Mouse

La canción de Mortal Kombat que le hizo un Fatality a la pista de baile

Los años 90 eran una época muy extraña, no cabe duda. Eran tiempos donde dibujos animados nos invitaban a comer cereales, donde todos creíamos que el mundo se iba a acabar el año 2000, pero lo más raro de todo era, sin duda, la música techno.

El techno invadió nuestras vidas como el sonido del futuro. Estaba prácticamente en todos lados: televisión, discotecas, películas, pero también en nuestros videojuegos.

Corría el año 1993 y la industria del videojuego ya comenzaba a expandir sus alas. Ya no se veía a si misma como solo una industria de juegos para el hogar, sino algo que podía explotarse y mezclarse con otras formas de entretenimiento. Y uno de los puntales de esta nueva expansión del mercado gamer fue Mortal Kombat. En apariencia, era un juego de peleas más. Uno muy violento, como ya sabemos, pero que como muchos que lo precedieron, parecía que su vida se mantendría contenida dentro de las consolas y las cabinas arcade.

Pero Midway, la empresa detrás de este juego que a esta altura ya era todo un fenómeno tenía otros planes. Para convertir a Mortal Kombat en un fenómeno cultural había que ir más allá de los fatalities, las monedas y la sangre. Así es como el año 1994, para acompañar el lanzamiento de Mortal Kombat en las consolas, el mundo fue testigo de un lanzamiento que cambiaría por siempre la forma en que recordamos al juego: un disco llamado Mortal Kombat: The Album.

El disco fue creado por un dúo belga llamado The Immortals, que pertenecían a la banda Lords of Acid, pero que crearon esta suerte de sub grupo solo para la realización de este álbum. El disco contaba con 10 canciones, una para cada personaje del juego -sin incluir a Shang Tsung pero inexplicablemente sí a Goro-, además de dos temas adicionales para la franquicia. Las canciones, hay que decirlo, eran bantante mediocres, con un techno genérico y frases que no tenían mucho sentido. Había canciones para Johnny Cage, Sub-Zero, Sonya y Raidenpero el track número 5 del disco es quizás el que todos recordamos hasta el día de hoy: Techno Syndrome, o para muchos, simplemente la canción de Moooooortal Kooooombat.

La canción fue el single que tuvo el disco e incluso, ya sonaba en radios un año antes del lanzamiento del álbum completo y sabemos perfectamente el por qué.

Desde el gong que suena al inicio preparándote para la llegada inevitable de los sintetizadores, hasta el grito de MORTAL KOMBAT que patea la canción, nadie puede quedar indiferente a los primeros 20 segundos de la canción. Si los sobrevives, ya no hay vuelta atrás. Tus pies se mueven, tus brazos enloquecen y la ropa empieza a quemar. Ese es el efecto mortal que Techno Syndrome ha logrado mantener intacto hasta el día de hoy.

La canción, además, hace uso de los mismos archivos de audio del juego para dotarle letra al tema, el cual hace un paso por frases como “Test your Might”, “Fight”, “Finish Him” y por supuesto los nombres de cada uno de los personajes. Básicamente cualquier persona que haya probado el juego los sabía identificar, y de alguna forma mágica veíamos como un videojuego de peleas se convertía en una canción insoportablemente bailable.

El legado de Techno Syndrome no quedó ahí. El One Hit Wonder de The Immortals ya se escuchaba como parte de la campaña del juego en comerciales, notas de prensa, pero por sobre todas las cosas, en las radios. De pronto, Mortal Kombat había dejado de ser solo un hit en las consolas, sino que también en el dial.

Y eso fue lo que motivó a que un año más tarde, con el estreno de la película de Mortal Kombat, Techno Syndrome se convirtiera en la canción que catapultaría a la película al estrellato. Y obviamente esa película venía acompañada de un Soundtrack, el cual, por primera vez puso a disposición de manera masiva a Techno Syndrome. Y es que habiendo pasado dos años desde que se escuchó por primera vez, la canción seguía siendo un hit. Y no fue por los temas de Fear Factory, Napalm Death o George S. Clinton que el disco fue un éxito.

Gracias a Techno Syndrome, el soundtrack de la película de Mortal Kombat llegó al segundo lugar en el ranking de soundtracks más vendidos ese año (siendo superado sólo por el OST de Batman Forever que incluía la gran Kissed From a Rose de Seal) y fue el décimo disco más vendido del año según Billboard.

Con el pasar de los años, se intentó volver a dar vida a este éxito con nuevos remixes, sobre todo para promover la segunda película del juego, pero nada era lo mismo.

Y hasta el día de hoy, Techno Syndrome sigue siendo reconocida y recordada como una de las grandes canciones de los 90, pero por sobre todo, la que hizo que Mortal Kombat dejara de ser tan solo un videojuego. Literalmente un Musicality que difícilmente podrá volver a ser igualado.