*

Jugadores del recuerdo: Mauro Meléndez, salud por Arica

7 JUN 2017 / Deportes

Jugadores del recuerdo: Mauro Meléndez, salud por Arica

Hoy es feriado en la ciudad de la eterna primavera en conmemoración de la Toma del Morro, motivo más que suficiente para homenajear a un célebre nortino que se hizo un nombre en el fútbol chileno.


Una de las entrevistas más hilarantes que recuerda el periodismo deportivo es la que, en 1996, concedió el entonces defensa de O’Higgins Mauro Meléndez a la revista Don Balón. El titular fue una joya: “No soy ningún pituco, y si me ofrecen unos tragos, me los tomo”.

Días antes de aquella nota, Meléndez había protagonizado un accidente carretero mientras volvía desde la casa de Gabriel “Coca” Mendoza en Graneros a Rancagua. Ambos se habían juntado para ver un partido de Chile por las eliminatorias rumbo a Francia 1998.

La famosa entrevista en la Don Balón

En la entrevista se le consultó a Meléndez si había manejado ese día con alcohol en el cuerpo, y el ex zaguero dijo que “sí, en realidad tomé un poco”. ¿Y qué es poco para usted? le contrapreguntan. “Dos cervezas y tres vasos de vino tinto”, precisó.

Más allá de la anécdota etílica, a Mario Mauro Meléndez se lo recuerda por ser un fiero defensa central que surgió en Deportes Arica, club de la ciudad que hoy celebra con un feriado local la Toma del Morro de Arica. He ahí el motivo del homenaje al ex jugador que, en todo caso, vivió sus mejores años en O’Higgins.

Mauro Meléndez es el último parado a la derecha, con la camiseta de Deportes Arica. El de abajo no es el negro de Whatsapp, sino el colombiano Carlos Mina.

Meléndez debutó en Deportes Arica en 1981 y estuvo ahí hasta 1985. Más tarde, partió a O’Higgins, donde estuvo poco más de una década en dos períodos: 1986-1991 y 1993-1997. En 1992 tuvo un breve ponceo en Everton.

En el cuadro rancagüino se convirtió en ídolo, y una de sus características distintivas eran los fierrazos con que pateaba los penales. Como se dice en la galería, tenía pata de mula, la que a menudo también utilizaba en situaciones límite: pasaba la pelota pero no el delantero rival.

Con O’Higgins ganó la Copa Polla Gol de Segunda División en 1986, ascendió a Primera División en 1987, jugó cuatro liguillas de Copa Libertadores, la Copa Conmebol 1992 y fue subcampeón de la Copa Chile en 1994. Su camiseta era la “3”.

Mauro Meléndez con la camiseta de O’Higgins

Finalizada su aventura en Rancagua, retornó a Deportes Arica en 1998 pero no tuvo mayor fortuna. Un año después regresó a la Sexta Región, pero esta vez para defender a Deportes Colchagua. Fue su último club profesional con una triste despedida: los sanfernandinos descendieron a Tercera División.

En una entrevista de noviembre del año pasado, Meléndez ahondó en la citada entrevista a la Don Balón. “No lo niego, salí libre (…) pero si me están ofreciendo una cerveza, por qué no la voy a aceptar. Si todos toman. Lo único sí era que había que buscar el día. Cada uno toma lo que quiere”. Hoy está radicado en Rancagua. Salud.

Seguir leyendo