*

Las adaptaciones de cómics que fracasaron durante la última década en el cine

7 AGO 2019 / Cine

Las adaptaciones de cómics que fracasaron durante la última década en el cine

Dark Phoenix es la última adición a una larga lista de apuestas en esta línea que no han logrado triunfar en materia comercial durante los últimos años.


La películas de superhéroes y en general las producciones basadas en cómics sin duda son uno de los fenómenos más importantes en materia de popularidad en la actualidad. Pero desde que su apogeo comenzó hace poco más de una década no han sido pocas las apuestas que no han logrado cosechar buenas ganancias en este terreno.

Recientemente en el ámbito cinematográfico Disney lo experimentó con el fracaso económico de Dark Phoenix, y en los últimos años propiedades de DC, Marvel, e incluso algunos clásicos del mundo de los cómics han fallado a la hora de posicionarse en un mercado que promete millonarias ganancias o perdidas abrumadoras.

Por ello, desde CBR decidieron repasar cuáles han sido los mayores fracasos de recaudación durante la última década en películas de superhéroes, adaptaciones de cómics y otras producciones que pueden ser consideradas afines a este género.

Todo considerando que para que una película sea una decepción en materia de recaudación, tiene que haber cosechado menos o lo mismo que su presupuesto de producción y por ende dejar al estudio responsable con pérdidas. Mientras que para ser tomada como una entrega que ofreció ganancias, una película generalmente necesitaría ganar el doble de su presupuesto de producción.

Claramente, antes de entrar de lleno en el listado, no pierdan de perspectiva que la recaudación ciertamente no está vinculada de manera directa a la calidad de una película. Excelentes historias pueden tener una taquilla decepcionante, mientras que otras que podrían ser tachadas como malas inexplicablemente gozan de cifras que alegran a los estudios. Además, por supuesto, de los casos donde la calidad y el desempeño económico van de la mano.

Dicho sea eso, que comience el repaso.

Guardians

Comenzando este conteo están los Guardianes, pero no aquellos que cuidan la galaxia en el MCU, sino que la fallida incursión de Rusia en el género de los superhéroes.

Hace dos años, en pleno 2017, la compañía Enjoy Movies decidió que era hora que Rusia tuviera su propio equipo de seres superpoderosos y bajo la dirección de Sarik Andreasyan (¡Feliz Año Nuevo, mamás!) presentó Guardians.

Tanta fe tenía la compañía en su apuesta centrada en un equipo de superhéroes soviéticos creados durante la Guerra Fría que invirtió $5.4 millones de dólares para concretar la película y, para sorpresa de muchos recibió $15.1 millones de dólares por concepto de recaudación tras el estreno.

Y si bien, hasta ahí todo pintaba como un tibio éxito, Enjoy Movies terminó en la quiebra por la película luego de que sus socios de producción la demandaran tras no percibir las ganancias que le correspondían.

Dredd

Aquí tienen un ejemplo de que la recaudación de una película no  está vinculada necesariamente con la calidad de esta. Cuando el famoso Judge Dredd pasó de los cómics a la pantalla grande en 2012 los fanáticos y la crítica en general quedaron encantados con la película protagonizada por Karl Urban, pero al parecer no muchos pagaron su entrada en el cine para justifiar la inversión de Lionsgate.

Dredd costó $50 millones de dólares y concluyó sus funciones a nivel mundial con una recaudación por $35,626 millones de dólares. Lo que si bien es más que la mitad de su presupuesto, ciertamente no cumple las expectativas del estudio para una producción de este tipo.

Así que, si se están preguntando de qué sirve saber este tipo de datos, consideren que estas son las cifras que los estudios ven para decidir cuáles serán sus próximos proyectos y, aunque Dredd tuvo una secuela, no es descabellado pensar que este podría ser un obstáculo más para una eventual trilogía.

Hellboy

El caso del reinicio de Hellboy es uno de los más recientes y de seguro lo recordarán. Mientras la mayoría de los fanáticos abogaba por una tercera película del personaje dirigida por Guillermo del Toro, desde Lionsgate y Summit optaron por perseguir una nueva adaptación del cómic creado por Mike Mignola.

Así, el director Neil Marshall (The Descent) dio forma a la nueva película de Hellboy protagonizada por David Harbour, que debutó en medio de una poblada cartelera durante abril de este año y, de la mano de reseñas poco favorables, terminó por despedirse como todo un fracaso en materia de recaudación.

Según cifras de Box Office Mojo, Hellboy solo recaudó $21 millones de dólares a nivel mundial de los $50 millones de dólares que costó su producción. Un punto que el propio Harbour comentó que habría puesto la lápida sobre una eventual secuela.

Justice League

La sucedido con Justice League es quizás una de las historias de fracasos de recaudación más conocidas de la última década y obviamente está vinculada a toda una trama de lo que fue su producción que para muchos aún no se resuelve.

Sin embargo, lo cierto es que Warner Bros. desembolsó $300 millones de dólares para llevar al célebre equipo de los cómics de DC a la pantalla grande en 2017. Pero, pese a que la película cosechó ganancias por $657 millones de dólares, un gigantesco presupuesto de marketing habría llevado al estudio a pérdidas entre los $50 y $100 millones de dólares por este proyecto.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows

Una primera entrega exitosa o medianamente bien recibida en materia económica no asegura el éxito de su secuela, sino pregúntenle a Paramount y su saga “live-action” de Las Tortugas Ninja.

En 2014 el estudio presentó la primera película de esta apuesta que consiguió ganancias por poco más de $493 millones de dólares sobre un presupuesto de $125 millones de dólares. No obstante, a la hora de estrenar su continuación, Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows, en 2017, Paramount desembolsó $135 millones de dólares y solo recibió $245.6 millones de dólares por concepto de recaudación.

