*

La polémica que obligó a Google a sacar las calorías de sus mapas

17 OCT 2017 / Tecnología

La polémica que obligó a Google a sacar las calorías de sus mapas

Una nueva función de Google Maps que mostraba el consumo de calorías que se lograba al caminar fue considerado discriminación por las redes sociales

Una de las últimas funciones implementadas por Google para mejorar su aplicación de Mapas debió ser removida debido a la mala recepción que tuvo en redes sociales.

Se trataba de un contador que aparecía debajo de cada ruta que se buscaba dentro de Google Maps, y que mostraba un promedio de cuántas calorías podrían quemarse al realizar esta ruta.

La opción no podía deshabilitarse, y comenzó a aparecer de manera aleatoria en diferentes usuarios de Google Maps en iOS. Hasta ahora, nada mal, simplemente se trataba de un dato con el cual Google probablemente estaba ayudando a motivar a la gente a caminar en vez de usar el automóvil o Uber para ir a cualquier momento.

Pero sabemos que las redes sociales no funcionan así y rápidamente comenzaron con los enojos, señalando que la función era discriminatoria y que en realidad estaba causando un mal para la sociedad. ¿Por qué?

La guerra contra las calorías en los mapas los comenzó la periodista Taylor Lorenz a través de su cuenta de Twitter. Fue la primera que publicó el pantallazo que está en esta misma nota, pero rápidamente comenzó a hablar en contra de la manera en que Google diseñó estos consejos, particularmente, bajo un sesgo machista y sesgado bajo una noción de normalidad que no existe.

Y el principal culpable de todo esto es un cupcake rosado. El pequeño pastelillo, que aparece en la portada de la nota, es el objeto que Google utilizó para ejemplificar cuántas calorías se estaban quemando.

Al poner el modo de guía del mapa, la aplicación te mostraba inmediatamente cuántos mini cupcakes se quemaban con esa cantidad de ejercicio, una medida arbitraria, pero que para muchos tenía claros tintes machistas. El diseño del cupcake y además su color, daban a entender, según las quejas del público, que la quema de calorías es algo que importa solo al público femenino.

Google, en tanto, explicó que eligió al cupcake sólo porque era una medida estándar, adecuada con la distancia que uno camina habitualmente y porque se acercaba de manera ilustrativa al mensaje que querían llevar. En el apartado donde explicaban la estimación de calorías, Google señala que “Una persona promedio quema 90 calorías al caminar una milla” y que “un cupcake tiene, en promedio 110 calorías por lo que les pareció lógico utilizar el ícono.

Pero no. 

Lorenz señaló algo que no deja de ser cierto: las estimaciones de calorías por lo general no pueden aplicarse a todo el mundo, ya que cada cual tiene un metabolismo diferente, el ritmo de la caminata afecta y también, el tipo de ingredientes que acompañaban a esas calorías. Por lo que, según la periodista, reducir la actividad física a la simple reducción de calorías podría ser incluso dañino, para quienes hayan tenido desórdenes alimenticios.

La interpretación que las redes sociales hicieron de este sistema es “camina para que puedas comer todos los postres que quieras”, cuando en realidad, esa nunca fue la intención de Google. Si junto a eso le sumamos que a Google se le acusó de asumir que existe un tipo de cuerpo normal, claramente la compañía ya no tenía escapatoria frente al categórico juicio de las redes sociales.

La opción más segura habría sido haber dado la opción de encender, o apagar este sistema a gusto del usuario, pero al parecer en Mountain View decidieron cortar por lo sano y simplemente eliminarán la función del mapa y así poder dormir tranquilos.

Una victoria más para Twitter.com.

Seguir leyendo