. El problema del juego es que las cartas deben siempre jugarse en orden, lo que significa que en algunos turnos tendremos que plantar porotos que nos arruinarán la cosecha… a menos de que logremos negociar.

Gran parte de la gracia de Bohnanza está en hacer tratos con los otros jugadores, quienes también estarán en búsqueda de preciados porotos. Es un juego de cartas pero viene en una caja algo grande y una partida puede durar unos 45 minutos, por lo que si bien no es algo necesariamente alocado como el UNO, sin dudas no puede dejar de faltar en tu colección.

Seguir leyendo