*

Elecciones 2017: El ataque de los corpóreos

31 OCT 2017 / Actualidad

Elecciones 2017: El ataque de los corpóreos

Las elecciones presidenciales y parlamentarias pueden estar escasas en ideas, pero si en algo han sido fructíferas es en la creación de nuevos personajes.


El tiempo pasa y las estrategias electorales también. Si antes las elecciones estaban llenas de chapitas, jingles, palomas y carteles, las elecciones presidenciales y parlamentarias de este año han introducido un nuevo elemento a la ya extensa fauna de personajes asociados al mundo político: los corpóreos.

Generalmente asociados a marcas e instituciones, los corpóreos se han convertido en una suerte de fetiche para la generación de las redes sociales. Nuestro país ha sido testigo de partidos de fútbol, celebraciones de cumpleaños y hasta competencias de baile de estos queridos personajes, por lo que su llegada al reino político era cosa de tiempo.

Y es que en cierta forma, el corpóreo es una nueva forma de marcar presencia, una suerte de paloma o cartel móvil con la que la gente puede tomarse fotos y mostrar al candidato en muchos lugares de manera simultánea. Pero el corpóreo es también un arma de doble filo, porque así como muestra al candidato de una forma más lúdica, también es fácilmente trolleable por el otro extremo, quienes intentarán golpear al corporeo tal como un niño perseguía a su héroe favorito en el supermercado.

Es por eso que en Mouse hemos preparado una suerte de ranking con lo mejor, lo peor y lo derechamente bizarro que nos trae el mundo de los corpóreos en las elecciones.

La revolución de Piñerín

Piñerín fue el primero corpóreo político presentado en esta campaña y claramente ha sido del que más se ha hablado. La movida no solo ha servido para los actos de campaña del ex presidente sino que también para extraños momentos de interacción entre el propio Piñera y Piñerín.

Ojo que es Piñerín quien lleva la camiseta de la selección y no el candidato, ya que se supone que Piñerín representa el lado lúdico que a Piñera tanto le cuesta manejar. Es por eso que quizás Piñerín nunca habla, ya que también sabe cuando callar.

Pero el desembarco de los piñerines va mucho más allá de las redes sociales. Ya se han preparado 50 piñerines para preparar una ofensiva corpórea de dimensiones que nunca antes se habían visto. Una imagen para algunos dantesca que ya pudimos ver adelantada en el lanzamiento del programa de Piñera, donde los muñecos prepararon las aguas.

A esta altura ya no sabemos por quién votar, si es por Piñera o su versión fantástica, el Piñerín. Lo cierto es que tras su impacto, comenzaron a aparecer muchos otros corpóreos, que son los que vamos a analizar.

Nogueirina, siga participando

Claudia Nogueira, la cuestionada diputada de la UDI que va a la reelección, es dueña del que quizás sea el peor corpóreo de todas estas elecciones. Se trata de Nogueirina, cuya factura le hace un flaco favor a la parlamentaria, ya que en realidad el corpóreo no se parece en nada a la candidata. Es casi como si le hubiesen puesto una peluca a a un Piñerín modificado.

Algo que se nota mucho más cuando ponemos a ambos corpóreos uno junto al otro.

Claramente faltaron recursos para haber hecho una representación de mejor calidad, alguna otra idea, o haber optado a lo que hizo Paulina Núñez, quien repartió Barbies con su figura entre los antofagastinos.

Orreguín, el igualito

El caso de Orreguín es muy particular, ya que el intendente metropolitano no está postulando a ningún cargo, pero sin embargo, igual tiene su propio personaje, al que se le ha visto apoyando a diferentes candidatos de la DC.

De todas formas, Orreguín es real y es probablemente el que más se parece al político al que representa. Quizás sea por la barba perfectamente calcada a la del intendente, o porque a Orrego siempre lo he visto de una forma más bien cómica, llama la atención el interés por el detalle de un corpóreo que ni siquiera va a la elección. Quizás es para enviarlo a alguna campaña y que no se den cuenta que el verdadero Orrego se quedó en la casa.

Rojín, el infantil

Sin conocer todavía su nombre real, suponemos que el corpóreo del “Rojo” Edwards se llama Rojín. Un personaje que en realidad podría ser la mascota de algún jardín infantil o de una nueva temporada de Los Teletubbies, no sabemos que es lo que realmente se pretende con Rojín, considerando que los votantes de esta elección, hasta donde yo sé, son todos los mayores de 18 años y que hace rato dejaron de comer cereales. Sabemos que hay que motivar a los jóvenes a votar, pero nunca tan jóvenes.

Bigotín, el millenial

Cuando tienes un nombre y un apellido que ya terminan en -ín, es dificil encontrarle nombre a tu corpóreo. Por suerte, Joaquín Lavín Jr. le dio una vuelta a la fórmula y nos regaló a su corpóreo llamado Bigotín, que a diferencia de todo el resto, no busca representarlo a él, sino que es más bien una mascota de su campaña. Una mascota que además, parece un emoji, lo cual está muy acorde a los tiempos en los que vivimos. Es quizás el corpóreo mejor ideado de todos, ya que el candidato puede posar a su lado sin que uno piense que está viendo doble, y además, puede fácilmente convertirse en iconografía para su campaña.

Eso sí, eso no quita que el corpóreo parezca Chispita disfrazado.

La licenciada Pepa

Mi fiel compañera.Gracias tocaya por ayudarme a entrar en el ❤ de tantas familias.Muy buen domingo!!!

Posted by Pepa Hoffmann on Sunday, October 29, 2017

Es cierto, sabemos que Pepa Hoffmann Peppa Pig comparten el mismo nombre, pero eso no te da automáticamente derecho a usar al personaje infantil dentro de tu campaña. Lo siento. Aunque de que sirve para que la gente se acerque, sirve.

Boza, el otro doctor

Posted by Dr. Boza Diputado on Tuesday, October 31, 2017

En el mundo de los corpóreos solo hay espacio para un doctor, y ése es el Doctor Simi.

Seguir leyendo