*

Los entrenadores “bomberos” más célebres del fútbol chileno

1 FEB 2017 / Deportes

Los entrenadores “bomberos” más célebres del fútbol chileno

Este es un humilde homenaje futbolero para los reales bomberos, quienes por estos días trabajan incesantemente para extinguir las llamas del mega incendio de la zona central.


La definición más simple de “bombero” es la de “persona que apaga incendios”. En paralelo, en el fútbol chileno existe un grupo de entrenadores que -al igual que los voluntarios- cada cierto tiempo son o han sido convocados por los clubes para combatir los propios incendios dentro de la cancha.

Se trata de técnicos que están atentos ante cualquier llamado que signifique enmendar una mala campaña o salvar a algún equipo del descenso.

Lo que viene es un pequeño listado de técnicos que han sido varias veces requeridos como “bomberos”, según el lenguaje sabanda. Una arista futbolera para brindar un pequeño homenaje a los reales bomberos que, por estos días, luchan incansablemente para apagar las llamas del megaincendio de la zona central.

Fernando Cavalleri

En su currículum, “palito” puede jactarse de haber salvado del precipicio a distintos equipos. La última vez fue en Rangers en 2010: los piducanos se acercaban peligrosamente a la Tercera División hasta que llegó el argentino nacionalizado chileno, quien cumplió plenamente con salvarlos de perder la categoría.

Años atrás, había salvado a Coquimbo Unido (reemplazó al DT argentino Angel Celoria en 1999) y a Deportes Puerto Montt (2005) de caer a la Primera B. Además, cada vez que Deportes Concepción lo requirió, estuvo allí para levantar a los del Biobío.

Arturo Rodenak

Con todo merecimiento, “Palitroque” fue declarado ciudadano ilustre de Talca antes de fallecer en 2012. Y uno de los argumentos para tal distinción podría asociarse a las veces que asumió la banca de Rangers cada vez que un DT era destituido o bien renunciaba al cargo por malos resultados. Eso sí, tiene una gran campaña a su haber: En 1985 disputó la liguilla para clasificar a la Copa Libertadores. También dirigió a Deportes Linares.

Roque Mercury y Gastón Guevara

Ambos técnicos son identificados con Deportes Temuco (o Green Cross en sus años mozos). Al igual que “Palitroque”, cada vez que en La Araucanía necesitaba enderezar el tranco para no caer en el pantano, ambos eran los elegidos para la salvación. Mercury tuvo su gran año en 2001 con el título de la Primera B a varias fechas del final.

Además, Mercury fue llamado por Santiago Wanderers en 1992 para evitar el descenso a Tercera División. El objetivo lo logró haciendo dupla con Isaac Carrasco.

Hernán “Clavito” Godoy

Hacia el final de la temporada 2015-2016, Santiago Morning avanzaba derechito a la Segunda División Profesional. Pero un nuevo retorno de “Clavito” al elenco de la “v” negra los salvó del descenso. De entrada, y con el hombre de la pizarra en la banca, los recoletanos ganaron un duelo clave a Barnechea, cuadro que finalmente perdió la categoría.

Sin embargo, aquella no ha sido la única vez que Godoy salvó a un equipo del descenso. Mucho antes, en 1999, arribó a Unión San Felipe para reemplazar a Julio César di Meola y enderezar el recorrido. Finalmente, terminaría descendiendo Deportes Colchagua.

DATO: ¿Quiere conocer a un joven Hernán “Clavito” Godoy?

Jorge Garcés

En 1997, Deportes Puerto Montt hacía su estreno en Primera División. Las cosas partieron muy complicadas, con derrotas seguidas que hacían presagiar un inminente descenso… hasta que el hombre de la corbata llegó al banco. De ahí en adelante, nada paró a los entonces llamados “mariscales”.

Un año más tarde, la historia era similar pero mucho más al norte: Deportes Iquique había vuelto a la máxima categoría del fútbol nacional pero no veía una en el campeonato. Y al igual que en el sur, Garcés asumió en el cargo para redirigir a los “dragones celestes”, con el recordado 4-1 ante Universidad de Chile en que Héctor “Caldillo” Vega fue la gran figura.

¿Más coincidencias? En 2006, O’Higgins volvió a Primera División pero con malos resultados con Óscar Meneses en la banca. Ante este desolador panorama, Garcés se hizo cargo del equipo con un espectacular repunte. De hecho, estuvo a un Rubén Selman de jugar la final del Clausura de ese año.

Si recuerdas otro caso de un entrenador “bombero”, no dudes en comentarlo con nosotros.

Seguir leyendo