*

Jugadores del recuerdo: El notable caso de la Chancha Voladora

24 JUL 2017 / Deportes

Jugadores del recuerdo: El notable caso de la Chancha Voladora

El ex arquero argentino de Rangers Luis Carrizo medía 1,88 y las malas lenguas decían que sobrepasaba los 100 kilos. Sin embargo, destacaba por su notable agilidad para detener penales.

Como de costumbre, la edición de este lunes de El Deportivo se engalanó con la pluma y el recuerdo de “El Archivo de Chomsky”. El homenajeado de hoy fue el ex arquero de Rangers Ildefonso Rubio, el iniciador de la dinastía de los Rubio en el fútbol chileno: Padre de Hugo Eduardo Rubio y abuelo de Eduardo Rubio, Matías Rubio y Diego Rubio.

Dicho sea de paso, Rangers es la única institución de nuestro balompié donde jugaron abuelo (Ildefonso), hijo (Hugo) y nieto (Matías). Existe un montón de casos de padre e hijo, pero no hay alguno que involucre tres generaciones en línea directa en un mismo club a excepción de los talquinos.

En la nota de Chomnsky, aparecen nombrados varios personajes que engalanaron el fútbol chileno en la década de 1960 y de 1970, y que valen la pena ser nombrados con párrafos aparte.

El más notable de los mencionados es el también ex arquero de Rangers, Luis Angel Carrizo. Argentino, llegó a los rojinegros desde Racing de Avellaneda, club con el que se consagró campeón del torneo local en 1966 jugando como titular, y en el que formó parte del plantel campeón del mundo un año más tarde.

Luis Carrizo fue el arquero titular de Rangers en la Copa Libertadores 1970.

Carrizo tenía un peculiar apodo: la Chancha Voladora. Medía 1,88 metros, pero el mito lo situaba hasta con 100 kilos de peso. Sin embargo, siempre se las ingenió para destacar por sus reflejos, al punto que se convirtió en un especialista en atajar penales.

Fue hombre clave en la clasificación de Rangers a la Copa Libertadores de 1970. Incluso aportando con goles, dado que anotó uno a Audax Italiano en la campaña de 1969, donde los talquinos fueron subcampeones detrás del Ballet Azul de Universidad de Chile.

Pronto se cumplirá una década de su partida: a los 72 años, Carrizo falleció el 12 de noviembre de 2007.

Otro mencionado es el brasileño Pio da Silva. Las malas lenguas de la época lo señalaban como amante de las fiestas y de los brebajes no aptos para deportistas. Pese a ello, el delantero se paseó con éxito por varios clubes de nuestro fútbol. Deportes La Serena, Rangers y O’Higgins fueron algunos de ellos. Pero eso ya es corte de otra carnicería…

Seguir leyendo