*

Netflix no va a Cannes: Una disputa sobre el futuro del cine

11 ABR 2018 / Cine

Netflix no va a Cannes: Una disputa sobre el futuro del cine

En el servicio de streaming sostuvieron que también quieren evitar recibir un trato irrespetuoso, debido a los abucheos que caracterizan al Festival.

La relevancia de la disputa entre Netflix y los organizadores del Festival de Cannes está en un hecho no menor: la batalla entre las nuevas plataformas de consumo cinematográfico en el hogar, potenciadas por la tecnología de streaming, versus el purismo de aquellos que consideran que una película debe ser exhibida primero en la sala de una pantalla grande.

El conflicto, además, viene gestándose desde la anterior versión del certamen, a raíz de la polémica que se generó por la exhibición en la competencia oficial de películas como Okja y  The Meyerowitz Stories. Al momento de ser presentadas en Cannes, por ejemplo, la audiencia abucheó el logo de Netflix, como signo del rechazo hacia este nuevo cine.

Para la edición de este año, se contemplaba que Netflix presentase cinco producciones fuera de competencia: Roma de Alfonso Cuarón, Norway de Paul Greengrass, Hold the Dark de Jeremy Saulnier, la versión completa de The Other Side of the Wind de Orson Welles y el documental They’ll Love Me When I’m Dead.

En definitiva, Netflix se negará a presentar esas producciones en el festival francés. Según aseguró Ted Sarandos, jefe del servicio de streaming, a Variety, su decisión fue impulsada por el baneo que recibieron las películas que no sean exhibidas en cines. Si no llegan al cine, ahora no pueden participar en la competencia oficial.

Queremos que nuestras películas estén en un terreno justo con todos los otros realizadores. Hay un riesgo de que nosotros vayamos de esta forma, que nuestras películas y realizadores sean tratados de forma irrespetuosa en el festival. Ellos fijaron el tono. No creo que sería bueno que estemos ahí“, explicó Sarandos.

Históricamente, el festival de Cannes se caracteriza por tener audiencias que hacen sentir su malestar, abucheando películas en plena función y realizando largas ovaciones  después de una exitosa función.

De acuerdo a Sarandos, el asistir fuera de competencia a Cannes tampoco tendría sentido, ya que la regla impuesta por Thierry Frémaux, director del festival, “fue implícita sobre Netflix”. Aún así, el ejecutivo de Netflix hizo un llamado a Cannes para que “vuelvan a unirse a la comunidad mundial del cine”, afirmando que Frémaux aseguró que la historia de Internet y Cannes eran dos cosas distintas, pero en el servicio de streaming “elegimos ser sobre el futuro del cine”.

“Si Cannes decide quedar pegado en la historia del cine, eso está bien”, finalizó. Pero para los puristas, el futuro mismo del cine se asegura dándole prominencia a las pantallas grandes, lo que va contra la estrategia comercial de Netflix. Y he ahí el fondo del debate.

Seguir leyendo