*

La incómoda escena de sexo entre Harley Quinn y Nightwing

17 AGO 2017 / Comics

La incómoda escena de sexo entre Harley Quinn y Nightwing

El momento aparece en la película animada "Batman and Harley Quinn" y muestra al vigilante de Ciudad Gótica amarrado mientras Quinn cuestiona su sexualidad


Luego de la polémica escena de sexo incluida en la adaptación animada de the Killing Joke, DC Comics nos vuelve a regalar un momento que de seguro los volverá a colocar en el centro de las discusiones en internet.

Se trata de un extracto de la última película de animación de DC Comics llamada Batman and Harley Quinn, cuya historia está obviamente centrada en la figura de la villana, con la que Batman y Nightwing deberán formar una alianza para derrotar la amenaza de Poison Ivy.

La cinta tiene un tono mucho más cercano a la comedia que otras entregas y eso se nota en una de sus escenas más comentadas, en donde Dick Grayson es secuestrado por Harley Quinn y mantenido de manos atadas a la cama de la villana, quien comienza a tener uno de sus delirantes diálogos que dejan en claro su trastornada personalidad.

Una conversación que pasa rápidamente de la frustración de Harley Quinn por no poder retomar una vida normal a un monólogo en donde Harley nota que no se ha duchado, por lo que debe cambiarse de ropa. Obviamente esto lo hace frente a un incrédulo Nightwing, quien por la posición en la que está no puede disimular el efecto fisiológico causado por ver a Harley en ropa interior.

Ella nota inmediatamente este cambio y procede a apagar las luces para aprovecharse de la situación. No sin antes decirle a su secuestrado que “siempre había pensado que ni a él ni a Batman le gustaban las niñas”, haciendo un guiño al libro “La seducción de los inocentes”, una de las primeras obras psiquiátricas que hace mención a la teoría de que Batman y Robin serían amantes homosexuales, al menos en la forma en que se desarrollaban sus argumentos.

Todo eso sumado a una evidente situación de abuso sexual que se ve suavizada el momento en que Nightwing deja de esconder sus deseos y entrega su consentimiento con la frase “las cosas que hay que hacer por Ciudad Gótica”, tras lo cual proceden a besarse y la escena se va convenientemente a negro.

Una escena que obviamente busca mostrar que Harley Quinn, a pesar de querer superar a sus demonios, sigue siendo tan impredecible e incorrecta para el resto de la sociedad, pero que también levanta la legítima duda sobre si realmente era necesario hacerlo de la forma en que se armó una escena que, desde el primer segundo en que la miramos, sabemos como va a terminar.

Seguir leyendo