*

La historia de Superman contra el Ku Klux Klan llegará al cine

2 MAY 2017 / Cine

La historia de Superman contra el Ku Klux Klan llegará al cine

El programa radial del hombre de acero colaboró a desmitificar a la organización en una saga emitida en 16 episodios durante 1946,


Superman no es el superhéroe más importante de todos los tiempos solo por ser el primero, el que dio pie a que todo un género surgiese en los cómics. El hombre de acero también es todo un ícono, traspasando las barreras de las viñetas para convertirse en un icono cultural.

Pero una de sus batallas más importantes no se concretó frente a villanos como Lex Luthor, el General Zod o Brainiac. No, uno de sus combates más importante implicó una victoria sobre villanos de carne y hueso.

Esa historia es la que tomarán la compañía Lotus Entertainment y la productora Paperchase para producir Superman vs. The KKK, una película basada en la vida real que abordará cómo el show radial de Superman ayudó a derrotar la mística que había logrado reestablecer el Ku Klux Klan entre las sombras del período entre las grandes guerras mundiales.

El puntapié fue dado por el escritor Stetson Kennedy, quien logró infiltrarse en el KKK, haciéndose de datos internos de la organización que entregó a los guionistas del programa radial de Superman, el mismo en el que se crearon conceptos como la kriptonita.

Como el show necesitaba nuevos villanos tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, los escritores decidieron seguir un camino en donde el enemigo estaba dentro de Estados Unidos. De los nazis,el hombre de acero pasó a enfrentarse a racistas.

En definitiva, en el show radial se concretó un arco de 16 episodios llamado “El Clan de la Cruz Ardiente“, que permitió quitarle la mística a la organización, trivializando rituales y palabras clave, demostrando que los superhéroes también pueden contribuir a la sociedad con sus historias.

Por eso es llamativo que esa historia finalmente llegue a la pantalla grande, pues el KKK no pudo hacer mucho mientras paulatinamente fue perdiendo fuerza en su reclutamiento. Denunciaron al programa, convocaron un boycot contra Kelloggs, que era patrocinador del programa, pero la saga tuvo niveles de audiencia espectaculares que ratificaron que hay temas al que los superhéroes no deben hacerle el quite.

Seguir leyendo