*

Nuevo estudio apunta a que la adicción a los videojuegos no es una enfermedad

21 OCT 2019 / Videojuegos

Nuevo estudio apunta a que la adicción a los videojuegos no es una enfermedad

Según el estudio, más que verse afectados de forma negativa por los juegos, estos lo utilizan de forma obsesiva como un método de escape a otros problemas.

Hace unos meses desde la OMS calificaron la adicción a los videojuegos como una enfermedad, esto generó varios comentarios en el mundo del gaming, y ahora un nuevo estudio realizado por la Universidad de Oxford, en conjunto con la Universidad de Cardiff, llega para contradecir esta decisión. 

Según el estudio no existen evidencias convincentes para justificar la clasificación de la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental. “A la luz de nuestros hallazgos, no creemos que exista evidencia suficiente para justificar o pensar en los juegos como un trastorno clínico por derecho propio”, puntualizó el profesor Andrew Przybylski, coautor del estudio.

El estudio, que tiene por nombre “Investigando la dinámica motivacional y psicosocial de los juegos desregulados”, analizó el comportamiento de más de mil adolescentes y mil ciudadanos de diferentes edades de variados lugares de Inglaterra, Escocia y Gales. Es así, como mientras a los jóvenes se les consultaba sobre sus hábitos de juegos, los padres se refirieron a los hábitos sociales, emocionales y horarios en que juegan sus hijos.

El estudio apunta a que los jugadores  más que verse afectados negativamente por los juegos, estos lo utilizan de forma obsesiva como una forma de escape frente a  “frustraciones subyacentes y problemas de funcionamiento psicosocial más amplios”.

“La Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría han pedido a los investigadores que investiguen la relevancia clínica de los videojuegos entre los adolescentes, pero lo cierto es que la gran mayoría de estudios anteriores no han podido examinar con un contexto más amplio lo que está sucediendo en la vida de estos jóvenes”, señaló el coautor del estudio.

Seguir leyendo