*

De Naranjito a Zabivaka: El compendio definitivo de las mascotas mundialeras

15 JUN 2018 / Deportes

De Naranjito a Zabivaka: El compendio definitivo de las mascotas mundialeras

Leones, naranjas, corpóreos y gauchos. Las historia de los mundiales es también la historia de 14 seres que han sido protagonistas fuera de la cancha.


Ni Pelé, ni Maradona, ni Zidane ni Messi.

Las verdaderas figuras de los mundiales de fútbol no suelen estar más de 5 minutos en la cancha, jamás han anotado un gol ni mucho menos alzado el codiciado trofeo mundialista. Pero sí son quienes adornan y dan vida a la fiesta mundial con sus colores, bailes y sobre todo, productos licenciados.

Hablamos de las mascotas mundialeras, esas que junto con la canción del mundial, llegan para dar identidad a cada cita de la FIFA y que ya son parte de la tradición del torneo que trasciende fronteras.

En total han sido 14 las mascotas, de todas formas, tamaños, colores e historias que han pasado por la vitrina de la Copa del Mundo y hoy hemos querido hacer un homenaje a cada una de ellas, a las mejores, las peores y las incomprensibles. Una revisión completa a la historia de las mascotas mundialeras y el aporte que cada una de ellas ha dejado en nuestra memoria. Gracias por tanto y perdón por tan poco.

La mascota original

No todos los mundiales han tenido la suerte de tener su mascota. De hecho, la primera de todas, el tatarabuelo de todos los muñecos conocidos hasta hoy surgió en Inglaterra 66, y su nombre es World Cup Willie. Se trata de un simpático leoncito que vestía la bandera de la Unión y pateaba el balón. El impacto de World Cup Willie fue tan grande que tuvo su propia canciónpero por sobre todo, fue el que cambió el panorama de los mundiales para siempre.

La era de los niñitos

La jugada de los ingleses a incluir a Willie quizás fue demasiado apresurada y adelantada a sus tiempos. Tanto así que las naciones a las que les tocaba organizar los mundiales después de Inglaterra no supieron qué hacer. Prueba de ello es lo que se denomina por los historiadores de las mascotas la era de los niñitos, ya que por tres mundiales consecutivos, el esfuerzo creativo de las mascotas mundialeras no fue más que vestir a un joven con los colores de la selección y listo, tenemos mascota.

Todo comenzó con el ya clásico Juanito de Méxic0 70. No, no nos referimos al mítico chanchito amarillo que popularizó la banda Chancho en Piedra, sino que al Juanito original, la mascota del mundial azteca en donde el representante de la cita deportiva no era más que un niño con la camiseta de la selección y un gorro mexicano, por si quedaba alguna duda sobre su origen.

Los alemanes también tuvieron que recurrir a la misma fórmula para su mundial organizado en 1974: niños vestidos con la camiseta de su selección, pero la innovación en esta oportunidad fue que no sólo fue un niño, sino que dos: Tip y Tap. Sí, igual que la sanguchería. ¿O quizás fue al revés? Bueno, se entiende. Lo que es más difícil de entender es la WM de la polera de Tip… ¿o Tap? y que no, amigos de las luchitas, no es WrestleMania, sino que Weltmeisterschaft.

Y Argentina no quiso quedarse atrás con Gauchito, otro niño que ni siqueira tenía nombre -al menos Juanito se llamaba Juan- y que ya mostraba que la moda de los niños mascotas, además de ser inapropiada, se estaba volviendo un poco repetida. Pero, por otro lado, Argentina estaba más preocupada de ganar su mundial que de hacer una mascota creativa, así que no los culpamos.

Frutas y verduras

El mayor esfuerzo creativo desde la creación de World Cup Willie, llegó en España 82 con el nacimiento de Naranjito, a quien muchos recuerdan como su primera mascota mundialista, por una cuestión de edad imaginamos, pero también, la primera en la que suponemos comenzó a haber un proceso creativo de peso. Le perdonamos esa clásica muletilla hispanoparlante de colocar un ito al final de cada nombre, pero a cambio nos regalaron a una naranja, la fruta oficial de España, futbolista. Naranjito abriría las puertas del mundo de las mascotas a cualquier objeto alrededor del mundo, no solo a humanos, sino que también a animales, corpóreos y por supuesto, más vegetales.

El siguiente vegetal llegó de la mano de México 86, quienes aprendieron del error y estando ya más preparados en lo que se refiere a la organización mundialera, pudieron darle más tiempo a pensar en una mascota. Y así es como nació Pique.

Pique podría estar fácilmente en el escaparate de cualquier restorán de comida mexicana. Es un jalapeño con bigote y sombrero. Si esa mascota hubiese nacido en los tiempos actuales, la policía de Twitter habría hablado del mayor caso de apropiación cultural desde Speedy Gonzalez. Pero hoy lo recordamos con cariño y sobre todo con sabor.

La Transición

¿Qué demonios es Ciao? En serio. Sabemos que para muchos la canción de Italia 90 es la mejor de todos los tiempos, pero lamentablemente no podemos decir lo mismo de su mascota. Ciao, una de esas figuras de madera que abundan en las ferias de artesanía con una pelota como cabeza. En serio. Demasiado diseño, pero nulo carisma. Ciao puede que se recuerde como una gran pieza de arte, pero como mascota, la verdad, nunca prendió mucho.

