*

Las mejores películas de terror de este siglo para ver en Halloween

31 OCT 2017 / Cine

Las mejores películas de terror de este siglo para ver en Halloween

Un listado con las 25 mejores propuestas de terror, incluyendo sangre y también aquellas más cerebrales, que han sido estrenadas desde el año 2001.


La noche de 31 de octubre para algunos es una tradición para disfrazarse y salir a pedir dulces con los más chicos del hogar. Para otros, es sinónimo de fiesta con disfraz, alcohol y mucha juerga. Pero para un segmento no menor, Halloween también es una ocasión ideal para ver películas de terror.

Con eso en cuenta, la siguiente es una selección de las mejores películas de terror estrenadas durante este siglo, por lo que fuera quedan los clásicos de siempre o algunas películas tan influyentes como esa demencia llamada Ju-On 2, que se estrenó en las postrimerías del siglo anterior.

Esta selección apunta a una amplia gama de propuestas, que van desde las más sangrientas a aquellas películas de mejor factura. Porque, a la larga, el terror no es uno solo y para todo hay en esta viña, de rojo carmesí, miembros y cabezas volando, junto a horrores que van más allá de los sustos superficiales, aunque a veces con eso basta.

25. À L’INTÉRIEUR (2007)

Dirigida por Julien Maury y Alexandre Bustillo

Francia se transformó en una gran cuna del terror durante esta década. Por eso comenzamos con À l’intérieur, también conocida en inglés como Inside.

Se trata de una propuesta gore, con muchos momentos sangrientos de shock, en una historia que se desata a partir de un accidente que deja viuda a una embarazada y sigue con un acoso enfermo. No solo eso, también cuenta con un final mala onda que debe representar la peor pesadilla para las embarazadas.

Aunque su historia no es su mayor fuerte, y también se vuelve graciosa una vez que comienzan a acumularse los cadáveres a destajo, a veces uno solo quiere ver sangre. Y eso es lo que aquí obtenemos.

24. LOS OTROS (2001)

Dirigida por Alejandro Amenábar

La película de Alejandro Amenábar es como un cuento, como aquellas historias que contaban las abuelas del campo y que estremecían no por la cantidad de sustos que involucraban, sino por cerrar de forma redonda una historia simple, cautivante y que apunta directamente al terror ancestral existente hacia el limbo.

Los Otros es un buena historia, que atrapa con un estilo de propuesta replicada en más de una ocasión tras su estreno, pero que destaca por la atmósfera de incertidumbre que logra construir. Quizás algunos argumentarán que tras verla una vez pierde la gracia, pero su fuerza no está en su sorpresa final, sino en cómo se construye toda su intriga.

Sea como sea, Los Otros es una buena opción para todos aquellos que quieren ver algo más en familia, sin tanta sangre, pero lo suficientemente inquietante.

23. SAW (2004)

Dirigida por James Wan

Aunque la saga de porno-tortura se desperfiló con las secuelas, ya que sus productores mancharon para siempre su legado cortesía de la repetición y la sobreexplotación, la primera entre sigue siendo un hito.

La producción de James Wan es una de las películas de terror más influyentes de los últimos años para el género, siendo muy novedosa con su cuento retorcido de moralidad, armando una propuesta gore que se justifica solo por los métodos rebuscados en que mueren sus personajes. Además, narrativamente logró armar un buen tratamiento para todo lo que rodea a Jigsaw.

En esta primera película, el plan era mucho más “simple”, lo que sacó el jugo a un gran final que no a pocos pilló desprevenidos.

22. THE DEVIL’S REJECTS (2005)

Dirigida por Rob Zombie

Es fácil mirar en menos a Rob Zombie, especialmente al considerar que su primera película fue algo que divide tanto las aguas como lo fue aquella propuesta conocida como La Casa de los 1000 Muertos. Pero The Devil’s Rejects está bien armada, y de lleno es un gran ejercicio de género, que se instala como una de las road movies más terroríficas. Una que literalmente vuela como un pájaro libre.

La sombra de los anticuerpos que genera el músico convertido en director no debería llevarlos a desechar así como así al trío de asesinos despiadados que protagonizan esta especie de carta de amor al cine grindhouse.

