*

Nueva evidencia apunta a un lago de agua líquida oculto en Marte

25 JUL 2018 / Ciencia

Nueva evidencia apunta a un lago de agua líquida oculto en Marte

De acuerdo a los datos recabados por un grupo de científicos, en un polo del Planeta Rojo actualmente habría agua en estado líquido.


A estas alturas hay suficiente evidencia para afirmar que alguna vez hubo agua líquida en Marte. Pero si bien, la actual presencia de agua congelada es un hecho que queda manifestado en las capas de hielo del planeta, la existencia de agua líquida actualmente en Marte es objeto de discusión y debate al interior de la comunidad científica.

Dicha discusión ahora tendrá un nuevo elemento sobre la mesa gracias a la nueva investigación publicada este miércoles por la revista Science.  En esa investigación el equipo comandado por Roberto Orosei, científico Instituto Nacional de Astrofísica de Italia, apunta a que bajo la superficie polar marciana, podrían existir lagos con agua en estado líquido. 

Para entender este hallazgo es preciso señalar que la teoría más aceptada sobre el agua en Marte indica que esta fluyó a través del planeta hace miles de millones de años, cuando su atmósfera era más espesa y más cálida, dando forma a distintos hitos geográficos que aún se aprecian en la superficie marciana.

Pero actualmente las bajas presiones atmosféricas provocan que el agua en la superficie del planeta se evapore rápidamente, por lo que esta solo permanece congelada en los Polos y depósitos de hielo bajo la superficie.

Dichos depósitos han sido estudiados desde 2003 por el Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionospheric Sounding (MARSIS), un instrumento a bordo de la misión de exploración de Marte de la Agencia Espacial Europea, Mars Express.

MARSIS funciona básicamente emitiendo pulsos de ondas radiales y escuchando sus reflexiones. En ese proceso algunas ondas rebotan y otras logran penetrar las capas de hielo marcianas, reflejando a través de transiciones bruscas las capas enterradas y los cambios de hielo a roca en Marte.

En ese proceso, ya varios años después de iniciada la misión, los científicos de MARSIS comenzaron a notar ecos pequeños y brillantes bajo la capa de hielo del Polo Sur de Marte. Estos eran tan brillantes que podían indicar no solo rocas subyacentes al hielo, sino también agua líquida.

Dicha posibilidad llevó al equipo a sacar una tarjeta de memoria de Mars Express para almacenar información curda durante los pequeños momentos que la misión pasaba frente al área de interés. Así, entre mayo de 2012 y diciembre de 2015, la nave espacial confirmó la existencia de reflejos brillantes durante 29 pasos sobre la región del Polo Sur marciano. Evidenciando el parche más brillante de cerca de 20 kilómetros de diámetro que se ubica a 9° desde el polo y a 1,5 kilómetros bajo el hielo.

Este importante hallazgo para la historia marciana se comprende mejor a la luz de los radargramas de Mars Express. Ante todo, la imagen que verán a continuación muestra diferentes materiales moldeados a partir de ondas de radio emitidas por el instrumento.

En ese sentido, la línea gruesa y gris en la parte superior de la imagen representa la superficie del planeta, lo que se ve debajo es una mezcla de hielo y polvo, mientras el delgado límite inferior indica roca y finalmente esas astillas celestes representan el agua que se ubicaría en ese lugar.

“Las reflexiones desde el fondo son más fuertes que la reflexión superficial. Esto es algo que para nosotros es el signo revelador de la presencia de agua”, explicó Roberto Orosei, científico del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia que dirigió la investigación. “Esta condición en la Tierra ocurre solo cuando se observa agua subglacial, como en la Antártida”.

Pero hay una diferencia fundamental entre el continente congelado terrestre y Marte. Las temperaturas en dicho planeta son muchísimo más bajas que en la Antártida, por lo que para que el agua marciana llegue a un estado líquido requiere de  otras “ayudas” externas.

En esa línea, Orosei y sus colegas plantean que el recién descubierto “lago marciano” está lleno de sales, las que al disolverse en alteran la temperatura ante la que esta se congela, permitiendo que que permanezca líquida. Algo similar a lo que pasa si arrojamos sal a la vereda antes de que caiga nieve.

Este planteamiento es posible en base a evidencia detectada previamente en todo el hemisferio sur de Marte, que deja en evidencia depósitos de sales en dicho lugar. Tal vez parte de esas sales se disolvió en depósitos subterráneos produciendo lagos salobres, pero esto aún no ha sido comprobado.

Orosei añadió que los datos de MARSIS respaldan este planteamiento: “los datos del radar nos dicen que esta agua debe contener una gran cantidad de sales. Esto se debe a que el hielo sobre ella es muy transparente, ya que no sería posible si el hielo está demasiado caliente, demasiado cerca del punto de fusión”.

La idea de un lago subglacial en Marte es algo sin duda emocionante para la exploración del Planeta Rojo, pero aún es muy temprano para sacar conclusiones determinantes al respecto.

Seguir leyendo