*

El desafío de Momo no es más que un mal chiste repetido

18 JUL 2018 / Tendencias

El desafío de Momo no es más que un mal chiste repetido

El supuesto número maldito que tiene aterrado a Internet parece ser simplemente una trampa para sumar contactos y hacer videos de YouTube.


Los virales son como los chistes: cuando están repetidos salen podridos.

Y eso es precisamente lo que debería estar pasando con el desafío de Momo, la nueva y misteriosa moda que se está propagando por Internet y que ha levantado las alarmas de padres alrededor de todo el mundo. En esencia, es lo mismo que ocurrió el año pasado con el desafío de la ballena azul: un número misterioso es compartido por Internet y promete entregar una experiencia aterradora a quienes lo llaman.

La historia dice que Momo es una especie de demonio al cual se puede contactar a través de un número de teléfono. Las instrucciones son sencillas: hay que agregarlo como contacto y llamarlo a través de WhatsApp a las 3 de la mañana, que es la hora en la que generalmente contesta. Una vez contactado con Momo, este personaje comenzará a molestarte, e inclusivo es posible conversar con él. A cambio, te enviará videos y fotos perturbadoras y algunos dicen que incluso podría retarte a hacer cosas peligrosas, al igual que cierto cetáceo digital.

Pero, tal como ya deben haber imaginado, detrás de Momo no existe nada más que la mente retorcida de algún ser humano, o un grupo que puede estar buscando dos cosas en específico: o hacerse famoso o bien quedarse con tus datos personales. O quizás algo de ambos.

Como buena estrategia viral, el desafío de Momo se alimenta precisamente de su naturaleza de leyenda urbana para poder extenderse por las redes. Basta con que se haga popular en algún foro, lo encuentre algún YouTuber y lo convierta en un suceso para que siga creciendo. De hecho, una pasada rápida por el sitio de videos de Google nos permite encontrar a muchos creadores de contenido teniendo sus encuentros sobrenaturales con Momo. Muchos de ellos, sin embargo, no pasan la prueba de la blancura.

Momo tiene la ventaja por sobre otras Creepypastas porque es una creepypasta interactiva: cualquiera de nosotros puede agregar ese número a nuestro WhatsApp e intentarlo para ver qué es lo que pasa. Y es cierto, muchos dirán que efectivamente funciona. Pero ¿quién está realmente detrás de esta cuenta?

Lo primero que uno se da cuenta es que la mayoría de la información y los propios virales de YouTube sobre Momo están en español. A pesar de que supuestamente Momo está en Japón (el número entregado tiene el código japonés pero eso no indica nada) y que responde en el idioma de la persona que lo llama, curiosamente toda la evidencia, videos, llamados y pantallazos que existen sobre Momo están en nuestro idioma. Y cuando comenzaron a aparecer nuevos números para contactarse con Momo, estos vienen de códigos de países hispanos como México y Colombia.

Así que probablemente se trate de simplemente una historia localizada para nuestros gustos y que por lo visto ha dado resultados, dada la cobertura mediática que ha tenido esta nueva historia que ya se vende como la nueva ballena azul. De todas formas, aun cuando sientas el morbo de vivir la experiencia de Momo te recomendamos no llamar al número maldito. No porque vaya a caer sobre ti una gran maldición, sino que porque probablemente sea una estrategia para quedarte con tus datos personales.

Al agregar al contacto en tu WhatsApp -que al parecer es la única app que usan los fantasmas para comunicarse- estás abriendo la posibilidad de que otras aplicaciones como Instagram o Facebook recomienden tu contacto a quienes sean que están detrás de Momo, y desde allí, hacer trabajos de ingeniería social para poder hacer mal uso de estos datos, ya sea para hacerse pasar por tí o bien, para poder obtener contraseñas y otros datos en otros servicios.

La ecuación es muy fácil de resolver: si un extraño te pide tus datos de contacto, la respuesta siempre debe ser No, ya sea una persona o un ente sobrenatural.

Seguir leyendo