*

Los fantasmas no existen según datos del Gran Colisionador de Hadrones

24 FEB 2017 / Ciencia

Los fantasmas no existen según datos del Gran Colisionador de Hadrones

La entropía hace imposible que existan, aunque un 50.5% de los chilenos crea en ellos.

Un 42 por ciento de los estadounidenses creen en la existencia de fantasmas. Un 50.5 por ciento lo cree en Chile según datos de Conicyt. El éxito de películas como El Conjuro remarca la afición por el tema, mientras los sucesos paranormales son pan de cada día con expertos como Hugo Zepeda cautivando a la audiencia.

Pero Brian Cox, un físico teórico británico de la Universidad de Manchester, sostiene que no hay espacio para la existencia de fantasmas en el Modelo Estándar de la Física, ya que ninguna sustancia o medio puede seguir cargando la información tras la muerte y, más aún, no ser detectada por el Gran Colisionador de Hadrones,  el acelerador y colisionador de partículas ubicado en Ginebra.

En Real Clear Science explican que, durante su participación en el podcast The Infinite Monkey Cage de la BBC, Cox explicó que “si queremos que persista [después de la muerte] algún tipo de patrón que contenga información sobre nuestras células vivas, entonces debemos especificar con precisión qué medio lleva ese patrón y cómo interactúa con las partículas de materia de las cuales están hechos nuestros cuerpos“.

En otras palabras, debemos inventar una extensión del Modelo Estándar de la Física de Partículas que ha escapado a la detección en el Gran Colisionador de Hadrones. Eso es casi inconcebible en las escalas de energía típicas de las interacciones de partículas en nuestros cuerpos“, explicó.

En ese sentido, el popular astrofísico Neil deGrasse Tyson, quien fue parte del programa, preguntó: “Si entiendo bien lo que has declarado, ¿el CERN, el centro europeo para la investigación nuclear, está desmintiendo la existencia de los fantasmas?“.

La respuesta de Cox fue un simple pero definitivo: ““.

El académico explicó que no existe una energía o sustancia que provoque que nuestros cuerpos se muevan, que es lo que podría impulsar la existencia de un fantasma. Además, las mediciones del colisionador sobre la interacción de las partículas hace imposible que este supuesto exista.

Considerando que el Modelo Estándar de la Física de Partículas es tildada como una teoría incompleta, Cox igual sostiene que la existencia de fantasmas no está dentro de las posibilidades de aquello que no es contemplado por la teoría. Y de forma más importante, los fantasmas contradicen la segunda ley de la termodinámica. Es decir, que la entropía total de un sistema aislado siempre aumenta sobre el tiempo. La energía se agota. Es lo único que persiste en nuestro universo.

Y para entender la entropía, en vez de enviarlos a un link de Wikipedia, no hay nada mejor que recomendarles leer el cuento La Última Pregunta de Isaac Asimov.

Seguir leyendo