Linterna Verde

Imagen relacionada

Una de las películas de superhéroes más infames de la última década no podía quedar fuera de este listado. En 2011 Linterna Verde no solo puso en suspenso por un tiempo el futuro de las películas de DC, sino que le salió bastante cara a Warner Bros.

La película protagonizada por Ryan Reynolds como Hal Jordan costó $200 millones de dólares y solo logró recaudar $219.9 millones de dólares durante toda su etapa en cines. Un fracaso considerable ante el que el estudio solo logró amortiguar las pérdidas a un rango entre $ 75 millones y $ 90 millones de dólares tras reducir los costos de publicidad.

Aunque claro, parece que eso no fue suficiente para restaurar los ánimos de cara una nueva adaptación de Linterna Verde.

Power Rangers

Cuando Saban y Lionsgate decidieron llevar a los Power Rangers a la pantalla grande de seguro pensaron que la popularidad de la franquicia que creció en la televisión les aseguraría un éxito rotundo….hasta que la película debutó en 2017 y las cosas no resultaron así.

La película de los Power Rangers dirigida por Dean Israelite (Bienvenidos al ayer) tuvo un costo de producción de $100 millones de dólares, que no luce bien en contraste a los $142.3 millones de dólares que logró recaudar tras su paso de la cartelera.

Y aunque hay quienes disfrutaron de esta versión del famoso equipo de héroes adolescentes, todo indica que tras una decepcionante recepción económica para las ambiciones de Saban y Lionsgate, las empresas tendrían en la mira un nuevo reinicio.

Los Cuatro Fantásticos (2015)

La última incursión de Los Cuatro Fantásticos en el cine es una decepción sin importar desde la perspectiva que se analice. La película dirigida por Josh Trank tiene un merecido sitial entre las peores películas de superhéroes de esta década y, precisamente gracias a esa mala fama, también es uno de los fracasos más importantes para Fox en este género.

Con la idea de lanzar una franquicia que se parara de igual a igual con las producciones de superhéroes de compañías rivales, Fox invirtió entre $120 y $155 millones de dólares para concretar Los Cuatro Fantásticos, pero la película solo recaudó $168 millones de dólares.

Y si bien eso ya parece catastrófico para el estudio, al incluir los costos de marketing, el reinicio de la Primera Familia de Marvel habría terminado con pérdidas entre $80 y $ 100 millones de dólares para Fox.

R.I.P.D.

Alejándonos nuevamente de las películas de superhéroes encontramos a R.I.P.D,  la adaptación del cómic Rest in Peace Department creado por Peter M. Lenkov y Lucas Marangon.

Esta apuesta distribuida por Universal es la segunda película protagonizada por Ryan Reynolds incluida en esta infame lista, y es que pese a contar con Jeff Bridges y un presupuesto de $130 millones de dólares terminó su período en cartelera con ganancias por solo $78.3 millones de dólares.

Dark Phoenix

Dark Phoenix es el capítulo más reciente en lo que respecta a fracasos comerciales de películas de superhéroes. La última entrega de los X-Men bajo el amparo de Fox se estrenó en junio de este año tras ser postergada en varias oportunidades y pasar por un extenso proceso de re-filmaciones.

La película que estaba llamada a cerrar con un broche de oro (o al menos un grado de emotividad) la saga de los mutantes que arrancó en el 2000, no logró cautivar al publico y además de registrar una baja recaudación fue tachada por Disney como una de las causas de sus pérdidas económicas durante el trimestre anterior.

En ese panorama, mientras todos los datos aún no están claros, desde CBR cuentan que Dark Phoenix tuvo un costo de producción cercano a los $200 millones de dólares y su recaudación cerró en $252 millones de dólares. Algo que al sumar los otros gastos involucrados en la película hasta ahora dejaría pérdidas entre $100 y $120 millones de dólares. El peor fracaso de recaudación en lo que va del año.

El llanero solitario

Hace algunos años Disney quiso aprovechar lo que aún eran las populares bases de la saga de Piratas del Caribe para impulsar una película de El Llanero Solitario dirigida por Gore Verbinski y co-protagonizada por Johnny Depp. Sin embrago, el plan de la compañía no resultó como esperaba.

En lugar de lanzar una potencial franquicia y recaudar millones de dólares El Llanero Solitario pasó por varios problemas de producción antes de estrenarse en 2013, enfrentó críticas por su representación y terminó su paso por la cartelera con decepcionantes cifras para el estudio.

El Llanero Solitario costó entre $225 y $250 millones de dólares y solo recaudó $260 millones de dólares a nivel mundial. Por lo que, al final del día, este fallido proyecto terminó reportando pérdidas entre $124 y $190 millones de dólares para Disney.

John Carter

John Carter fue otro proyecto de franquicia que resultó mal para Disney. Si bien el personaje titular no es estrictamente un superhéroe, es imposible no vincularlo a esta tendencia ya que es uno de los primeros antecedentes de ese tipo de narraciones y algo así es lo que habría estado buscando Disney con esta ambiciosa apuesta.

En 2012 el estudio puso sus fichas en la adaptación del personaje creado por Edgar Rice Burroughs e invirtió $263.7 millones de dólares para hacer realidad las aventuras del soldado en Marte, pero el interés de la audiencia no respaldó esa decisión en los cines.

Tras su estreno John Carter solo recaudó $284.1 millones de dólares, una decepción que solo aumento debido a los cuantiosos gastos por concepto de marketing que realizó Disney. Así, de acuerdo a las estimaciones, el estudio habría perdido entre $126 millones y $200 millones de dólares por esta película, dejando a John Carter como uno de los perores fracasos en el cine durante la última década.

Seguir leyendo