*

El final de The Leftovers respondió lo que nadie esperaba

5 JUN 2017 / Series

El final de The Leftovers respondió lo que nadie esperaba

La serie de HBO concluyó con una respuesta sobre el destino del 2% de la población que desapareció en la "Ascensión".


Considerando lo que había sido The Leftovers, y el hecho de que tras su historia estaba Damon Lindelof (Lost), no habían muchas expectativas respecto a que la serie pudiese responder sobre el gran misterio que impulsó al mundo deprimido que poblaron sus personajes desde el primer episodio: ¿Qué sucedió con el 2% de la población mundial que desapareció? ¿Fue un acto de intervención divina? ¿Fue realmente el Arrebatamiento?

Pero el último capítulo de la serie de HBO, titulado “The Book of Nora“, finalmente entregó una respuesta, sin olvidarse que lo suyo siempre fue más el impulso de los personajes. Considerando que el foco de la serie habían sido los efectos que el evento de “Ascensión” tuvo sobre el mundo, en una propuesta sobre la perdida y el sentirse resquebrajado, dicha ruta paulatinamente fue dejando muchos espectadores en el camino.

Pero al mismo tiempo, también quedó un puñado de seguidores muy fieles que esperaban una resolución. Y la tuvieron.

En los últimos momentos de la serie, que se centraron en un futuro en donde el mundo ha seguido existiendo tal y como se esperaba, una vieja Norah Durst (Carrie Coon) revela que la máquina que le prometieron sí hizo resultado y pudo cruzar hasta el lugar en el que se encuentran las personas que desaparecieron con la “Ascensión”, entre los que se incluía su esposo y sus hijos.

En un capítulo marcado más por la emoción que la razón, en una respuesta más de ciencia ficción que religiosa, Nora revela que existe una realidad alternativa. Se trata de una Tierra en donde el 2% de las personas vio cómo se desvaneció el 98% restante. Para ellos, los que desaparecieron fueron personas como la propia Nora, Kevin o la gente que formaba parte del “Remanente Culpable”.

Al salir de la máquina, en ese otro lado de la moneda, Nora se encontró con un mundo despoblado, en el que tardó en encontrar personas y, por lo mismo, no le era fácil concretar un viaje que le permitiese salir de Australia. En ese mundo paralelo, en el que no existían los suficientes pilotos, Nora concretó una larga travesía para llegar a Nueva York y volver a su hogar, en donde tenía la esperanza de reencontrarse con los suyos.

Tras mucho tiempo de viaje, Nora logró llegar hasta a su hogar, en donde se concretó su ansiado deseo. Ahí logró ver a sus hijos, ahora crecidos, junto a su esposo. Pero este estaba acompañado de una mujer. En ese punto, Nora se da cuenta de que en esa Tierra paralela, su familia fue afortunada, porque se tenían el uno al otro para afrontar un mundo lleno de huérfanos.

De este modo, Nora llegó a la conclusión de que ella era una “fantasma” y lo que le queda es seguir adelante e intentar regresar al mundo en el que está el 98% restante de la población. Tras mucho tiempo, logró encontrar al creador de la máquina para crear una nueva y así lograr retornar. Ante la incredulidad que podría generar esa revelación, Nora desconfía de que el viejo Kevin pueda comprender. Pero este lo hace, le cree su versión.

El episodio final de The Leftovers a grandes rasgos se centró en este futuro, en donde la vieja Nora vive alejada y no quiere volver a conectar con Kevin, quien durante mucho tiempo se negó a creer que estaba muerta y, al mismo tiempo, estaba decidido a sanar lo que había roto en su relación. Ambos, quebrados y perdidos, logran volver a conectar solo después de ser francos, asumiendo que no siempre tuvieron las respuestas, pero la más importante es la que ellos representan para el otro que tienen al frente.

Ese siempre fue el foco de esta serie, que a la larga terminó sorprendiendo dando una respuesta que pensamos que jamás entregaría. Pero también sorprendió al entregar más esperanza de la que alguna vez tuvo.

¿Qué te pareció el final de The Leftovers?

Seguir leyendo