*

OLED vs. QLED: ¿Cuál es la diferencia?

15 JUN 2017 / Tecnología

OLED vs. QLED: ¿Cuál es la diferencia?

Una nueva guerra se acerca en el mercado de los televisores con la llegada de la primera línea de televisores QLED a Chile. ¿Cuál valdrá la pena?


Se acerca la Copa Confederaciones, el mundial del fútbol de Rusia está a la vuelta de la esquina y las nuevas consolas con 4K invadirán nuestro mercado muy cerca de la navidad.

Todos los elementos para renovar ese viejo televisor están lanzados y son muchos los que aprovecharán alguna de esas excusas para cambiar su monitor Full HD por uno que los lleve a la generación del 4K.

Pero no es tan fácil como llegar a la tienda y llevarse un televisor, porque así como hay ganas de renovarse, también están las ganas de las compañías para que escojamos su televisor por sobre el resto.

Es así como esta semana Samsung presentó en nuestro país la nueva línea de televisores QLED, una nueva tecnología de televisores que llega a competir directamente con otra de nombre parecido: la OLED.

¿Pero cuál es la diferencia entre ambas? Lo cierto es que es mucho más que sólo la letra de una sigla.

La tecnología QLED –Quantum Dot Light Emiting Diode– es la más reciente sigla añadida al mercado de los televisores. Impulsada por Samsung, utiliza una gran cantidad de nanocristales  cuya función es filtrar de mejor manera la luz emitida por el panel del televisor y así mostrar más y mejores colores.

Los televisores QLED son, para decirlo de forma más sencilla, un panel LED pero mucho más avanzado, logrando sacar el máximo provecho a una tecnología que ya lleva mucho tiempo en el mercado.

La tecnología OLED, en cambio, utiliza diodos orgánicos -Organic Light Emitting Diode- que emiten su propia luz, por lo que pueden ser encendidos y apagados a voluntad, lo cual no solo permite que los televisores sean más delgados, sino que además son capaces de generar negros perfectos, ya que basta con que deje de llegar electricidad a cada uno de las diminutas luces y deja de brillar. Los negros de un QLED, al igual que en todos los paneles tradicionales, deben producirse a pesar de que la fuente de luz del televisor está encendida todo el tiempo.

Por otro lado, si el panel de luz del QLED le da una desventaja en cuanto a las sombras, si le permite ser mucho más luminoso que un panel OLED. Estamos hablando de prácticamente el doble de brillo, lo que permite que los colores de la pantalla se vean claros y nítidos aun con luz ambiente o las cortinas abiertas. Así que la elección de uno u otro dependerá mucho del lugar donde quieras colocarla: si mantienes una pieza oscura, la calidad del OLED será insuperable, pero para un lugar donde la luminosidad es más difícil de controlar, un QLED es más útil.

Otras ventajas comparativas: los paneles OLED tienen una velocidad de respuesta mucho más rápida que la de los paneles LED, por lo que son ideales para escenas de acción y videojuegos que corran a 60 cuadros por segundo o más. OLED también tiene menos gasto de energía y tiene ángulos de visión mucho más amplios, aun cuando no se utilicen pantallas planas.

QLED, por su parte, cuenta con una vida útil mucho más prolongada, sobre todo con los tonos azules, que al parecer son los que se desgastan más rápido en OLED. Además de eso, tienen menos posibilidades de quemar la pantalla cuando esta muestra de manera prolongada algún logotipo, como el de un canal de TV. Y en términos de precios, sigue siendo un poco más barato que su contrincante, aunque ambas tecnologías aun están en la categoría premium, por lo que hablamos de precios de entrada que superan el millón de pesos.

En resumen: si tu televisor se va a usar durante el día más que de noche, QLED tiene una ventaja en cuanto a brillo, sin perder la calidad de los colores. OLED en cambio es la opción para cuando podemos alejarnos de la luz, donde ofrece una imagen mucho más cercana a la realidad, con menor gasto de energía aunque todo un precio que está bajando, pero que aun duele al bolsillo.

 

Seguir leyendo