*

El escritor de ‘Iceman’ criticó a Marvel Comics por falta de apoyo: “Estaba rodeado de cobardes”

29 JUN 2019 / Comics

El escritor de ‘Iceman’ criticó a Marvel Comics por falta de apoyo: “Estaba rodeado de cobardes”

Sina Grace detalló su experiencia de trabajo con la editorial en una extensa publicación donde apuntó a lo que define como "movimientos turbios".


En 2015, en medio de las páginas de All New X-Men #40 , Brian Michael Bendis contó que Bobby Drake, el héroe más conocido como Iceman, era gay. Tras la sorpresa que causó esa revelación entre los fanáticos de uno de los miembros fundadores del equipo mutante, en 2017 Marvel Comics decidió darle luz verde a la primera serie regular protagonizada por Iceman.

Dicha publicación, simplemente llamada Iceman, fue escrita por Sina Grace y con el arte Alessandro Vitti y Robert Gill apostó por mostrar a un Bobby Drake aprendiendo a ser él mismo y amarse por quien es, todo claro con pinceladas de acción y drama mutante.

Pero mientras este título fue celebrado por algunas personas, otros apuntaron sus dardos contra Grace criticando mucho más que los aspectos que siempre están sujetos a evaluación en un cómic. Un escenario que si bien puede no ser completamente sorpresivo, hoy es uno de los puntos centrales del extenso ensayo que Grace escribió sobre su período trabajando en Iceman para Marvel.

A través de Tumblr, y con motivo del fin del denominado Mes del Orgullo, Grace criticó el nulo respaldo que recibió cuando estaba trabajando en Marvel, ya sea en cuanto a la difusión de su trabajo como a la hora de enfrentar las críticas en su contra.

“No me sorprende que haya captado la atención de los trolls y fanáticos furiosos por asumir este trabajo”, escribió Grace. “Ya había una reacción violenta en torno a la manera en que Bobby Drake, alias Iceman, reveló que era gay, y Marvel necesitaba suavizar ese aterrizaje y poner un ‘y qué’ a la decisión. Después de un punto, casi podía reírme de las personas que pedían mi muerte, decían que habían recibido ‘SIDA canceroso’ de mi libro o insinuaban que soy capaz de sufrir una agresión sexual … casi”.

“Entre la cancelación de Iceman y su posterior resurgimiento, Marvel se acercó y dijo que notaron un comportamiento amenazante en mi cuenta de Twitter (solo después de pedirme que enviara un comprobante de toda la mierda desagradable que aparecía en línea)”, añadió el escritor. “Un editor me llamó- estas conversaciones siempre ocurren por teléfono- ofreciendo ‘consejos y trucos’ para lidiar con el acoso cibernético. Le corté. Todo lo que iba a hacer era decirme cómo valerme por mí mismo. Necesitaba que Marvel me apoyara con más oportunidades de trabajo para demostrar a los trolls que yo era más que un empleado de diversidad. ‘Te tendremos en cuenta’. Me cansé mucho de esa frase”.

Grace escribió Iceman por once números antes de que la serie fuera cancelada a fines de 2017 y posteriormente resucitada para 5 entregas más en 2018. Pero, pese a que estaba satisfecho con esa tarea, el escritor señaló que fue frustrante que Marvel Comics le pidiera escribir menos historias enfocadas en personajes homosexuales pero no le diera oportunidades para hacerlo.

“Incluso después de un año del nuevo editor en jefe diciendo que tenía talento y necesitaba estar en un libro que no  fuera ‘el personaje gay’, la única tarea que obtuve fuera de Iceman fueron de seis páginas de una versión de Wolverine donde tenía garras de diamante. Fabuloso, sí. Heterosexual, sí.  Sin embargo, sigue siendo el tipo de personaje gay”, sentenció Grace.