Sanguinaria y sórdida, este es el punto alto de la carrera de Zombie, por lo que da un poco lo mismo de que todo después se fue cuesta abajo con sus versiones de Halloween.

21. THE HILLS HAVE EYES (2006)

Dirigida por Alexandre Aja

Rara vez nos encontramos con remakes de terror que valgan la pena, pero Alexandre Aja logró concretar una nueva versión que se la juega por la originalidad sangrienta y secuencias altamente perturbadoras.

Se trata de una propuesta que no se queda como simple pastiche de todo el género de deformes que aterrorizan jóvenes, que da para su propia lista, ya que es mMucho más violenta y bizarra que el original de bajo presupuesto de Wes Craven.

Además, instalándose en el campo del terror más duro, tampoco hace quite a lo repugnante para abordar cómo una familia se queda estancada en el desierto y es aterrorizada por deformes mutantes caníbales que llegan a un nivel de abuso de inocentes que hace que inevitablemente haya que mover la mirada de la pantalla.

20. [REC] 2 (2007)

Dirigida por  Jaume Balagueró y Paco Plaza

Aunque la segunda entrega es superior, inevitablemente hay que incluir a la primera. La secuela no es nada sin la primera, que probablemente es un producto más sólido en términos general, pero es la continuación de la historia la que vende todo lo que pasa en este mundo.

Sacando un arsenal de “zombies” diabólicos, mucha sangre y una cámara movediza que funciona porque es parte del relato y no solo un gimmick, [REC 2] asusta haciendo uso de abuelas y niñas que asechan en la oscuridad y atacan cuando menos se espera.

Con una acción que comienza inmediatamente después del final de la primera película, [REC 2] entrega precisamente lo que uno espera: mordiscos, policías cayendo como moscas, tomas con visión nocturna, curas con escopeta y un foco mayor al trasfondo de la Niña Medeiros y el secreto tras toda la “infección”. Este siglo ha sido de los zombies, pero han sido reinvenciones como esta la que han sacado cuentas más alegres para los fans del género.

19. EL ORFANATO (2007)

Dirigida por J. A. Bayona

El terror en España ha dado una serie de propuestas llamativas durante este siglo, pero pocas son tan efectivas como esta película gótica que mezcla terrores maternales con aquellas historias de campo y abandono.

Centrándose en una mujer que retorna al orfanato en el que creció, llevándola a confrontar literalmente los fantasmas de su pasado, la historia de la esta película de Juan Antonio Bayona se enfoca en los alcances de la desaparición de un niño, mientras los límites entre lo real y lo aparentemente imaginado se difuminan y colapsan sobre la cordura de su protagonista.

Repitiendo la fórmula del final sorpresa, un gancho no menor para quedar en el recuerdo, El Orfanato es una película de elementos minimalistas que saca el jugo a un terror tan latente como la pérdida, solo para llevarlo más allá con toda la propuesta sobrenatural que se mantiene en ascuas y solo se abraza al final del camino, en el pasillo, en los lugares más recónditos de un lugar de tanto dolor como los que marcan a este tipo de recintos.

18. GET OUT (2017)

Dirigida por Jordan Peele

En ocasiones, el terror sirve de reflejo de nuestra propia sociedad. De ahí que Get Out es una gran propuesta que logra reflejar de gran forma la situación actual en Estados Unidos.

Con su terror racial, Get Out mueve poco a poco los hilos de una historia que se centra en la relación entre un hombre negro y una mujer blanca y lo espeluznante que puede llegar a ser el primer encuentro con los suegros. En este caso, todo esto es llevado al extremo con un contexto de racismo entre liberales blancos que dicen aceptar y defender los afroamericanos, cuando pueden llegar a ser tan peligrosos como los racistas que están en la superficie.

Tal como lo demostró en su momento un maestro del terror como George Romero, el terror es un campo fértil para los comentarios sociales envueltos en entretenimiento masivo. Y Get Out, en ese contexto, no esconde lo que busca decir.

17. CABIN IN THE WOODS (2012)

Dirigida por Drew Goddard

Una verdadera carta de amor al género de terror. Eso es Cabin in the Woods, una película muy divertida que aborda todos los clichés que creemos que existen en las películas de terror, pero que en realidad rara vez están, como es el caso de aquellas reglas que películas como Scream nos hicieron creer que existían.

