*

Pokémon: Revivan el dolor por la muerte de Ash con este conmovedor video viral

2 OCT 2019 / Anime

Pokémon: Revivan el dolor por la muerte de Ash con este conmovedor video viral

Incluso los fanáticos más jóvenes de la franquicia se emocionan hasta las lágrimas con el famoso momento de la película de 1998.


La primera película de Pokémon presentó una escena que para muchos está en el sitial de los momentos más tristes de las películas de su infancia junto a trágicos eventos como las muertes de Mufasa, el Gigante de Hierro y la mamá de Pie Pequeño.

Casi a final de Pokémon la película: Mewtwo Contraataca, y luego de un combate entre distintos pokémon, Ash decide que ha sido suficiente de la pelea y se interpone entre Mew y Mewtwo para evitar que continué el conflicto. Como resultado, el entrenador del Pueblo Paleta queda petrificado y aunque Pikachu corre rápidamente hacia él e infructuosamente trata de resucitarlo ya no hay nada que hacer: Ash ha muerto.

La escena es estremecedora porque mientras el pokémon eléctrico comienza a llorar, el resto de las criaturas que hace uno minutos estaban luchando también derraman algunas lágrimas. Un gesto que no falla a la hora de emocionar hasta al más frío de los fanáticos de la saga.

Y aunque ha pasado más de una década desde el estreno de la película, el efecto sigue siendo el mismo. Así lo demuestra un video viral que fue compartido a través de Twitter por el usuario MynorRodriguezz y donde se ve a un pequeño fanático de Pokémon luchando contra la emoción mientras ve la escena, hasta que no puede más y comienza a llorar.

Como seguramente averiguó el joven fan posteriormente, las lágrimas de los Pokémon y las suyas no fueron en vano, porque Ash revivió para seguir sus aventuras por dos décadas más de películas, animes y otras producciones. Pero claro, aunque Ketchum ahora sea campeón de una Liga, la escena sigue manteniendo su efecto después de todos estos años.

Ya que probablemente ustedes también quieren sufrir un rato, aquí tienen la famosa escena. Presionen play y preparen sus pañuelos.

Seguir leyendo