Si sirvió como un descanso para llegar a la época en la que vivimos actualmente, la de los animales. Desde Estados Unidos 94 hasta el mundial de hoy, salvo una excepción que ya les comentaremos, comenzó el Safari de mascotas, donde cada mundial comenzó a ser representado por un simpático animalito. Algunos más recordados que otros, el reino animal se tomó la representación de los mundiales. A algunos les molesta que tratemos de mascotas a nuestros hermanos menores, al parecer nada busca detener que se imponga la ley de la selva.

La guerra fría

Para nadie debiese ser una sorpresa que en un país que idolatra el marketing, naciera la primera mascota verdaderamente masiva y hecha para vender productos: Striker, el perrito futbolista que dio la bienvenida a Estados Unidos 94. Striker, cuyo nombre completo es Striker, The World Cup Pup tuvo videojuegos, apareció en pinballs, comerciales y más, gracias a su estética de perrito de caja de cereales (sí, en esa época los cereales todavía tenían perritos en sus cajas).

Lo curioso es que, dando un salto muy en el futuro, Zavibaka, la mascota del mundial de Rusia 2018 es muy parecida a Striker.

Comparemos: Ambos son caninos (un perro y un lobo), ambos poseen una camiseta blanca, azul y roja, ambos son diseñados por la misma escuela de los cereales, y por sobre todo, sus nombres significan lo mismo.

Striker es la denominación en inglés que se les da a los delanteros, mientras que Zabivaka significa pequeño goleador. Ahora, sabemos que Zabivaka fue elegico a través de una elección, y que obtuvo el 53% de los votos, por lo que esto pudo haber sido una gran coincidencia, pero sabemos que Rusia tiene historia reciente en manipulación de elecciones, así que no podemos más que decir que todo calza Pollo. Acá hay algo que Rusia quiere demostrar y solo logrará si puede hacer que Zabivaka sea más recordado en el tiempo que Striker.

La superestrella

Pero ninguna mascota ha logrado el impacto mediático a través de los tiempos como lo ha hecho Footix, el gallo que nos dio la bienvenida a Francia 98. Footix es básicamente el Michael Jackson de las mascotas mundialistas. Un ícono pop. La figura que llevó su posición donde otras nunca habían llegado.

Footix no solo fue una mascota, sino que un producto de consumo. Su figura apareció en videojuegoscomo peluche que hasta el día de hoy se vende por eBay e incluso una ya mítica mascota virtual desarrollada por Sega, llamada Virtual Footix.

El legado de Footix ha sido tan grande que es la única mascota mundialista que se ha mantenido dentro del canon. ¿Cómo? Bueno, pues Ettie, la mascota del Mundial de Fútbol femenino de Francia 2019 es la hija de Footix.

Un grande.

El corpóreo

32 años después de su primer intento, la vida le volvió a dar una oportunidad a Alemania para organizar un nuevo mundial. Después de lo que significó Tip y Tap como mascotas de su edición anterior, la barrera para superar a su anterior intento no estaba demasiado alta.

Pero aun así, la superaron por muy poco, y todo por culpa de Goleo.

Goleo, más que una mascota, era un corpóreo, un peluche, un ser que solo existe en su forma peluda y nada más. Extrañamente, era acompañado por una pelota parlante llamada Pille. Probablemente es el personaje que más peluches ha logrado vender, pero también es el que más pesadillas generó en la población, sobre todo por esa pelota parlanchina. Alemania, lo tuya claramente es el fútbol.

Los Exóticos

Zakumi y Fuleco, las mascotas de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, comparten varias similitudes.

De hecho, si no fuese por las camisetas que llevan puestas, difícilmente recordaríamos de qué país son. Ambos son amarillos con pantalones verdes. Ambos son diestros y pareciera que tienen alguna dolencia en la cadera por lo que deben sostenerla. y ambos son animales con actitud.

Pero también, representan animales típicos de cada país, en peligro de extinción y en ese sentido, tienen una función más allá que la de vender muñecos. Zakumi es un leopardo y Fuleco, un armadillo, por si no les había quedado claro.

¿Qué se fumaron?

Habrán notado que en todo este relato, faltaban las mascotas del mundial de Corea-Japón 2002. Y no por nada las dejé al último. Acá están The Spheriks. Ato, Kaz y Nik. No me pregunten cuál es cuál porque no lo sé. Estos horribles seres son personajes hechos de energía y que ni siquiera juegan fútbol, sino que un deporte falso llamado Atmoball, así que ni siquiera se que hacen acá.

Los Spheriks son las mascotas mas olvidables, con los diseños más horribles y la historia que hace menos sentido de todos los mundiales. Lo peor de todo es que Los Esféricos tuvieron una serie de TV con una animación totalmente olvidable. Toda la creación de los Spheriks fue hecha en Europa, y considerando la tradición de diseño y la estética propia que podría aportar Corea y Japón, Ato, Kaz y Nik pasarán a la historia como la mayor aberración que le ha tocado sufrir a una cita mundialera. Si no me creen, esta es la intro de su serie de animación.

Buena suerte tratando de dormir.

Seguir leyendo