*

Kubrick y la conspiración lunar

20 JUL 2017 / Nostalgia Pop

Kubrick y la conspiración lunar

Es una de las teoría conspirativas más populares de Internet y que se niega morir pese a toda la evidencia que certifica la llegada del hombre a la Luna.


Ni todas las pruebas existentes, ni siquiera la verificación científica que demuestra la existencia de una matriz retrorreflectora de medición láser lunar instalada en 1969, que permite verificar la distancia entre La Tierra y su satélite natural, ha logrado acallar a las teorías de conspiración que califican a la llegada del hombre a la Luna como una farsa orquestrada por la NASA.

Y ninguna teoría de conspiración es más llamativa que la que sostiene que el legendario director Stanley Kubrick estuvo tras la producción de material falso para misiones espaciales como el Apolo 11 y el Apolo 12. Todo cortesía del avance de los efectos especiales vistos en su 2001: Odisea en el Espacio.

Según la teoría, en 1968, durante la post-producción del clásico de ciencia ficción, la  Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio contactó al director para dirigir los tres falsos primeros aterrizajes en suelo lunar. Como parte de la conspiración, el lanzamiento de los cohetes sería real, pero un material falso sería transmitido como “en vivo” desde la Luna.

Pero dicha teoría conspirativa, que remece a los Salfates del mundo, no toma en cuenta algunos detalles:

  • 2001 fue estrenada antes de que el Apolo 11 llegara a la Luna
  • La forma en que es presentada la Luna en esa película es muy diferente a lo que muestran los videos y fotografías de la misión
  • Es cierto que durante su carrera Kubrick usó lentes de 50 mm que quedaron de una tanda hecha por Zeiss para la NASA, pero el director obtuvo estos lentes recién para la realización de Barry Lyndon en 1975. Y dichos lentes tuvieron que ser intervenidos para ser utilizados en tomas cinematográficas con movimiento.

Esta clase de tópicos son abordados por el documental falso Dark Side of the Moon, dirigido por William Karel, que engañó a varios a pesar de presentarse como una parodia que incluía entrevistas falsas e historias sobre supuestos asesinatos de la CIA contra asistentes del director.

Pero dicha película, que en Francia fue originalmente estrenada bajo el título Opération Lune, también potenció teorías conspirativas que apuntaron a su producción como una verdadera muestra de que sus postulados conspiranoicos no eran ficción. Y llegaron a esa resolución aunque la película incluía errores, chistes y referencias a películas agregadas como claves para comprender su esencia de mockumental.

El documental, pese a su importancia para propagar la conspiración durante la última década y media, fue solo la punta del Iceberg de lo que ha permitido la red para potenciar las teorías de conspiración. Ya en newsgroups de la primera mitad de la década de 1990 se ofrecían diversas teorías sobre la motivación de Kubrick para ser parte de la conspiración.

Según un postulado, Raul Kubrick, hermano menor del director, fue parte del Partido Comunista en Estados Unidos y la NASA amenazó al director de Dr. Strangelove para evitar problemas familiares. El problema es que dicho hermano nunca existió y la teoría era solo una parodia que también terminó siendo tomada como algo verídico. Fuese como fuese, algunos querían justificar y respaldar la participación del director en la conspiración.

No solo hay quienes postulan que El Resplandor (1980) es una confesión de Kubrick sobre su participación en el engaño de la NASA, también se llegó a crear un video que revelaba una entrevista oculta a Kubrick, filmada justo antes de la muerte del director en 1999, en la que reconocía que todo el alunizaje había sido falso.

Pero aunque se demostró que el video era falso, la gente no tuvo problemas en seguir creyendo. Y una vez que Youtube eliminó la versión original que buscó concretar el engaño, se crearon teorías de que la confabulación buscaba ocultar la verdad.

Lo cierto es que la gente seguirá creyendo esta teoría conspirativa, aunque las pruebas les sean presentadas en la cara.

Seguir leyendo