*

La inolvidable desventura chilena de la “Copa Millenium”

16 ENE 2017 / Deportes

La inolvidable desventura chilena de la “Copa Millenium”

Al igual que en la China Cup, hace 16 años la "Roja" disputó un torneo de selecciones al otro lado del mundo. Sin embargo, en aquella ocasión la experiencia fue para el completo olvido.


Hace 16 veranos, y tal como aconteció la semana pasada en el contexto de la China Cup, los fanáticos de la Selección Chilena tenían dos preocupaciones: capear el calor y seguir la suerte del “equipo de todos” al otro lado del planeta.

Eso sí, el contexto era bastante diferente. En la era de las micros amarillas, en enero de 2001, el elenco que dirigía Nelson Acosta viajó hasta la ciudad de Calcuta para participar en la “Copa Millenium“, un “célebre” torneo de selecciones que reunió en la India a “selectos” equipos como Bangladesh, la selección universitaria de Japón y… “La Roja“.

Desde el comienzo, la “Copa Millenium” fue un chiste, debido a la organización inferior a los estándares del mundo amateur. Prueba de ello es que, a pocos días de comenzar el evento, las “colosales” selecciones de Irak, Camerún e Indonesia renunciaron a participar, por lo que tres de los cuatro grupos quedaron con sólo tres participantes.

El motivo de la renuncia de Indonesia merece un par de líneas: Esta selección estaba representada por el club Harimau Tapanuli. Sin embargo, la organización se molestó porque el equipo incluía jugadores extranjeros (cuatro australianos y dos tailandeses). De esta manera, a los “Hartap” no les quedó otra que que bajarse de la “fiesta”.

UN DEBUT POSTERGADO

El grupo 1 quedó conformado por Yugoslavia (aún existía como federación de fútbol), Bosnia Herzegovina y Bangladesh; en el 1 quedaron el equipo B de Uruguay, Islandia y el local India; en el 3, Jordania, Rumania y Hong Kong; y en el 4, Chile, la selección universitaria de Japón, Uzbekistán y Bahrein. ¿Grupo de la muerte? En realidad todos, por el “olor a muerto” de los equipos.

Nelson Acosta llegó a Calcuta con una misión similar a la de Juan Antonio Pizzi en la reciente China Cup: Encontrar alternativas para el equipo estable, aún comandado por Iván Zamorano y Marcelo Salas. Eso sí, por esos años la realidad era decepcionante debido al paupérrimo desempeño en las clasificatorias rumbo al Mundial de Corea y Japón. En todo caso, la Copa América de Colombia -que se jugó meses más tarde- podía ser una salvación, por lo que el DT debía hallar variantes para ello en este peculiar torneo de selecciones.

En cuanto los a puntos, la “Roja” arrasó al lograr las nueve unidades que le permitieron ganar el grupo 4. Del juego, poco se supo por estos lados, pues ningún chileno vio a través de la televisión el desempeño de los “gladiadores” rojos.

El debut sería ante Bahrein el 10 de enero de 2001. Sin embargo, el equipo no pudo saltar a la cancha: el equipaje perdido por la delegación en Johannesburgo, Sudáfrica y que posteriormente fue derivado a Singapur no llegó hasta el Aeropuerto Ashok de Calcuta, por lo que el combinado nacional quedó desprovisto de toda implementación deportiva.

Así, el calendario se movió y el estreno fue ante la selección universitaria de Japón, a la que se le ganó 1-0 con gol de Héctor Tapia a los 34′. En el segundo pleito, Chile ganó 2-0 a -por fin- Bahrein con goles de Tapia (28′) y Fernando Martel (81′). Y en el duelo final, la victoria esta vez fue sobre Uzbekistán, con anotaciones de Marco Villaseca (40′) y Sebastián González (85′).

SIN TERCER LUGAR

De este modo, la Selección Chilena trepó a los cuartos de final, donde se encontró con Islandia (el mismo contendor ante el cual ganaría más tarde la China Cup). El resultado fue una victoria por 2-0, con un doblete de “Chamagol” (37′ y 50). Todo marchaba sobre ruedas a pesar que la delegación debió cambiarse de hotel por las incomodidades, y que también tuvo numerosos problemas con la alimentación.

En el rectángulo verde, la racha triunfal se cortó en las semifinales con la derrota ante Bosnia-Herzegovina por 1-0.

Un capítulo aparte para la ronda de los cuatro mejores: de acuerdo al calendario original, Chile debió jugar ante la selección universitaria de Japón. Sin embargo, la organización determinó modificar el adversario debido a que ya se había enfrentado a los nipones en la ronda de uno de “los grupos de la muerte”.

Pero no fue ese el único chacreo. Ni el peor: tras caer en semifinales, el equipo de Acosta tenía la opción de jugar por el tercer puesto y regresar al país con un poco más de felicidad. Sin embargo, el duelo fue suspendido por los organizadores.

Este torneo fue una simple h…. Lo mejor era no discutir más con el comité organizador para intentar jugar por el tercer lugar, porque de ser así deberíamos quedarnos acá como hasta el 29, y de verdad que ya no aguantamos un día más… Conversamos con la gente de Japón y quedamos de repartirnos los 50 mil dólares que había como premio para ese puesto“, dijo en ese minuto un integrante del equipo chileno a La Tercera.

Marco Araya, jefe de la delegación, agregó que “no sólo no nos han pagado la plata, ya que todavía nos adeudan 55 mil dólares por nuestra participación, sino que además llegan y suprimen la definición por el tercer lugar, con lo cual nos privan de la posibilidad de ganar el premio establecido para dicha instancia y que asciende a los 50 mil dólares”.

En Chile, las recriminaciones por haber asistido a la Millenium Cup iban de lado a lado. El más crítico era Acosta. Al respecto, el dirigente Alfredo Asfura aseveró días después del fin de esta “fiesta” que “la idea de participar en la Copa Millenium fue del directorio y que en el informe que debe entregar el técnico cuando vuelva de Calcuta seguramente se detallarán los inconvenientes que hubo. En ese momento, y con el contrato que firmamos en mano, veremos lo que cumplieron y lo que no“.

Al menos, 16 años después de esta odisea, la única queja que podrían tener los campeones de la China Cup son los siempre incómodos efectos del jet lag.

LOS HÉROES VIAJEROS

  • Arqueros: Marcelo Ramírez y Javier Di Gregorio.
  • Defensas: Cristian Álvarez, Moisés Villarroel, Rafael Olarra, David Henríquez, Alex von Schwedler, Eros Pérez y Rodrigo Tello.
  • Volantes: Claudio Maldonado, Rodrigo Meléndez, Marco Villaseca, Milovan Mirosevic, Rodrigo Núñez y Francisco Arrué.
  • Delanteros: Fernando Martel, Sebastián González, Héctor Tapia y Marco Olea.

Seguir leyendo