“Se recomienda encarecidamente a los creadores que construyamos una plataforma en las redes sociales y la utilicemos para promover proyectos de trabajo por contrato con corporaciones masivas… pero cuando las cosas se ponen difíciles, estos tipos se marchan rápidamente”, complementó.

El guionista que actualmente está a cargo de Jughead: Time Police en Archie y Go Go Power Rangers en BOOM! continuó su texto destacando que Iceman tuvo un buen desempeño fuera del mercado directo y que había encontrado un nicho de público pese a que su primer editor le había asegurado que el cómic sería un fracaso si era “muy gay” y que se preparara para una inminente cancelación porque “la mayoría de los títulos en solitario de los X-Men no duran más de un año”.

En ese sentido, Grace añade que cuando Axel Alonso todavía era Editor en Jefe de Marvel, ambos planearon darle un plazo de un mes al cómic para que lograra consolidarse fuera del mercado directo -lo que efectivamente pasó y propició la breve resurrección de la serie-. No obstante, todo habría cambiado cuando Alonso fue reemplazado por C.B. Cebulski.

“La serie necesitaba tiempo en el mercado del libro antes de poder evaluar su verdadera fortaleza”, señaló Grace. “Para crédito de Axel, él se mostró complacido con la idea e incluso me dio un mes adicional, pero cuando dejó Marvel  esa idea fue eliminada. Por supuesto que tenía razón. Los dos primeros volúmenes se vendieron como ‘gangbusters’ gracias al amor del boca en boca, los vendedores de libros y el apoyo de los minoristas grandes y pequeños”.

“Cuando regresó la serie, nadie en Marvel me preguntó: ‘¿Qué crees que llegó con los lectores?’. Tampoco hicieron la pregunta que hizo Axel: ‘¿Qué le importa a tu comunidad?'”, comentó. “Así que cuando escribí lo que pensé que a los fanáticos les interesaría, una historia sobre un hombre que aprende a ser un mejor aliado en la guerra contra el odio, la editorial perdió totalmente su valor”.

Para ir cerrando sus palabras, Grace planteó que en general Marvel Comics nunca apoyó decididamente Iceman y que cuando él decidió hacerlo por sus propios medios la editorial lo restringió, llegando a un punto culmine con lo sucedido con  su nuevo personaje, Darkveil/Shade.

“Todo el extraño drama que soporté se cristalizó cuando creé al primer mutante drag queen, Shade, ahora llamado Darkveil”, escribió Grace. “Le dije a mi editor que Shade sería un gran asunto para los X-Fans, y le pregunté cómo deberíamos promocionarla. Él dijo: ‘déjalo a la interpretación del lector’. Todos en Marvel se encogieron de hombros durante dos años de buena voluntad y actuaron como si hubiera coordinado a sus espaldas un anuncio que llegó a los titulares”.

“Más allá de mencionar en Instagram a las drag queen que inspiraron al personaje, no coordiné la mierda”, señaló el escritor. “Por supuesto, su jefe publicista no puede admitir que mis citas fueron aprobadas previamente en una entrevista inédita. En este punto, dejé de creer que habría más trabajo para mí. Hubo tantos movimientos turbios al  final que todavía tengo problemas para expresarlos(…). Me ofrecí a darle a Darkveil una biografía adecuada para el personaje, y me fui”.

El clima poco favorable para el desarrollo de su trabajo que plantea Grace no es algo que atribuye a un tipo de discriminación, sino que señala que pasaría por una nula capacidad de Marvel Comics para comprometerse con las necesidades e intereses de los creadores independientes y el éxito de sus historias.

“En verdad, ni siquiera pienso en esto como una discriminación, lo llamo ineptitud general. Creo que si contamos historias sobre héroes que hacen lo correcto ante la adversidad, ¿no sería la esperanza encarnar esos ideales como individuos?”, concluyó el autor. “En lugar de sentirme como si trabajara con algunas de las personas más inspiradoras y valientes de los cómics, estaba rodeado de cobardes”.

Seguir leyendo