*

La crónica del gol que el “Látigo” Peirone “celebró” yendo al baño

20 OCT 2017 / Deportes

La crónica del gol que el “Látigo” Peirone “celebró” yendo al baño

El delantero de San Luis de Quillota protagonizó uno de los momentos más recordados en medio de la campaña que culminó con el descenso de los quillotanos en 2010. Revive la historia.


Inspirados en la negra historia del arquero de #AlertaLT FC (el equipo oficial de nuestro medio de comunicación) que dejó botado el pórtico y se mandó a cambiar cuando había recibido ya varios goles, hace un par de días les contamos la historia del colombiano Javier Dussan: en 2008, el cafetero de Deportes Melipilla se mandó a cambiar del estadio en el entretiempo tras comerse cinco tantos en los primeros 45 minutos del partido ante el Santiago Morning comandado por Esteban Paredes y Diego Rivarola.

La que viene a continuación es una crónica similar, pues se trata de un jugador que también dejó la cancha en medio de un partido. Eso sí, las circunstancias fueron mucho más felices y, por cierto, el héroe de esta entrega sí regresó al campo de juego… no como otros.

San Luis de Quillota llegaba a la segunda mitad de 2010 con un fuerte aroma a gladiolo. Un año antes había ascendido a Primera División tras ganarle la promoción a Curicó Unido, pero la posibilidad de volver al potrero tenía a los dirigentes canarios con el fin de la espalda a dos manos. Por este motivo, se rompió el chanchito y aparecieron en la Quinta Región Interior jugadores que alimentaban la ilusión de la permanencia como Jorge “Potencia” Vargas, Mario “Petrolero” Cáceres, Mathías Vidangossy y el delantero argentino Hernán “Látigo” Peirone. Por el cartel de los refuerzos, parecía que se estaba conformando la “Chirimoya Mecánica”.

Pero no. Como alerta de spoiler, le adelantamos que finalmente San Luis descendió. Pero entremedio quedó esta peculiar historia. Durante el partido disputado ante Unión Española en el pasto sintético del estadio Lucio Fariña Fernández, el “látigo” Peirone anotó la apertura de la cuenta en el pleito que terminó 3-1 a favor de los amarillos. Nadie se acuerda del gol que le convirtió a Luis Marín (que venía de estar en el Mundial de Sudáfrica 2010), pero sí de la “celebración”: corrió desesperado rumbo al camarín para orinar.

“Hace rato tenía ganar de ir al baño y aproveché la celebración. Pensé que el árbitro me iba a sacar amarilla, pero me perdonó”, explicó a la tele una vez finalizado aquel duelo. El drástico de aquella jornada fue Pablo Pozo. En total, Peirone estuvo 36 segundos fuera de la cancha. O sea, literalmente la hizo corta.

“Látigo” urgido…
…”Látigo” aliviado.

Pese al descenso, Peirone dejó una buena imagen en Quillota. En el último partido como local de aquella temporada, el ex San Lorenzo y ex seleccionado argentino sub 17 regaló su camiseta a la barra canaria. Más tarde, el atacante jugaría en dos equipos más del fútbol chileno: en Unión Temuco y Unión San Felipe

En la actualidad, y ya con 31 años de edad, el “látigo” defiende a Deportivo Español, elenco participante de la tercera categoría del fútbol argentino.

 

 

 

 

 

 

Seguir leyendo