*

Las ventas ratifican a Roman Reigns como el número 1 de la WWE

27 AGO 2018 / Wrestling

Las ventas ratifican a Roman Reigns como el número 1 de la WWE

El actual campeón Universal, abucheado por una parte no menor de la audiencia, superó a John Cena y es el luchador que vende más productos actualmente.


Tal como pasó c0n John Cena, quien fue elegido como la cara visible de la WWE por más de una década, ganando todo lo que había por ganar y protagonizando todas las historias importantes, una parte no menor de los fans han dirigido sus abucheos directamente a Roman Reigns. El actual campeón Universal es el foco de las historias de RAW, el programa de televisión más importante para Vince McMahon, pero una parte de la audiencia vocifera en contra de una decisión que no comparten y menos quieren entender.

Pero un nuevo reporte del Wrestling Observer Newsletter, que es la publicación más importante de la lucha libre, indicó que Reigns está al tope de las ventas de merchandising y por primera vez superó a John Cena, quien estuvo al tope de las ventas durante los últimos 15 años.

El denominado “gran perro” ahora es el luchador que vende más poleras, figuras de acción, accesorios y todo lo que pueden encontrar en la tienda oficial de la WWE y las tiendas de concesiones en el mundo. Esos números son los que ratifican y sustentan a Reigns como el número 1 en las historias, instalándose como campeón o como protagonista de los eventos principales de cada evento, incluyendo Wrestlemania.

¿Pero cómo es posible que un luchador tan abucheado venda tanto? Ciertamente no existen cifras oficiales, pero tomando como experiencia lo que sucedió con John Cena, parte importante de esas ventas radican en el público infantil de la compañía. Si las historias venden a un nuevo héroe, ese segmento del público lo abrazará como tal y Vince McMahon tiene claro que la dinámica funciona, ya que es algo que viene realizando desde la época en que Hulk Hogan era la gran cara de la lucha libre para el mundo.

Que la WWE mantenga a Reigns como el foco de sus historias, en el rol de héroe (o babyface para los fans), solo implica una una decisión táctica para incluir a mujeres, niños o fanáticos casuales, quienes no solo compran sus productos, sino que también ayudan a confrontar reportes como el de Sports Business Journal,  que indicó que la edad media de los fans de la lucha libre se duplicó desde el año 2000. Los fans viejos, en ese sentido, pueden seguir criticando, pero no cambiarán nada si no hacen que los bolsillos de Vince McMahon se resientan.

Tal como lo explica Dave Meltzer, el hombre tras el Wrestling Observer, “la [WWE] aprendió de John [Cena] que las personas que te abuchean en la televisión no significan nada, así que no importa cuánto abucheas, siempre y cuando compres tus boletos”. En ese sentido, el hecho de que los detractores de Reigns sigan comprando tickets o estén suscritos a la WWE Network acallan sus abucheos. La WWE tiene claro que por muy crítica que sea, su masa fiel de audiencia seguirá ahí tal como en en el pasado.

Tengan en cuenta que en su informe de ganancias del segundo trimestro de 2018, la WWE reportó $50.2 millones de dólares en ingresos por productos de consumo. Pero aunque estas cifras representan disminuciones en comparación a las cifras de 2017, al mismo tiempo implicó un aumento del 9% en comparación al primer trimestre gracias a las regalías que representaron la venta de productos para el consumidor. Las mismas que ahora lidera Reigns.

 

Seguir leyendo