Cabin in the Woods comienza como un clon de películas como Evil Dead, en donde un grupo de adolescentes llega hasta una cabaña en el bosque y son objetos del terror.

Pero una vez que la historia comienza a desenvolverse, poco a poco se multiplican los guiños, los quiebres hacia el canon de terror y las grandes sorpresas, en una propuesta que ss vuelve tan desquiciado como un charquicán que mezcla a la mayoría de los subgéneros del terror.

16. I SAW THE DEVIL (2010)

Dirigida por  Kim Jee-woon

Este es terror puramente retorcido, que excava en lo peor del ser humano, centrándose en cómo un asesino en serie se convierte en el blanco de la venganza de un policía al que le mató la novia. El gato perseguido por el ratón.

I Saw The Devil es brutalidad sin concesiones, que inclusive va más allá en términos de violencia, en una propuesta que busca superarse a cada momento, llevando su brutalidad siempre más allá de lo que presentó en la escena anterior.

Instalándose como un gran placer en donde “nada parece importar”, esta película está hecha para los que tienen hambre de chocolate y que florece precisamente por sus agregados estilísticos, debido a que su producción es de primer nivel.

15. 28 DAYS LATER (2002)

Dirigida por Danny Boyle

La primera parte de esta reinvención zombie de Danny Boyle es una obra maestra. Toda la historia del tipo que, a raíz de un accidente, se pierde todo el apocalipsis zombie que consume a su país, tiene algunos de los mejores momentos del terror de este siglo.

Una vez que sale del hospital, se toma con una urbe desplobada y poco a poco conecta con algunos sobrevivientes, la historia de 28 Days Later gana mucha fuerza. El problema es todo lo que sucede a partir de la aparición de los soldados, que se instalan como otra película. Una mucho menos atractiva.

Aun así, y más allá de las reticencias que generan entre algunos el hecho de instalar la idea de los zombies rápidos, la influencia de esta película es innegable y su primera parte no desentona aún cuando el resto no está a la altura.

14. THE DESCENT (2005)

Dirigida por Neil Marshall

Mujeres, sangre, claustrofobia, psicosis, ¡Arranquen bajo tierra!. Así de simple es resumir esta apuesta británica de 100 minutos sobre el terror subterráneo que encuentran mujeres empoderadas, las mismas que creen que tendrán una aventura grupal entretenida… solo para ver cómo sueños son destruidos y las amistades se van al demonio cuando lo más importante es sobrevivir.todo.

Con un horror sin piedad para sus personajes, este pandemonio sangriento de Neil Marshall es absolutamente efectivo más allá de su final.

Aunque en primer punto engancha la confrontación ante deformes humanoides asesinos come carne, en un entorno poco habitual, The Descent gana fuerza a pura claustrofobia, en cavernas en donde no hay luz ni esperanza y la regla es sobrevivir a como de lugar.

13. VHS-2 (2013)

Directores: Simon Barrett (Tape 49) Adam Wingard (Phase I Clinical Trials) Eduardo Sánchez y Gregg Hale (A Ride in the Park) Timo Tjahjanto y Gareth Huw Evans (Safe Haven) Jason Eisener (Slumber Party Alien Abduction)

Siendo una mejor antología que la primera entrega, e incluye dos historias cortas que innovan en historias mega repetidas, VHS-2 destaca por una simple razón: su segmento Safe Haven.

Se trata de una pequeña obra maestra sobre un culto extraño y cómo su raro líder es entrevistado justo durante el día en que todo por lo que han estado preparándose, sucede.

Dirigido por Gareth Evans, quien concretó dos de las mejores películas de acción del último tiempo con la saga de The Raid,  junto a Timo Tjahjant, el segmento de VHS-2 se eleva por los cielos, arrastrando a todo el resto de las historias de su antología, gracias a minutos de terror en Indonesia que son una verdadera demencia.

12. THE WAILING (2016)

Dirigida por: Na Hong-jin

Directo desde Corea del Sur llega esta,  una de las películas de terror más interesantes del año pasado y que destaca aún cuando su largo metraje le juega en contra.

Pero sus ideas, la forma en que está filmada y el modo en que juega con la audiencia, la vuelven algo tan oriental, que reluce con su historia sobre demonios, posesiones y detectives ineficientes, en una zona rural en donde solo hay espacio para caer entre las sombras.

