*

Una novela aclara el destino de L3-37 tras Solo: A Star Wars Story

23 AGO 2018 / Cine

Una novela aclara el destino de L3-37 tras Solo: A Star Wars Story

La droide revolucionaria parece haber sufrido la condena eterna de vivir dentro del Halcón Milenario, pero al parecer fue un acto de justicia.

Uno de los destinos más trágicos que nos tocó ver en Solo: A Star Wars Story fue el de la droide L3-37, la acompañante robótica de Lando, quien soñaba con liberar a todos los droides de la esclavitud. Su cruzada tuvo un momento clave cuando armó la rebelión de Kessel que ayudó a Han, Qi’Ra y Lando a cumplir su misión, pero a costa de su propia vida.

O al menos eso se pensaba, ya que en una escena posterior vemos como la conciencia de L3-37 era inyectada dentro de los computadores del Halcón Milenario para poder contar con su vasto conocimiento estelar. Para mucho, se trató de un destino peor que la muerte, ya que ahora L3-37 perdía su cuerpo, su capacidad de hablar y de ayudar a sus amigos droides para convertirse en un vehículo de transporte. Básicamente la esclavitud permanente.

Pero la novela de Solo: A Star Wars Story plantea que el destino de L3-37 no fue tan terrible como pensábamos, ya que ella aceptó su destino para poder ayudar a Lando y al resto para lograr un mejor destino.

“L3 tenía una opción. Podía morir con su último acto como liberadora de los droides de Kessel o podía unirse al Halcón, sobrevivir y ser parte de algo mucho más grande. Ella podría salvarlos a todos“.

De hecho, L3-37 sostiene una conversación a nivel robótico con el Halcón Milenario que la novela revela:

“Si te refusas tu mueres. El muere (refiriéndose a Lando). Los otros en la nave mueren. Si te unes con nosotros, todos podemos vivir. La opción es sencilla”

La historia revela que si bien la decisión fue inmediata, a L3-37 le costó aceptar su nuevo rol como parte del Halcón. Pero al menos sabemos que todo valió la pena y que muchos saltos al hiperespacio después, su sacrifició logró liberar a la Galaxia completa del yugo del Imperio.

Seguir leyendo