*

Martin Scorsese ahora critica a la influencia de los algoritmos a la hora de hacer cine

18 NOV 2019 / Cine

Martin Scorsese ahora critica a la influencia de los algoritmos a la hora de hacer cine

Tildó de "ilusión" a la idea de reemplazar a "la expresión individual o artística" con "algoritmos, fórmulas y cálculos de negocios".


Martin Scorsese, en medio de la presentación de su más reciente película, The Irishman, recibió el premio Kirk Douglas del Festival Internacional de Cine de Santa Barbara, remarcando la “profunda influencia” que tuvo el actor de Spartaco en su carrera.

Pero en el cierre de su discurso, y según consta en The Hollywood Reporter, el director cuestionó cómo la industria cinematográfica está tendiendo a los algoritmos, fórmulas y cálculos de negocios para desarrollar películas.

Me doy cuenta que el compromiso y la dedicación a la forma del arte siempre son raras, por lo que, tu sabes, cuando lo ves, este increíble compromiso y dedicación, por favor no lo des por sentado“, dijo.

Hoy es un nuevo mundo, por supuesto, y tenemos que ser extremadamente vigilantes. Algunos inclusive creen que estas cualidades de las que estoy hablando pueden ser reemplazadas por algoritmos, fórmulas y cálculos de negocios, pero por favor recuerden que todo es una ilusión porque no hay sustituto para la expresión individual o artística, como Kirk Douglas conocia y expresó durante su larga carrera cinematográfica“, agregó Scorsese.

Aunque en esta ocasión Scorsese no dirigió sus críticas a nadie en particular, y solo habló en general, una de las principales críticas contra el cine masivo de la actualidad apunta a cómo muchas de las decisiones responden a fórmulas o respuestas nostálgicas calculadas que solo responden a un afán de negocios y no a una visión propia de sus realizadores, que es algo que sí puede estar presente en películas pirotécnicas y así ha quedado patente en algunas de los mejores blockbusters de la historia.

Pero, al mismo tiempo, dicha visión también apunta a películas de menor presupuesto, pero realizadas con un enfoco de negocios, que van precisamente en contra de las expresiones artísticas que definieron al cine como el séptimo arte.

 

Seguir leyendo