The Wailing es, a grandes rasgos, un viaje hacia un rincón del mundo que parece completamente extraterrestre, que engaña y persuade ante una serie de imágenes que invitan a la interpretación en vez de la búsqueda de respuestas. Es una historia en donde un pueblo chico es realmente un infierno grande, mezclando elementos occidentales del cristianismo con la cultura asiática para una película que atormenta aún cuando sus créditos ya terminaron.

11. UNDER THE SKIN (2013)

Dirigida por  Jonathan Glazer

Enigmática, inquietante y con una atmósfera agobiantemente recursiva, Under The Skin presenta un tipo de terror agobiante que no tiene nada de lo que habitualmente marca al género. Quizás por eso no faltará quien diga que esta propuesta no corresponde a esta lista. Pero están equivocados. De partida, es mi lista.

Sea como sea, presentando cómo un alienígena llega al planeta, toma la seductora apariencia de Scarlett Johansson y comienza a atrapar a tipos desposeídos que nadie extrañará, Under the Skin nos sumerge junto a ellos en el vacío, saciando una nada, en un lugar en el que la presa cae por sus instintos humanos más básicos.

Teniendo en cuenta que es una película de festival (independiente, tangencial y “artística”), Under the Skin eleva su propuesta gracias a una repetición que tiene grandes momentos de psicodelia de ciencia ficción. Esta es una locura de película, ue balbucea algo, que no dice nada aparentemente coherente, pero que en el fondo está ahogada hasta que se decide a abrazar su rareza con delicadeza visual.  Y sí, es más que una película solo para ver a su protagonista desnuda.

10. WHAT WE DO IN THE SHADOWS (2014)

Dirigida por Jemaine Clement y Taika Waititi

La base de esta propuesta es tan estúpida, que en otras manos probablemente habría terminado siendo una joda mal hecha. Pero los responsables de What We Do In The Shadows tenían claro que debían sacar el jugo a lo que han sido los vampiros a lo largo de la historia de la cultura popular.

Con múltiples guiños y homenajes al cine de los chupasangres, What We Do in The Shadows es una gran comedia de terror que no solo es muy chistosa a partir de su concepto tontorrón, centrado en vampiros que comparten una casa, sino que también se preocupa de sus personajes, de que cada uno represente una cara de este revoltijo de ideas que han ido ampliado el concepto de lo que entendemos por los vampiros.

Sin olvidar el terror o el respeto al legado de estos monstruos, ya que aunque sus vampiros son idiotas estos no son tratados como meras caricaturas, What We Do In The Shadows es algo que deberían ver si aún no lo hacen.

9. THE BABADOOK (2014)

Dirigida por Jennifer Kent

The Bababook no es una gran película de terror por el hecho de asustar hasta estremecerte de miedo. No. Lo es porque te intriga con un gran manejo del suspenso hasta inquietarte de verdad, a partir de su cuento sobre una madre, su hijo y los problemas que salen a relucir luego que una tragedia es enterrada en el subconsciente.

Un historia tanto sobre una mujer que comienza a perder el control, así como la de un niño que ve cómo su madre es carcomida poco a poco por su propia presencia. Un terror ante lo conocido, pero que no se olvida que lo que a uno le interesa es lo desconocido, instalando a un libro de diseño terrorífico que aparece de la nada en el hogar… pero que bien podría haber sido confeccionado por la propia madre.

Centrándose en el clásico esquema del ente maligno que no da descanso, The Babadook es una película que no ocupa las clásicas tretas que marcan al género en términos de edición, sino que se toma su tiempo para dar cuenta tanto de un monstruo inmisericorde que “quiere algo”, así como de una madre que poco a poco suelta todas sus frustraciones en un caserío que chilla. Aquello surge mientras la gran duda es si hay algo realmente paranormal, o todo viene de los pensamientos oscuros de una cabeza trastocada que poco a poco va convirtiendo a un monstruo.

8. THE MIST (2007)

Dirigida por Frank Darabont

No, no solo es por el final. Un cierre de historia que temática y emocionalmente se desliga de lo que habitualmente uno espera entre tanto cliché y efectismo. Es también por cómo aquello se va construyendo en su arco argumental, sobre las malditas penurias humanas que Frank Darabont retrata en medio de un adorno sobrenatural de monstruos dignos del cine B añoso en donde una niebla misteriosa se adueña de un pueblo por razones desconocidas.

