*

El director de Pacific Rim Uprising se arrepiente de no darle más relevancia a Mako

13 JUN 2018 / Cine

El director de Pacific Rim Uprising se arrepiente de no darle más relevancia a Mako

La piloto interpretada por Rinko Kikuchi fue uno de los pocos personajes originales que regresó a la secuela, pero su rol no cumplió las expectativas.


Cuando Guillermo del Toro presentó Pacific Rim en 2013, todo apuntaba a que la película podría dar pie a una interesante franquicia. Sin embargo, las intenciones del director por seguir expandiendo la historia no calzaron con su calendario y debió dar un paso al costado de la secuela.

Sin del Toro y con un guión casi finalizado, la producción de la segunda Pacific Rim vio partir a su estrella Charlie Hunnam y pasó por un intensivo proceso de reescritura que acabó con la historia que vimos este año en pantalla en Pacific Rim Uprising.

Aunque Pacific Rim Uprising no es la peor secuela del mundo, no cumple con todo el potencial dejado por la primera película y ciertamente fue una decepción para los fans.

Considerando su discreto paso por cartelera y la incertidumbre sobre la continuación de la saga el director de la película, Steven S. DeKnight, habló con el sito ScreenRant sobre las cosas que hubiera cambiado de la producción. Destacando en particular el rol de Mako.

Si no han visto Pacific Rim Uprising y aún tienen intenciones de hacerlo les advertimos que a continuación habrán spoilers importantes sobre la trama de la película.

Alerta de Spoilers

En la Pacific Rim original, Mako Mori, interpretada por Rinko Kikuchi, tuvo uno de los arcos más importantes de la película siguiendo sus intenciones de convertirse en piloto de jaeger que se veían empañadas por los fantasmas de su pasado. Pero Uprising redujo su relevancia matándola para que Jake Pentecost, el personaje de Jon Boyega, tuviera motivos para unirse a la lucha.

“Hay cientos de cosas que cambiaría, grandes y pequeñas. Hay cosas en la película que siempre me molestarán y que nunca nadie notará”, dijo DeKnight. “Y también hay cosas, como darle más importancia a la muerte de Mako, que la gente notará”.

La mayoría de los problemas con la secuela surgieron producto de los cambios que sufrió el guión luego de que tuviera que ser reescrito porque Charlie Hunnam no podía filmar la película.

“La cosa que de verdad cambió, y tengo que admitir que no creo que fue para mejor, fue el soporte que conectaba las historias alrededor de ese evento, que lentamente fue reducido por diversas razones, principalmente tiempo y presupuesto, donde, porque la película se mueve tan rápido,  los propios eventos (de la muerte de Mako) resultan un poco irrelevantes y no aterrizan completamente como me hubiera gustado. Había otras escenas al respecto, algunas de ellas ni siquiera fueron filmadas y otras fueron filmadas y cortadas”, explicó DeKnight.

No creo que finalmente su muerte haya tenido el peso que merecía, por varias decisiones creativas, algunas mías y otras fuera de mi control”, finalizó.

Seguir leyendo