*

Friends y el mayor golpe para el que se prepara Netflix

17 OCT 2018 / Series

Friends y el mayor golpe para el que se prepara Netflix

Aunque el último reporte indicó que el servicio de streaming aumentó su número de suscriptores por sobre sus expectativas, la compañía se prepara para no perderlos una vez que contenido licenciado abandone su catálogo.


El más reciente reporte trimestral de Netflix fue completamente auspicioso para la compañía. No solo superó ampliamente sus proyecciones internas de nuevos clientes, sino que también elevó su proyección para el último trimestre del año.

Pero dicho informe se entregó justo en medio de las interrogantes que surgen sobre su futuro debido a la nueva competencia que tendrá en el corto plazo. Aunque el éxito de Netflix es abrumador, estableciendo que solo 9 países del mundo tienen más habitantes que su número de suscriptores, también abrió la puerta a lo que será su mayor desafío: el surgimiento de nueva competencia.

Otras compañías también se han envalentonado para crear sus propios servicios de streaming, pero a futuro son dos las principales cartas que le buscarán hacer el peso a un titán que actualmente parece inamovible. Disney y Warner Bros serán los dos colosos que a futuro planean tener absoluta exclusividad sobre su catálogo de películas y series, lo que implicará que mucho contenido – desde Pixar a los superhéroes DC – abandonará la carta de Netflix.

Según consta en Deadline, Rich Greenfield, analista de medios, anticipó antes del informe de ganancias de Netflix que: “es probable que el contenido como Friends desaparezca de Netflix en 2019 cuando WarnerMedia lance su propio servicio. A medida que más creadores de contenido lanzan sus propios servicios, ¿cómo deberían pensar los inversores sobre el impacto de perder contenido sindicado de alto perfil?”.

Aunque Friends concluyó en 2004, un reporte de Parrot Analytics la instala como la tercera sitcom más popular en servicios de streaming. De ahí que su demanda sirve para representar el gran desafío para el que ya se está preparando Netflix, creando una gigantesca cantidad de contenido original para prepararse para el eventual deserción masiva de marcas populares.

Por ejemplo, y tomando el informe de las comedias más demandadas, hay muchas series de consumo repetitivo que no pertenecen a Netflix y a futuro bien podrían abandonar su servicio. La número 1 es Brooklyn Nine Nine, que pertenece a NBCUniversal, mientras que las dos siguientes, The Big Bang Theory y Friends, son parte de Warner. Otras series del top ten, como Parks and Recreation (NBC) y Modern Family (Fox) también representan contenido que no está amarrado a Netflix.

Las 10 sitcoms más demandadas en Estados Unidos entre el 17 de agosto y el 15 de octubre (Parrot Analytics)

“Los niños y las familias que ven Netflix representan un número sorprendentemente alto, y los niños ven el contenido franquiciado una y otra vez. Los padres están felices de pagar por ese tipo de “contenido niñera” siempre que esté allí. Si las princesas de Disney, Star Wars, Marvel, DC Comics, Pixar y otras mega propiedades se retiran del universo de Netflix, Netflix seguramente lo sentiría”, explica el consultor Peter Csathy.

Ante ese escenario, el jefe de contenido de Netflix, Ted Sarandos, reconoce que cada vez más han tenido que enfrentar a vendedores de contenido más difíciles, pero algunas de sus más grandes marcas, como Stranger Things, les pertenecen y las producen por su cuenta. Pero también el ejecutivo recalcó que han tenido éxito creando otro tipo de contenido, como series con componente de reality en la línea de Queer Eye, Fastest Car, Nailed It y Sugar Rush.

La creación de contenido original es la principal arma de Netflix para crear una dependencia que a futuro mantenga a sus suscriptores. Pero la compañía también tiene como arma las alianzas de licencia para diversas zonas en el mundo. Por ejemplo, Star Trek Discovery y Better Call Saul tienen sus respectivas casas en Estados Unidos, pero de forma exclusiva son presentadas por Netflix para el resto del mundo.

Lo mismo sucederá, por ejemplo, con la recientemente miniserie basada en Dracula a cargo de los creadores de la serie de Sherlock. Dicha apuesta será realizada por la BB, pero Netflix invertirá para tener los derechos de exhibición a nivel global. “Nosotros creemos que podemos ser grandes socios con cadenas y canales públicos locales alrededor del mundo”, explica Sarandos.

Claro que Netflix aún tiene más tiempo para ir preparándose. Los nuevos servicios de Disney y Warner comenzarán funcionando exclusivamente en Estados Unidos, por lo que su contenido seguirá licenciándose en otras zonas, como Latinoamérica. Hasta que ambas compañías no amplíen su alcance de forma global, productos como Toy Story, El Rey León, El Imperio Contraataca, The Dark Knight o la propia Friends no correrán riesgo de abandonar Netflix para gran parte de los usuarios del mundo.

Pero una vez que eso suceda, y es inevitable que eso se concrete, el usuario final tendrá que pagar más. Mal que mal, el sistema capitalista nunca iba a permitir que existiese un utópico servicio de streaming que lo tuviese todo.

Seguir leyendo