*

La creación de un Oscar para las películas populares es una mala idea

8 AGO 2018 / Cine

La creación de un Oscar para las películas populares es una mala idea

La posibilidad de que la opción quede solo reducida a un premio de consuelo no es la principal de las interrogantes negativas que deja la decisión anunciada por la Academia.


Este miércoles se dio a conocer que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas impulsará la creación de una nueva categoría que buscará entregar un “reconocimiento especial” a las películas populares. Es decir, buscarán dejar contento a ese segmento de la audiencia que no está muy interesado en el valor artístico y que pega el grito en el cielo debido a que la ceremonia por películas que no necesariamente son un hit de recaudación.

¿Por qué impulsarán esta medida? La principal respuesta se debe a los bajos índices de audiencia que está obteniendo la cadena ABC en la transmisión televisiva en Estados Unidos.

La última edición, que premió a La Forma del Agua, fue la menos vista de la historia, perdiendo un 20% de audiencia en comparación al año pasado. Ante ese escenario fatal del show, la Academia también impulsará que la ceremonia dure tres horas y que algunas de las estatuillas sean entregadas durante las pausas comerciales. A ese nivel de desesperación llegaron.

En lo que concierne a la nueva estatuilla, desde ya es vista como una rectificación para premiar a los blockbusters que generalmente no logran una nominación como mejor película.

Al mismo tiempo, una decisión como esa debiese dejar de forma implícita la sensación de que las obras nominadas en la categoría “popular” simplemente no serían tan artísticas, ni tendrían el mismo valor creativo, que aquellas que sí logran la nominación a la categoría principal. Por otro lado, también se generan discusiones de callejones sin salida: ¿Las películas nominadas en otras categorías no serían populares?

Esa situación genera otros problemas. Por cada The Dark Knight que no fue reconocida, existe una Mad Max: Fury Road, una Distrito 9, Up, Inception, Gravity, The Martian, Toy Story 3, Avatar o inclusive una Get Out que sí lograron una nominación. Más aún, El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey y Titanic, dos blockbusters de tomo y lomo, sí ganaron el premio mayor.

Con la existencia de una categoría separada, ese tipo de logro cinematográfico masivo podría ser perfectamente eliminado de la categoría principal. Con esta nueva implementación, ahora podrían tener esta nueva categoría que bien podría quedar reducida al ámbito del premio consuelo. Una especie de “falso Oscar”.

Al mismo tiempo, esta jugada también podría ser vista como un mal precedente hacia futuras decisiones que afectarían la calidad misma de lo que han sido los Premios Oscar a la fecha.

Además, surgen la interrogante: ¿Cómo definirán lo que es “una película popular” a la hora de nominarla? ¿Si impulsan la categoría por la recaudación eso implica que no pueden obviar el éxito de Avengers: Infinity War? ¿Y qué pasa con las películas populares que recaudan mucho pero no lo suficiente? ¿La nominación será en base a si logró duplicar su presupuesto? O, peor aún, ¿Será que solo considerarán a aquellas que tienen un número de menciones suficientes en redes sociales? ¿Si son trending topics?

La forma en que será concretada esa nominación no ha sido definida, ya que la Academia informó que más adelante entregarán detalles al respecto. Sin embargo, también está el hecho de que una película independiente o de bajo presupuesto también puede ser muy popular y no necesariamente tienen que ser el mayor de los hits.

Hereditary, una película de relativo bajo presupuesto, bordea los $80 millones de dólares a nivel mundial y proporcionalmente su venta de entradas fue todo un hit en comparación al gasto que implicó para sus realizadores. Lo mismo va para las producciones Blumhouse.

Más allá de todo lo anterior, el gran elefante en la sala es Black Panther, la tercera película de la historia en superar la barrera de los $700 millones de dólares de recaudación en Estados Unidos y, según los especialistas, una de las películas con mejores reseñas por parte de la crítica y además una que ya se está perfilando para lograr una nominación en la categoría principal según diversos especialistas.

Con ese nivel de popularidad, ¿será que el premio será creado solo como reconocimiento de consuelo? ¿Será que la Academia asumió que ese tipo de películas no puede ser nominada como mejor película? ¿Y qué hay de Misión Imposible 6? ¿También debiese ser solo destinada a una categoría de popularidad sin posibilidades de que su logro cinematográfico sea reconocido?

Esa última interrogante es la más importante en todo el debate y la que refleja que la separación de aguas no es una buena idea. Especialmente si su motivación son los ratings y no el valor cinematográfico que debiese primar.

Seguir leyendo