*

La NASA está investigando al que podría ser el primer “crimen espacial”

26 AGO 2019 / Actualidad

La NASA está investigando al que podría ser el primer “crimen espacial”

Una disputa marital entre una astronauta y su pareja es el foco del caso donde se acusa una suplantación de identidad para acceder a una cuenta bancaria.


El hecho que parecía inevitable finalmente sucedió y hace algunos meses se habría cometido el primer “crimen espacial” del que se tenga registro. Según informa The New York Times, la NASA está investigando el caso de una astronauta que fue acusada por su ex-esposa de acceder sin su conocimiento a una cuenta bancaria en común mientras estaba embarcada en la Estación Espacial Internacional (ISS).

La astronauta acusada es Anne McClain, quien antes de trabajar para la NASA se había desempeñado como Teniente del ejército estadounidense. Mientras que la denunciante es Summer Worden, una ex funcionaria de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que precisamente habría usado ese conocimiento para pedirle a su banco la información de la cuenta que compartía con McClain. Todo luego de comenzar a sospechar de su ex-pareja por los antecedentes específicos de compras y gastos que esta manejaba pese a estar en una misión de 6 meses en el espacio.

De acuerdo a The New York Times, el banco de Worden le habría informado que su cuenta bancaria habría sido abierta en un computador con credenciales correspondientes a la NASA, lo que la motivó a denunciar a McClain.

Worden se querelló contra McClain ante la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, acusando que su ex-pareja había cometido un robo de identidad y acceso indebido a los registros financieros privados. Eso sí, el reporte de The New York Times acota que ninguno de los fondos de la denunciante habrían sido manipulados por McClain.

Por su parte, McClain se defendió diciendo que habría accedido a la cuenta para monitorear el uso de sus finanzas compartidas con Worden y que no creía que tenía prohibido el ingreso a la cuenta ya que su ex-esposa no se lo habría manifestado y habría mantenido la misma contraseña.

En ese escenario, Worden también llevó las acusaciones ante la Oficina del Inspector General de la NASA, propiciando una investigación de lo que podría ser el primer crimen cometido en el espacio del que se tenga registro.

McClain y Worden se separaron en 2018 tras 4 años de matrimonio y al centro de su disputa estaría el interés de la astronauta por la custodia del hijo de Worden.

Antes de ser apuntada como la potencial responsable del primer “crimen espacial”, McClain había acaparado titulares como una de las astronautas que formaría parte de la primera caminata lunar femenina que finalmente no se concretó por falta de equipamiento adecuado.

Seguir leyendo