Si en su versión en blanco y negro, que incluyeron en el Blu-Ray, la película luce mucho y sus efectos hasta mejoran, The Mist es una película que destaca por su tono y cómo la atmósfera potencia su propuesta sobre una serie de monstruos con estampa prehistórica que aguardan pacientemente para abastecerse del alimento humano disponible en una tienda.

Con un personaje tan odiable como la mujer religiosa, The Mist sin duda también se queda impregnado en el recuerdo por su final. Y en ese sentido, no hay mucho que decir. Solo queda abrazar el desamparo total.

7. SHAUN OF THE DEAD (2004)

Dirigida por  Edgar Wright

Instalada como la mejor comedia zombie de terror de todos los tiempos, Shaun of the Dead es todo un goce, en donde las virtudes de Edgar Wright como director explotan de mejor forma.

Una película para compartir y shaungelizar a los amigos, para gozar con algo zombie que funciona pese a ser una gran humorada. Más aún, es una apuesta que sigue siendo fresca y novedosa pese a tomar como base la línea clásica del concepto original de los muertos reanimados sin inteligencia.

Como buena sátira, Shaun of the Dead también da a entender que esos muertos vivientes están en cada uno inclusive antes de la epidemia. En la paja del día a día, en el vicio frente a una pantalla.

6. EL ESPINAZO DEL DIABLO (2001)

Dirigida por Guillermo del Toro

Sin ser una película de terror tradicional, Guillermo del Toro demostró toda su clase en esta película de cuidada factura que también planta sus críticas firmes durante su metraje.

Siendo una película de fantasmas, situada en medio de la Guerra Civil de España, El Espinazo del Diablo también es una alegoría al abandono y la terquedad de la avaricia, que se olvida del resto y provoca que las víctimas generalmente sean los más débiles.

Situada en un orfanato, como el de aquellas historias de Paracuellos, su sólida historia nos presenta a un niño asesinado que aparentemente pena en el lugar y que usa a otro menor como mensajero para evitar una tragedia que parece inevitable, ya que los adultos están más preocupados de sus propios deseos. Esta es una gran película que se instaló como el mejor aviso de lo que posteriormente haría el director mexicano con El Laberinto del Fauno, pero es mucho más que solo eso.

5. IT FOLLOWS (2014)

Dirigida por David Robert Mitchell

Instalándose como una película de terror con una gran concepto y un soundtrack que nos evoca a algo que perfectamente podría haber sido dirigido por John Carpenter, It Follows da una vuelca de tuerca a esa idea clásica de que el sexo puede ser la causa de gran pesar en el género.

Aunque nos cuentan que, tras un encuentro furtivo, una mujer queda en la mira de una maldición que pondrá en riesgo su vida, la gran gracia de It Follows es que se toma su tiempo para construir a esa amenaza incansable que está en el foco de su historia.

El manejo del ritmo, el tono de cada encuentro y la forma en que van creando el suspenso ante lo inevitable, hace que crezca esta entidad de origen desconocido, que persigue sin descanso, sin reglas, sin dejar en claro nunca lo que es o cuándo llegará. Lo único claro es que no se puede eliminar, pero como toda enfermedad sexual, es transmisible.

4. GREEN ROOM (2015)

Dirigida por Jeremy Saulnier

El director de Blue Ruin, Jeremy Saulnier, se saca el sombrero con esta propuesta de terror realista en donde el odio parido entre dos grupos opuestos, el punk y el neonazismo, permiten armar una película que es verdadero terror social y que está plagada de detalles para entender el contexto en el que se sitúa esta historia.

Además, Green Room toma la idea de estar en lugar y tiempo equivocado al extremo, presentando una situación límite: un grupo punkie que no busca fama, y solo quiere conectar con los tipos con mohicanos que compran sus discos, debe dejar las guitarras para tomar las armas. Eso es algo que golpea no solo su rebeldía ante la sociedad, sino que también los propios valores que los definen como personas.

