*

Justicia para todos: Otros copetes que merecen su día

8 FEB 2017 / Nostalgia Pop

Justicia para todos: Otros copetes que merecen su día

En el Día de la Piscola, quisimos hacer justicia con otros combinados que tantas alegrías y cañas nos regalaron. Los tragos que merecen un homenaje.


Seamos sinceros: todos soñamos con ser Bielsa alguna vez. Sampaoli, quizás Mourinho. Incluso, más de alguno se creyó Juvenal o el Peineta. El técnico de moda. En mi caso, el Pelao Acosta… pero ésa es otra historia. Pero vamos a lo importante.

Les propongo que sean entrenadores una vez más y realicen el siguiente ejercicio: armen su oncena ideal, ese 4-4-2 o 4-3-3 o 5-4-1 (?), pero en esta oportunidad no ocupen jugadores; ocupen copetes. Y en lo posible, tragos nacionales. Porque seamos sinceros: somos borrachos y tenemos buenos combinados.

¿Quién sería el ‘10’ del equipo? Está clarísimo. Todas las pelotas pasarían por ella. La favorita del Compadre Moncho y, seguramente, de todos los chilenos. La reina indiscutible que, en cada fiesta, se cansa de generar opciones y regalar pases-gol (sí, en ese ámbito): la piscola.

Y así como muchas veces los equipos rinden sentidos homenajes a sus ídolos retirando su dorsal, a partir de 2003 por gestión de la industria nacional, el 8 de febrero irrumpió como el sinónimo definitivo de la piscola. Una conmemoración, cabe destacar, ganada a pulso.

Pero como sabemos, si bien el ‘10’ es el distinto y cumple una función primordial en un equipo, el resto también juega. Y en Chile, insistimos, hay muchas mezclas que merecen un reconocimiento idéntico al de la piscola. Sí, la mayoría nació de manera inconsciente con el fin de hacer algo más pasables algunos alcoholes de dudosa procedencia… pero se ganaron el corazón de todos.

A continuación, una lista con algunos de los cracks del equipo, los que merecen un homenaje, un día, una conmemoración, igual que la piscola.

Día del Jote

Está lejos de ser un trago glamoroso. De hecho, es un referente en el marco de “suavizar” un copete de mala clase. Porque, generalmente, esta famosa mezcla busca que la bebida cola le dé un tono agradable a un vino derechamente malo. Pero lo queremos igual. El rey de los carretes universitarios, sobre todo en invierno, el jote, también conocido como licor de ave, merece su día.

¿Fecha tentativa? Los últimos días de septiembre, tras las fiestas patrias, cuando hay que carretear y la más absoluta bancarrota se hace presente. Los motivos, obvios: mezcla baratita. ¿Su función en el equipo? El ‘5’, ese volante omnipresente, el que ayuda a todos, el que siempre está.

Día del Terremoto

El trago por excelencia de las fiestas patrias, y que supo hacer famoso a tabernas como “El Hoyo” y “La Piojera”. Un infaltable, además, en fondas y peñas: el terremoto, nombre que adquirió por las “réplicas” que genera en el cuerpo. Tremenda ficha, ¿no? Bueno, la preparación del terremoto da para mucho: los únicos ingredientes irreemplazables son el vino pipeño -o chimbombo- y el helado de piña, a los que se suma un licor a elección (fernet, ron o granadina, nunca juntas).

Una fecha tentativa para homenajear –merecidamente– al terremoto, sería el 27 de febrero. Su rol en la cancha: ‘9’ de área, un killer en serio, mata a todos.

Día del Chocoron

No sabemos exactamente quién lo creó, ni cómo nació. Aunque tratamos de aproximarnos, mediante la elaboración de un par de hipótesis: quizás fue una de esas tantas apuestas que uno acepta con alcohol en el cuerpo. Quizás el ron estaba muy fuerte/malo y no había otro acompañamiento. O quizás realmente el tipo fue probando ingredientes en la búsqueda de una nueva mezcla hasta que dio con el chocoron, aunque parece poco probable.

Ron y leche con chocolate. Promesa de constantes evacuaciones. ¿Genio o desastre? Cada uno tendrá su opinión y sus argumentos. Nosotros sólo sabemos que se instaló como una combinación que ciertamente merece un homenaje. En un once tentativo, imaginamos al chocoron como un lateral con harta ida y vuelta, por lo que genera

También hay otros ilustres que no queremos dejar de nombrar, como el borgoña, el vino navegado y el cola de mono.

¿Olvidamos alguno? Te invitamos a nuestra cruzada en busca de justicia con aquellos que se vieron desplazados por la piscola.

 

 

Seguir leyendo