*

Peter Mayhew: Una vida marcada por los rugidos alegres

2 MAY 2019 / Cine

Peter Mayhew: Una vida marcada por los rugidos alegres

Inclusive tras su muerte a los 74 años, el wookie seguirá ganando.


Peter Mayhew era un verdadero gigante, no solo en lo que respecto a su tamaño, sino que también en lo que concierne a lo que representaba como individuo. También lo era por la forma en que conectaba con los fans de Star Wars.

Pero su vida, como la de muchas personas de su tamaño, estuvo marcada por las dolencias físicas. No solo en los últimos años de su vida, que llegó a su fin durante esta semana a los 74 años de edad, sino que también durante su juventud.

Durante las pruebas antes de las filmaciones de Star Wars: El Regreso del Jedi, por ejemplo, tuvo que ser reemplazado por Mark McNamara, exjugador de la NBA. “Peter Mayhew tenía algunas limitaciones físicasm por lo que siempre me tenían preparado para entrar a escena cuando él lo necesitara, pero a Peter le fue bien y simplemente me alegro de haber podido estar allí“, explicó McNamara en 2015 durante una entrevista con AS.

La realización de The Force Awakens, en donde estuvo de forma limitada en los sets, marcó su retiro del rol de Chewie, ya que el actor tenía aún más problemas de movilidad tras una cirugía de reemplazo de rodillas en 2013. En tanto, en julio de 2018, el propio actor informó que había tenido que someterse a una cirugía a la columna.

Pero inclusive con sus problemas físicos, Mayhew siempre encontró las formas de asistir a convenciones, compartir con los fans y ser parte de obras benéficas, tanto a través de la Fundación Make-A-Wish como en lo que seguirá siendo su fundación.

En ese sentido, su trabajo con niños no fue menor. Por ejemplo, Mayhew escribió un libro llamado “Growing Up Giant” (Creciendo como un gigante) en el que explicaba que ser diferente es una fortaleza y no una debilidad. También fue responsable de un libro contra el bullying llamado “My Favorite Giant” (Mi gigante favorito).

Quizás por eso no sorprende que, pese a que nunca le vimos el rostro, ni menos tuvo que hacer diálogos, Mayhew era uno de los actores de Star Wars más queridos y mucho del éxito de Chewbacca se debió a la forma en que el wookie se movía en los sets. El abrazo a Han Solo al comienzo de El Retorno del Jedi funcionaba muy bien, porque era un gigante mostrando su afecto por un ser querido. Tal como muchos describen a Mayhew, quien lo daba todo bajo el traje del wookie.

Sea como sea, poco a poco nos hemos tenido que despedir de algunos actores de Star Wars durante los últimos años. De los seis héroes originales que protagonizaron la escena de celebración al final de la primera película, solo quedan Mark Hamill, Harrison Ford y Anthony Daniels.

Pero aunque eso sea así, si algo queda con el legado de las películas, es que estas siempre estarán y, tal como la fuerza, todos los rostros de la franquicia siempre nos acompañarán. Pasaba con Kenny Baker y Carrie Fisher en los últimos años, y mucho antes también con los grandes Peter Cushing y Alec Guinnes, y sin duda sucederá con Peter Mayhew.

Seguir leyendo