*

La triste muerte de la YouTuber que quería curar el cáncer con jugos y rezos

16 FEB 2018 / Ciencia

La triste muerte de la YouTuber que quería curar el cáncer con jugos y rezos

Mari López, quien aseguró que había superado la enfermedad siguiendo la ruta del veganismo y de Dios, falleció tras un rebrote del mal en su cuerpo


Por más que lo deseemos, lamentablemente las curas milagrosas no existen, sobre todo cuando lidiamos con una enfermedad tan cruel e incomprendida como lo es el cáncer.

Mari López, fue diagnosticada hace dos años con la peligrosa enfermedad, pero al ver como el tratamiento tradicional no le funcionaba, decidió ir por una ruta alternativa. Se informó a través de Internet y en seminarios sobre el poder de la alimentación y de la dieta crudivegana, que podría ayudarla a salvarla de su enfermedad. Tras 90 días de tratamiento en base a jugos de limón, jengibre y vegetales crudos, Mari aseguró que se había limpiado de todas sus toxinas y que los médicos no podían creer que lo que había pasado: su cáncer, en Fase 4, ya había desaparecido.

Es así como con ayuda de su sobrina Liz, decidieron armar un canal de YouTube para contar su experiencia. El canal, llamado Liz and Mari, contenía todos los pasos que su tía siguió para vencer la enfermedad: cambiar la dieta a una estrictamente vegana y además rezar mucho, lo que también le ayudó a curar, en sus propias palabras, sus “conductas homosexuales” en el pasado.

Sus videos llegaron a tener más de 11 mil suscriptores, logrando hasta 300 mil visitas en sus obras más populares y además, convirtiendo al dúo en una suerte de prueba empírica citada por todos los charlatanes que gustan de desacreditar a la medicina moderna a cambio de estos tratamientos naturales.

Pero era cosa de tiempo para que la historia terminara como ya estaba escrita: el cáncer, que probablemente nunca dejó su cuerpo, se extendió de manera agresiva a su sangre, pulmones e hígado en octubre del año pasado, lo que finalmente terminó con su vida durante la semana. Liz, la sobrina, deshabilitó todos los comentarios del sitio y además, editó las descripciones de los videos explicando la trágica situación.

La situación, no deja de ser terrible para al familia, pero debe dejarnos una enseñanza: el cáncer es una enfermedad tan impredecible que suele ser injusta. Ni Steve Jobs, con todo el dinero del mundo pudo con ella, pero estoy seguro que todos conocemos historias de personas que sí han logrado superarla siguiendo los tratamientos indicados y a tiempo. Lo importante es que YouTube está lleno de historias con intereses ocultos. A veces es para vendernos productos que no sirven o en este caso, para introducir de a poco la agenda de una iglesia en específico.

Pero bajo ninguna circunstancia la opción principal debe ser reemplazar tu tratamiento por una rutina que viste por internet o te compartieron por Facebook. La vida es algo demasiado valioso como para dejársela a cargo del consejo de dos YouTubers por muy buenas que hayan sido sus intenciones. Y a veces, el precio de comprenderlo suele ser demasiado alto.

Seguir leyendo