*

Lavín Red Son: La postal del alcalde junto al graffiti que lo vuelve comunista

20 JUL 2018 / Actualidad

Lavín Red Son: La postal del alcalde junto al graffiti que lo vuelve comunista

En su visita a Valparaíso, el edil de Las Condes posó junto a uno de sus más extraños homenajes: uno que lo muestra como un Superman soviético.


Desde hace un tiempo que Joaquín Lavín viene descolocando a los círculos más conservadores de este país. Desde que se convirtió en twittero, Lavín se ha vuelto un defensor animalista, un enemigo del acoso callejero y más recientemente, el defensor de un proyecto de viviendas populares que aterra a los sectores más acomodados de Las Condes. Su acercamiento con el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue -del partido Comunista- también ha sido visto como algo poco convencional para un miembro del partido más conservador de Chile.

Y aunque para muchos no sea más que una estrategia de lavado de imagen para lograr su anhelado sueño de lograr la presidencia de Chile -aventura que ya ha fallado en dos ocasiones-, lo cierto es que para muchos, esta versión de Joaquín Lavín parece ser sacada del mundo de la ficción y particularmente de los cómics.

Superman: Red Son es una miniserie escrita por Mark Millar, publicada en el año 2003 y que cuenta la historia de qué hubiese pasado si el kriptoniano hubiese caído en Ucrania en lugar de Kansas, convirtiéndolo así es un ícono comunista en lugar del ídolo americano que conocimos en su historia.

Esta realidad alternativa fue la que motivó la creación de un famoso grafitti aparecido la semana pasada en Valparaíso, en donde vemos a Lavín encarnando el espíritu de esta historia, exhibiendo los que aparentemente son sus verdaderos colores (al menos temporalmente).

Claramente la distancia entre Lavín y el partido comunista sigue siendo irreconciliable. En febrero, el alcalde calificó a los comunista de fomes porque nunca dejan de hablar de política. Algo que, de todas maneras, no le impidió sacarse una foto junto al viralizado homenaje, sin antes mencionar que no se siente identificado ni por la hoz con el martillo pero tampoco por Superman.

Hubiese sido más impactante haber visto a Lavín abriéndose la camisa para revelar cuál es el logo que oculta tras su vestimenta, pero algo nos dice que en esta realidad el origen de este personaje no está en Ucrania sino que sigue estando en Chicago.

Seguir leyendo