*

Love Tester: El día que Nintendo tuvo su propio Tinder

31 JUL 2017 / Nostalgia Pop

Love Tester: El día que Nintendo tuvo su propio Tinder

Una máquina capaz de predecir la compatibilidad de dos personas fue el primer acercamiento de la compañía japonesa con la electrónica, antes de Mario

Corría el año 1969. Muchos de nosotros aun ni siquiera habían nacido, pero Nintendo ya llevaba 80 años establecida como una empresa exitosa en Japón. La empresa, que nació como un negocio familiar de impresión y venta de juegos de cartas, y que entre medio tuvo inversiones en cadenas de taxis y en hoteles para enamorados había dado hace algunos años el giro que la convertiría en la compañía que hoy todos conocemos: una empresa de juguetes.

De la mano de un joven innovador llamado Gunpei Yokoi, la empresa comenzó a fabricar y vender sus propios juguetes, como la Ultra Hand, la Ultra Scope y la Ultra Machine. Todos fueron extremadamente populares en Japón y motivaron al presidente de la compañía, Hiroshi Yamauchi, a presionar a Yokoi para que creara más y más de este tipo de juguetes.

Así fue como la compañía llegó a crear uno de sus productos más extraños, pero que cierta manera empezó a pavimentar el camino hacia la Nintendo que hoy conocemos: el Love Tester

El Love Tester de Nintendo fue el primer dispositivo electrónico desarrollado de manera íntegra en la compañía y, como lo indica su nombre, se trataba de un aparato que prometía mostrar el nivel de compatibilidad amorosa que podría haber entre una pareja.

Se trata de un aparato muy sencillo que consta de dos cables con unos sensores de metal en cada extremo y un medidor que podía moverse del 1 al 100. Para usarlo, los pretendientes debían tomarse de la mano, mientras con la otra sujetaban una de estas puntas metálicas, las cuales generaban un pequeño circuito eléctrico. Este circuito finalmente hacía que el medidor subiera o bajara, entregando un índice de compatibilidad que para muchos era la excusa perfecta para empezar una conversación, o para huir de la misma.

Básicamente, era como darse like en Tinder. 

Aunque en la práctica, y para quienes quieran entender el truco, la flecha solo medía la conductividad eléctrica entre ambas personas, funcionando como el episodio de los electrocutados del Chavo del Ocho, pero con una carga eléctrica imperceptible.

Y aunque se trataba solo de un juguete, al Love Tester le fue muy bien, sobre todo en Japón, dado a que obligaba a los pretendientes a tomarse de la mano, algo que en esa época no se estilaba, sobre todo en las primeras citas. Era una forma de romper el hielo y de generar una conversación en base al número que este cupido electrónico nos entregaba. De hecho, el empaque original incluía una bolsa de plástico para poder transportarlo con facilidad y así poder llevarlo a cualquier evento social. Mejor aun, funcionaba solo con una pila AA.

Los más observadores podrán notar que el logo de Nintendo no es muy parecido al que tenemos el día de hoy. En esa época la compañía presentaba sus productos como “Nintendo Game”, y no sería hasta la década los 70 en que la empresa adoptaría el logo tradicional que conocemos.

El Love Tester alcanzó a salir fuera de Japón, aunque en cantidades limitadas y sin causar el impacto que luego llegaría con la serie Game and Watch, que fue la que realmente puso a la empresa en la órbita internacional. Es por eso que se ha vuelto un producto de colección, sobre todo para los fanáticos de la gran N. Hay copias selladas que se encuentran por sobre los 200 dólares, aunque con el tiempo aparecieron versiones más baratas que, hasta el día de hoy se pueden encontrar en tierras niponas.

Y a pesar de todo eso, el Love Tester ha sido uno de los proyectos más importantes y queridos por Nintendo, ya que fue la primera aproximación que tuvo la compañía hacia el mundo de la eletrónica y le siguió dando confianza a Gunpei Yokoi para desarrollar sus ideas. De hecho, el Love Tester ha hecho algunos cameos dentro de otros juegos de Nintendo, siendo el más famoso el de Pikmin 2.

En aquel juego, el Love Tester aparecía como “Prototype Detector”, y permitía al jugador saber cuando se estaba acercando a algún tesoro oculto en los mapas. Otras apariciones del aparato se pueden ver en Wario Ware Twisted! y en el remake de Nintendo 3DS del Majora’s Mask.

El Love Tester es quizás el producto con mayor visión a futuro que creo la compañía en su historia, ya que a ellos no solo les interesaba vender juguetes para los niños de los 60, sino que tenía que apostar a que en el futuro hubiese aun más niños para vender aun más juguetes. Y que mejor manera de asegurarse de ese mercado que lanzando un producto para hacer que la gente se enamorara, tuviera hijos y así seguir arruinando juventudes por muchas generaciones más.

Seguir leyendo