*

Los mejores momentos de Dragon Ball que no forman parte del canon

14 SEP 2018 / Anime

Los mejores momentos de Dragon Ball que no forman parte del canon

Cuando el anime estaba por alcanzar al manga, a Toei Animation no le quedaba otra que echar a andar la imaginación y crear personajes, escenas, episodios y hasta sagas completas, que nada tenían que ver con la obra de Toriyama.


Si bien Dragon Ball se emitía de forma semanal en su natal Japón, no era suficiente tiempo como para que Akira Toriyama dibujara el manga en el que estaba basado la serie.

La solución para ese problema, y que no solo ocurre en Dragon Ball, era crear escenas, episodios e incluso sagas enteras con el fin de ganar tiempo y no quedar sin material para el anime.

Sin embargo, a pesar de que estos episodios nada tenían que ver con la historia que dibujaba Akira Toriyama, Toei Animation se las ingenió para que estos “rellenos” se ganaran igual un pedacito en los corazones de los fan.

Por eso recordamos grandes momentos que no fueron canon pero que recordamos como si lo fueran.

El regreso del abuelo Gohan

Unas de las escenas más emotivas de Dragon Ball es sin duda cuando Goku se reencuentra con su abuelito Gohan. Tranquilos, eso es canon, pero lo que no lo es el reencuentro que ambos tuvieron tiempo después.

Goku y Milk, ya comprometidos, intentan apagar el fuego que regresó a la montaña de Ox Satán, el que se encuentra encerrado con el vestido de novia de Milk. Luego de varios episodios buscando el Basho-sen, que al final no sirve de nada, se enteran que la única forma de apagar el incendio es apagando un horno mágico.

Es ahí cuando se reencuentran con el abuelo Gohan, escena mucho menos emotiva que el original.

Si bien el abuelo está muerto, tiene un trabajo de “medio tiempo” en el lugar del horno. Probablemente en el otro mundo tampoco las pensiones son dignas. En ese momento el abuelo Gohan se entera que Goku se va a casar, cosa que termina ocurriendo al final de esta mini saga de relleno.
Lamentablemente, nunca más sabremos del abuelito Gohan en Dragon Ball, a pesar de que el ingrato de Goku viaja al más allá cuando quiere.

Gohan y el señor Robot

Gohan se encontraba en pleno entrenamiento de Picoro, cuando cae en una cueva donde conoce a un robot. Imposibilitado de salir del lugar, Gohan y el sr Robot forman una amistad.

Lamentablemente la cueva comienza a colapsar y el robot intenta envalentonar al cobarde Gohan para que huya. Finalmente, el señor robot ocupa sus pocas energías para ayudar salir a Gohan.

Ya moribundo le dice al hijo de Goku “Aunque estés solo, no debes de llorar, no debes depender de otros, trata de sobrevivir por ti solo”.

El hijo de Goku llora por la pérdida de su amigo, pero al final se le ve cambiado por la experiencia vivida.

Yamcha, el beisbolista

Los saiyajin Napa y Vegeta se dirigen a la Tierra y para intentar enfrentarlos Kamisama cita a los Guerreros Z para que entrenen con él.

Todo el reclutamiento es un “relleno”, pero sin duda, la parte más relevante, y que marcó para siempre al personaje, es cuando vemos a Yamcha jugando béisbol. Es tan importante este momento, que en Dragon Ball Super vemos al ex de Bulma como el héroe en un partido de este deporte entre los universos 6 y 7.

Pero volvamos a este momento de Dragon Ball Z. El “lobo solitario” no solo tiene habilidades en el juego, sino también demuestra ser un gran peleador cuando se arma una trifulca. Es probablemente la pelea más exitosa de Yamcha en toda la serie. Casi una reivindicación a sus vilipendiadas habilidades como guerrero.

Goku le teme a las inyecciones

Goku murió, estuvo en el otro mundo, revivió y se enfrentó en una terrible batalla a Vegeta,el principe de los saiyajin, pero todo esto no sirve de nada a la hora de enfrenta a su peor rival: una inyección.

No fueron pocos los que se vieron reflejados en la cobardía de Goku a la hora de tener que someterse a una inyección. Si lo utilizaron como excusa cuando eran chicos, deberían agradecer que sus padres nunca se enteraron que este temor nunca fue canon.

El primer pololeo de Krilin

Pensar que el primer pololeo de Krilin no es canon es muy triste, pero así lo fue.

Maron es un estereotipo de una mujer guapa, interesada y tonta. Nunca recuerda los nombres y parece no entender nada de lo que está pasando.

Si bien el mejor amigo de Goku hasta se ilusiona en casarse, al final la chiquilla lo termina dejando por un tipo con auto, y vemos al pobre de Krilin destruido por la desilusión amorosa. Eso hasta que conoce a 18.

¿Todos contra Cell?

Emoción, es lo que un fan de Dragon Ball siente cuando ve a Picoro, Ten Shin Han, Krilin y Yamcha acudir en ayuda de Gohan que se enfrenta, ya casi sin energías, a Cell.
Una vez que llegan al lugar todos atacan con sus mejores técnicas a Cell, que no recibe daño alguno y los trata de “molestias”.

Sin embargo, es épico ver a los Guerreros Z combatiendo contra un rival muy superior y escucharlos con emotivos diálogos en el que rememoran su larga amistad con Goku.

Tremenda escena que nunca ocurrió en el manga. De todos modos, gracias Toei por ese hermoso momento.

Goku y Picoro toman clases de conducción.

Es sin duda el capítulo no canon más recordado de todo Dragon Ball. Por petición expresa de Milk, cansada de la teletransportación como medio de transporte y , Goku debe tomar clases de conducción, para que de esa forma, puedan salir de compras como una familia normal. De rebote Picoro también termina yendo a clases de conducción, amenazado con que no tendrá comida.

El resultado es uno de los episodios más hilarantes del anime. Mientras Goku conduce pésimo, un aplicado Picoro logra manejar de buena manera. A pesar de eso, el espíritu competitivo de ambos arruina toda la clase.

Finalmente, el episodio termina con el cliché de los rellenos, cuando ambos terminan salvando un autobus con niños.

Seguir leyendo