Green Room es una gran película que busca hacernos sentir incómodos a cada minuto, cuya violencia saca partido al hecho de que probablemente nadie recordará a estos punks al centro de la historia, pero que también pone sobre el tapete el grotesco mundo de odio de esa supremacía blanca que no perdona. Todo esto en una propuesta de terror de sobrevivencia que no deja espacio alguno a tener esperanza y agobia desde el minuto uno en que comienza a quedar la crema.

3. MARTYRS (2008)

Dirigida por Pascal Laugier

Esta obra de Pascal Laugier es una de esas propuestas que te agarra con fuerza si no estas preparado. Pero no es fácil estarlo ante una historia que patea en el suelo con su brutalidad, que se instala como una de las películas más sangrientas de la última década. Pero aún con eso, toda su violencia y exceso tiene justificación.

Con un final que disloca mandíbulas, su propuesta cierra de gran forma un relato que deja una gran duda que no necesita ser respondida: ¿hay o no hay algo más allá?.

Esta gran propuesta de terror francés de agresión física y dudas “superiores” es mucho más que una simple historia de porno gore. Martyrs tiene una historia sólida, buenos giros y es una verdadera delicia de terror puro y duro.

3. THE VVITCH (2015)

Dirigida por Robert Eggers

Situándose en un mundo  de miedos en donde el exterior representaba lo desconocido, The VVitch es una gran película de terror que no solo habla sobre la descomposición total de una familia, sino también es una reconstrucción sobre el tipo de mentiras que dieron pie a los juicios tipo Salem. Aquellas cacerías que permitieron generar acusaciones de intervenciones demoníacas que justificaron los peores crímenes.

Sugiriendo el terror inminente más que plantearlo de forma directa, The VVitch de Robert Eggers es un ejercicio narrativo macabro y que tiene algunas de las secuencias más terroríficas de los últimos años. Ya sea el sacrificio de un neonato o las interacciones de Black Phillip, esta es una película que fluye directo a temores primigenios del ser humano. Todo esto con una puesta en escena y una propuesta musical de primer nivel.

Abordando temas de fanatismo religioso, el pecado y el temor al empoderamiento femenino, The VVitch también se mueve en un terreno fangoso que juega con nuestras percepciones, haciéndonos dudar entre lo que es verídico y lo que es real, descolocando desde el principio y dejando en claro que su propuesta única se aleja de todo lo que habitualmente nos llega a las pantallas de cine. Un nuevo clásico.

1. LET THE RIGHT ONE IN (2008)

Dirigida por Tomas Alfredson

Instalándose como la mejor película de vampiros del siglo, Let The Right One In también tiene argumentos para ser además lo mejor que el terror nos ha dado en estos años. Su mayor fortaleza es recrear una relación más fuerte que cualquier diferencia demoníaca, para traspasarla con las cuotas justas de terror a una constante meditación sobre el mito terrorífico de la “relación perfecta”.

Let the right one in se toma su tiempo para explotar justo cuando debe hacerlo, agregando primero los elementos de terror base sin ser estridente. Pero una vez que se decide a poner el pie en el acelerador, abrazando el género con cuerpos en llamas o mutilaciones de miembros, vuela al siguiente nivel.

Esta producción sueca además está muy bien filmada, cuenta con momentos inquietantes y otros en donde uno hasta se olvida que está viendo a adolescentes, aunque la historia oculta más de un secreto al respecto.

BONUS: IT

Sí, aún sigue en cartelera, pero si incluí Get Out, también quería dar espacio a esta gran adaptación del clásico de Stephen King. Esta es una propuesta madura, que no cae en la nostalgia barata y que se preocupa más de perturbar con miedos muy infantiles, tanto por traumas terrenales como aquellos incidentes que no tienen explicación, que de generar una sucesión de saltos momentáneos que de todas formas sí los tiene.

It busca quedarse en nuestra retina y por ello se preocupa más de perturbar, que de asustar efímeramente pese a que la amenaza del payaso está siempre presente. Y claro, quizás nunca tendremos la película de It que querrán los más talibanes con la obra del rey del terror, pero ciertamente aquí tenemos una que es tan fiel a su esencia, que tiene todo para crecer una vez que su secuela la termine complementando.

¿Qué películas de terror consideras las mejores de este siglo? ¿Y cuáles crees que son las mejores para ver en Halloween?

Seguir leyendo